RELACIONES

Red flags: qué son y cómo detectarlas desde la primera cita para huir a tiempo

Hay algunas señales que no se deben dejar pasar desde el inicio de una relación

Una pareja mira el ordenador.

Una pareja mira el ordenador.

5
Se lee en minutos
S. C.

El término red flag está de moda. Solo hace falta echar un vistazo a las redes sociales para descubrirlo. "Si tiene más de 30 y le gusta Pokémon #RedFlag", "Si no tiene amigas chicas #redflag", "si no se interesa por la política y se enorgullece de ello #Redflag"...Y así, más de 650 tuits todos los días en los que se critican diferentes actitudes. Pero, ¿Qué es realmente un bandera roja? ¿Cómo se pueden detectar? ¿Y cuáles deben hacerte huir?

Una red flag es, como su nombre indica, una alarma. Es algún tipo de actitud o de comportamiento que puede indicar de forma muy temprana si la persona que estamos conociendo no encaja con nosotros o, incluso, si se trata de una persona tóxica. Son detalles que se ven en las primeras citas y que, en un principio podrían parecer leves, pero que indican algo más profundo.

Es importante, eso sí, no confundir las banderas rojas con los límites. Las banderas rojas son, como decimos, pequeños comportamientos leves. Que te griten, te maltraten o te presionen no es una bandera roja, es un signo de violencia del de que debes huir inmediatamente.

Pero, aclarado eso, estas son algunas de las red flags que deben hacerte huir y que puedes detectar desde la primera cita

Si trata mal a los camareros...

Es una de las banderas rojas más repetidas de internet, "si trata mal a los camareros #RedFlag", aunque no se refiere solo a los camareros, sino a cualquier persona trabajadora. Lo normal en una primera cita es ir a un lugar público en el que haya gente trabajando, como un restaurante, un cine, un centro comercial...Por lo que, en algún momento, tu posible pareja deberá interactuar con alguno de estos trabajadores. Si los trata con desprecio, con desdén o de forma incorrecta, se te deben encender los warnings. Esto puede ser un indicativo de que te encuentras ante una persona altiva, prepotente e, incluso, clasista.

"Todas mis ex estaban locas"

El tema de los ex debe ser el último en salir en una primera cita. Quizás se puede hablar de relaciones pasadas, de cosas que fallaron y de expectativas de futuro, pero no debe ser un tema que monopolice la conversación. Ya se sabe que nunca es bueno que la persona con la que estés quedando hable mucho de su ex, pero es mucho peor aún que utilice la expresión: "todas mis ex estaban locas". Siendo realista, ¿cuál es la posibilidad de que todas las personas con las que haya salido sean malas, tóxicas y locas? Esta expresión es una alerta de que esta persona no sabe gestionar ni las peticiones ni los límites de su pareja ya que le parecen locuras. Posiblemente no sabe ni tener ni terminar una relación de forma respetuosa.

Que juzgue tu pasado emocional

Todo suele empezar con la pregunta de "¿con cuántas personas has estado?". Y a partir de aquí todo es malo. Si el número es elevado (según su criterio) te juzgará por haber tenido una amplia vida sexual, y si es bajo (de nuevo según su criterio) te juzgará por todo lo contrario. Lo cierto es que da igual con cuántas personas has estado, nadie tiene derecho a criticar tu pasado. Esta conversación suele derivar en una incomidad que te indica que es el momento de abandonar la cita.

Desprecia tus gustos y aficiones

Para gustos colores, es lo que siempre se dice. Te pueden gustar los videojuegos, los libros y el heavy metal, o salir de fiesta, viajar y la bachata. Y Puedes ser aficionado al yoga, a tejer o a dibujar, cualquier cosa que te haga feliz. Lo que no puedes hacer es dejar que otra persona pisotee tus gustos o aficiones. Si cada vez que le cuentas algo que te gusta te responde cosas como qué eres una persona aburrida, friki o superficial, huye. Es una red flag clarísima.

Intenta imponer su estilo de vida o su ideología

Es genial quedar con gente que tenga un estilo de vida o una ideología diferente. Eso puede generar maravillosos debates, puntos de encuentro y reflexiones. Pero una cosa es un debate y otra cosa esque no respeten tu ideología o tu propio estilo de vida. Hay personas que viven según el horóscopo, y otras que son muy escépticas, pero nadie tiene que despreciarse por ello. También hay gente que puede ir al gimnasio todos los días, y otra que decide no ir e invertir su tiempo en otra cosa. Y no hay ningún inconveniente en estas diferencias. El problema llega cuando una persona menosprecia a otras por ello.

EL ABUSO DEL TÉRMINO

Aunque en un principio el término red flag comenzó siendo útil para definir este tipo de comportamientos, lo cierto esque ha llegado un punto en el que ha ido demasiado lejos. Hay cientos de usuarios en redes sociales que califican de bandera rojas cosas como que un nombre empiece por J, que lleve llaveros rosas o que no le guste hacerse fotos.

Noticias relacionadas

Algunos casos son tan extremos que han llegado a hacerse virales. Está, por ejemplo, el de un hombre que escribió las 100 banderas rojas que no podía tener una mujer si quería ser su pareja. Algunas de ellas son tener padres divorciados, estudiar enfermería, usar anticonceptivos, usar el emoticono del fuego, llevar chándal o hablar de sexo.

Por supuesto, como suele suceder en estos contextos, una usuaria se apresuró para responder con una lista de las 100 red flags que no toleraba de los hombres.