LA PRIMERA PALANCA

Acuerdo Barça-Sixth Street por 207,5 millones a cambio del 10% de los derechos de TV

La cesión durará 25 años (hasta 2047) y Laporta salva el ejercicio económico evitando otra temporada de pérdidas

3
Se lee en minutos
Marcos López

En el último día del ejercicio económico, el Barça anunció el acuerdo con Sixth Street, un fondo de inversión estadounidense con sede en San Francisco, que le inyecta 207,5 millones de euros por la venta del 10% de los derechos televisivos de la Liga para los próximos 25 años.

No solo le inyecta esa valiosa cantidad sino que le permite a la junta de Joan Laporta evitar las pérdidas (estaban estimadas en 161 millones) esta temporada. Pasa de unos alarmantes números rojos (llevaba el club 578 millones acumulados en las dos últimos ejercicios) a terminar el actual curso con respiración y aliviado: con una plusvalía total de 267 millones, según el Barça.

Sin impacto en el mercado

No afecta, sin embargo, de forma inmediata al fair play salarial que marca la Liga, por lo que este dinero no tendrá un impacto inmediato en el mercado de fichajes. Sí impacta, y a lo grande, en la cuenta de resultados, librando a Laporta de sumar su segundo año consecutivo con pérdidas, lo que lastraría de manera terrible la política deportiva para reconstruir la plantilla, tal y como exige un preocupado Xavi. Preocupado porque el lunes comienza a entrenar y todo sigue como cuando se fue de vacaciones. No se va nadie del Camp Nou. Ni tampoco llega nadie.

Para Laporta, la firma con Sixth Street supone librarse de un serio problema económico, pero no los resuelve todos. Ni mucho menos. El club, además, eligió un perfil muy bajo para anunciar tan suculenta inversión económica de la firma norteamericana.

No hubo ni tan siquiera comparecencia de prensa. Ni del presidente ni tampoco de Eduard Romeu, el vicepresidente económico del club. Ambos han llevado el peso de las negociaciones con Alan Waxman, CEO y confundador de la compañía, que nació en el 2009, aunque ha adquirido mayor penetración en el fútbol europeo, sobre todo en el español, en los dos últimos meses, suscribiendo acuerdos, diferentes, eso sí, con Madrid (llevará la explotación comercial del nuevo Bernabéu) y Barça (a quien presta 207,5 millones hasta el 2047).

Ni preguntas ni respuestas

Las explicaciones llegaron vía comunicado, sin preguntas ni respuestas. "Sixth Street es un inversor experimentado en deportes y medios globales y un socio que aportará conocimientos y recursos significativos, al tiempo que nos permitirá gestionar de manera independiente nuestras operaciones", dijo Laporta. Igual de contento estaba Alan Waxman, informó la nota azulgrana: "Creemos en la estrategia que Joan Laporta y el FC Barcelona están implementando y estamos orgullosos de que uno de los clubes más laureados del fútbol nos haya escogido por ser su socio y proveedor de soluciones de capital".

Con esta firma, el presidente gana el primer match-ball porque no podía exponerse a terminar otra vez con pérdidas, una vez desbocado el gasto y sin poder encontrar tampoco los ingresos adecuados para equilibrar las cuentas de este ejercicio.

Tenía, por ejemplo, el club presupuestado llegar a los cuartos de final de la Champions, pero quedó eliminado en la primera fase. Además, tampoco estaba contemplada la inversión en el mercado invernal, con la llegada de cuatro refuerzos, y el acuerdo con Spotify como patrocinador global, que le pondrá nombre al nuevo Camp Nou y entra en escena a partir del próximo 1 de junio.

Pendiente la masa salarial

Y el propósito de reducir la incontrolada masa salarial (560 millones, la más alta de Europa) todavía no se ha conseguido. El club desea bajarla a 400 millones, el nivel en el que se mueve el Madrid, actual campeón de Europa, pero las negociaciones con los capitanes (Busquets, Sergi Roberto, Piqué y Jordi Alba) aún no han avanzado.

Pero con el pacto con Sixth Street y siguiendo la metáfora empleada por Laporta ante la asamblea de compromisarios, que le avalan con un 84% la venta de activos, el “enfermo”, como definió al Barça, ha salido de la UCI y se encuentra “en planta”. Aunque todavía “no puede hacer vida normal”, como recuerda siempre el presidente.

Vida normal es poder fichar lo que quiere. Vida normal pasa por vender el 15% restante de los derechos de televisión pendientes, por lo que podría obtener hasta 300 millones más, además del 49,9% de BLM, la empresa que gestiona el merchandising del club. Pero este 30 de junio no habrá números rojos en las cuentas del Barça.

Noticias relacionadas