Espargaró: "Por supuesto que aún puedo ganar el Mundial"

El veterano piloto de Granollers, de 33 años, logró, en Alcañiz, su sexto podio de la temporada y volvió a acercarse, ahora a solo 17 puntos, del líder Fabio Quartararo

Espargaró: "Por supuesto que aún puedo ganar el Mundial"
3
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas

Ya nadie los mira como veteranos. Ya nadie piensa que están en el declive de sus carreras deportivas. La vida y, sí, también la vida deportiva, la preparación, el comportamiento, la profesionalidad, las ayudas, el entrenamiento, los complementos, los asesores, el descanso y la disciplina de un montón de deportistas de élite que han superado ya los 30 años han convertido a muchos de ellos en auténticas estrellas de su deporte. Por ejemplo, a Aleix Espargaró, de 33 años y la gran sorpresa y revelación del Mundial de MotoGP, tras convertirse en el ‘tercer hombre’ el año que, después de más de 300 grandes premios, conquistó su primer triunfo, no su primer ‘gran’ triunfo, no, simplemente su primera victoria: Argentina-2022.

Espargaró sigue en la cresta de la ola y lo hace liderando a la firma italiana Aprilia, capaz de merendarse, como han hecho Ducati y KTM, las otras dos marcas europeas, a los grandes fabricantes japoneses que, cierto, a través de Yamaha y del prodigioso joven francés, Fabio Quartararo, actual campeón del mundo de MotoGP y aún líder del campeonato de este año, siguen mandando en la parrilla de la máxima categoría.

Siempre delante

Espargaró, que ha sido el único piloto capaz de puntuar en todos, todos, los grandes premios que se han disputado hasta la fecha, es decir, en las 15 carreras que se han celebrado, acabó ayer en una maravillosa tercera plaza por detrás de los dos pilotos que, a nivel de victorias, están dominando el Mundial, los italianos ‘Pecco’ Bagnaia y Enea Bastianini. Esa racha, en la que debe incluirse cinco terceros puestos (Portugal, Jerez, Le Mans, Mugello y Motorland) le sirve al piloto de Granollers para asegurar, orgulloso y con razón, que “por supuesto que aún me veo capaz de convertirme en el nuevo campeón del mundo de MotoGP, por supuesto que sí, jamás he lanzado la toalla y siempre he estado en la lucha”.

Aleix Espargaró celebra con todo su equipo y uno de sus hijos el podio de Aragón. / Alejandro Ceresuela

Espargaró afirma, tras uno de los peores viernes y sábado de la temporada, donde sufrió dos caídas tremendas, que espera mantenerse en la pelea que mantiene, de momento, junto a Bagnaia y Quartararo, que lidera el campeonato con 10 puntos de ventaja sobre ‘Pecco’ y 17 sobre el veterano catalán. "Nunca pierdo la fe, siempre creo. Eso es lo que me hace orgulloso de la temporada que estoy haciendo. Ahora solo intento disfrutar", señaló al bajar del podio en Aragón.

Sobre su actuación en Motorland, Espargaró comentó que "las expectativas eran muy altas por los resultados que había logrado aquí y, seguramente, comencé con demasiada fogosidad. Por eso me caí dos veces. En la carrera no tuve el ritmo para seguir a ‘Pecco’ y Enea, que están haciendo una temporada espectacular. Sí, sí, vale, es verdad que pilotan una Ducati espectacular, que casi está en otro mundo, pero hay que salir a la pista y hacer lo que hacen ellos, que no es nada fácil", comentó Espargaró.

Gira asiática

"En la segunda parte de la carrera me lo tomé con más calma sabiendo que Fabio estaba en fuera de juego. Este tercer puesto es un muy buen ‘bonus’. Si tengo en cuenta cómo comencé el fin de semana, estoy contento con el podio", añadió el líder de Aprilia, que, con los números en la mano (211 puntos para el ‘Diablo’, 201 para ‘Pecco’ y 194 ya para Aleix), reconoció que “ellos están muy bien y su Ducati, también, pero lo que estamos haciendo en Aprilia también tiene mucho mérito, mucho, pues solo estoy a siete puntos de Bagnaia”.

No hace mucho, Espargaró reconoció, como el mismo Marc Márquez contó al abandonar ayer el Gran Premio de Aragón en la primera vuelta tras chocar con Quartararo y, posteriormente, con Takaaki Nakagami, que “el Mundial se va ahora a correr cuatro carreras, muy distintas, lejos de Europa, a Japón, Tailandia, Australia y Malasia, y todos sabemos que en esos circuitos pueden pasar muchas cosas, a veces lluvia y mucho lio. Una cosa sí tengo clara: me juego mis posibilidades en las dos próximas carreras y saldré a tope”.

Noticias relacionadas