GASOLINERAS

Repsol y Cepsa calientan la guerra comercial de los descuentos para el verano

Mantendrán las rebajas añadidas a los 20 céntimos obligatorios marcados por el Gobierno y meten presión a sus rivales a las puertas de la primera ‘operación salida’ y en plena escalada de precios

Repsol y Cepsa calientan la guerra comercial de los descuentos para el verano
3
Se lee en minutos

Las grandes petroleras calientan la batalla comercial de rebajas en que se han embarcado en plena escalada de subidas de precios de los combustibles. Repsol y Cepsa -y en breve previsiblemente también BP- mantienen en el pulso para ganar clientes y prolongarán durante los próximos meses los descuentos añadidos a los 20 céntimos obligatorios marcados por ley para paliar el impacto en familias y profesionales del encarecimiento de los carburantes y que el Gobierno acaba de prorrogar hasta final de año.

Con los precios de gasolina y diésel marcando máximos históricos, las grandes petroleras se resisten a cerrar el cruce de descuentos para sus clientes a las puertas de la primera operación salida de este verano, en el que el boom del turismo anticipa que se disparen los desplazamientos en las carreteras españolas durante los meses estivales. Repsol, Cepsa y BP meten presión al resto de sus clientes en plena convulsión del negocio.

Repsol volvió a ser la que abrió el camino y esta semana confirmó la ampliación de los descuentos que ofrece a los clientes de sus 3.300 gasolineras durante los meses de verano. Además de la rebaja de los 20 céntimos por litro de carburante que establece el decreto anticrisis del Ejecutivo, la compañía dirigida por Josu Jon Imaz seguirá añadiendo otros 5 céntimos más a todos los clientes y 10 céntimos adicionales a los conductores que utilizan el sistema de pago corporativo Waylet, elevando la rebaja final hasta 25 o 30 céntimos por litro, que se suman a otros descuentos a las que pueden acogerse los conductores profesionales.

Un hombre llena el depósito de su vehículos en una estación de servicio de Madrid, este viernes, cuando entra el vigor la rebaja mínima obligatoria de 20 céntimos por litro.

/ EFE/Emilio Naranjo

Cepsa ha ido más allá y ha decidido prolongar los descuentos añadidos no sólo durante el verano, sino hasta final de año. Unas rebajas que el caso de la segunda mayor petrolera también suman 25 céntimos para todos los clientes y 30 céntimos a los consumidores adscritos a su programa de fidelización. BP, por su parte, ultima el anuncio definitivo -previsiblemente será este lunes- de la ampliación también durante los próximos meses del descuento adicional (hasta ahora era de 5 céntimos a los clientes que presentan la tarjeta de fidelización del grupo y otros cinco céntimos más para repostajes de más de 40 litros y de combustibles concretos de la compañía)

La escalada de precios de los últimos meses ha hecho que haya quedado diluido el descuento de 20 céntimos en lo que pagan los conductores españoles cuando van a repostar. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), encargada de supervisar las prácticas comerciales y los márgenes de las petroleras y de velar que los 20 céntimos de rebaja estén efectivamente llegando al consumidor, insiste en que de manera generalizada en el sector está aplicando correctamente la rebaja y sólo ha detectado presuntas irregularidades en un centenar de las 11.800 gasolineras que hay en España.


/ EFE

“Estos descuentos se están aplicando a costa de los márgenes comerciales de la compañía y han reducido prácticamente a cero el resultado del negocio de estaciones de servicio de Repsol en España”, esgrime la petrolera, que cifra en 150 millones de euros el ahorro ofrecido a sus clientes por los descuentos especiales añadidos a los 20 céntimos del Gobierno y que alcanzan los 215 millones de euros si suman los descuentos habituales de la compañía.

El Gobierno finalmente ha mantenido sin cambios el descuento de 20 céntimos y seguirá siendo generalizado para todos los clientes. El Ejecutivo ha buscado fórmulas que permita que la ayuda se concentre en clientes que más lo necesiten por su nivel de renta, pero se ha decantado por continuar con una rebaja indiscriminada por ser la más fácil de aplicar con carácter inmediato y, según se ha insistido desde varios ministerios, para proteger también a las clases medias.  

Noticias relacionadas