DERECHOS DE TV

LaLiga y Telefónica firman por tres años a la espera de que Competencia permita ampliar a cinco

  • El contrato recoge una cláusula de ampliación por dos temporadas si la operadora recibe el visto bueno de la CNMC, cuya respuesta puede demorarse todavía meses

  • La operadora ya negocia con Dazn, coadjudicatario de los derechos, un acuerdo que puede acabar siendo recíproco, de manera que ambas emitieran todos los partidos

Los presidentes de LaLiga, Javier Tebas (izda.), y de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Los presidentes de LaLiga, Javier Tebas (izda.), y de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. / Efe

5
Se lee en minutos

LaLiga suscribió hace unos días los dos contratos de comercialización de sus derechos audiovisuales para las cinco próximas temporadas, desde la 2022/23 hasta la 2026/27, ambas incluidas. Lo hizo conforme a los plazos que marcaban los pliegos del concurso, que estipulaban que la firma debía producirse, salvo prorrogación justificada de la propia competición, durante los 20 días hábiles posteriores a la adjudicación definitiva, realizada el 13 de diciembre.

Los dos operadores llamados a la firma eran Telefónica y Dazn, ganadores de los lotes que salieron a subasta. Emitirán cinco partidos por jornada cada uno, con la salvedad de que la teleco española se reserva la emisión íntegra de tres las 38 jornadas del campeonato. En total, LaLiga se garantizó por esta adjudicación un total de 990 millones de euros por temporada, el contrato más lucrativo de la historia del fútbol español.

La firma con Dazn se resolvió sin asteriscos, pero la de Telefónica llevaba aparejada una dificultad para que la que ambas partes debían consensuar una solución provisional: su imposibilidad, a priori, de comprar derechos de emisión de eventos deportivos durante un periodo superior a tres años. Por eso, según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, el acuerdo firmado es solo por un trienio con opción a otros dos años.

Limitación

Dicha limitación es una herencia de la compra de Canal Plus por parte de Telefónica en el año 2015. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) autorizó en su momento la operación, pero impuso a la teleco una serie de condiciones para limitar su posición de dominio del mercado de la televisión de pago, del que obtenía una cuota tremendamente mayoritaria.

De este modo, Telefónica, en teoría, solo podía pujar por los derechos de LaLiga por tres temporadas. Una circunstancia que motivó el informe desfavorable de la propia CNMC a las condiciones del concurso impulsado por la organización que preside Javier Tebas, que abría la puerta a ofertas por tres, cuatro o cinco temporadas.

Al carecer dicho informe de carácter vinculante, LaLiga hizo caso omiso a la salvedad formulada por CNMC y mantuvo intactas las condiciones de la subasta. Eso suponía, a priori, un problema para Telefónica, dado que las condiciones del concurso primaban las ofertas que abarcaran un mayor número de temporadas, dado que garantizaban unos mayores ingresos totales a los clubes.

Solicitud a la CNMC

La reacción de la empresa que preside José María Álvarez-Pallete, al verse en inferioridad de condiciones con respecto al resto de pujantes, fue presentar igualmente ofertas por cinco temporadas y solicitar a Competencia que "levante o modifique la resolución" que limita "la duración máxima de los contratos de adquisición de derechos deportivos", según informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Argumenta Telefónica que eran las propias condiciones de la subasta las que le empujaban a tener que presentar una oferta por cinco temporadas en lugar de tres. En caso contrario, la teleco española se habría colocado en inferioridad de condiciones frente al resto de interesados en la subasta que carecían de dicha limitación, en un mercado muy diferente al de 2015 por la aparición de las OTTs (Dazn, Amazon Prime, Netflix...), entre otras factores.

La solicitud a la CNMC se produjo antes incluso de que LaLiga le adjudicará dos de los tres lotes del concurso, por un importe de 520 millones de euros por temporada, 2.600 millones en total. Una circunstancia de la que Tebas y su equipo eran plenamente conscientes. De hecho, como adelantó este periódico, LaLiga garantizó a Telefónica que la adjudicación en ningún caso decaería.

Opción de prórroga

Pero dado que la resolución de la CNMC puede tardar meses en llegar, ambas partes han tenido que buscar una fórmula provisional. De este modo, tal y como ha podido confirmar este periódico a través de fuentes conocedoras del acuerdo, Teléfonica y LaLiga han firmado un contrato que abarca únicamente las tres próximas temporadas (2022/23, 2023/24 y 2024/25).

El contrato, eso sí, recoge la opción de prórroga para los dos cursos siguientes, cláusula que se activará de manera automática si la CNMC accede al ruego de Telefónica de levantar la restricción que está vigente desde hace siete años.

¿Y si no lo hace? El escenario más probable es que, en el futuro, LaLiga sacara de nuevo a subasta los lotes para las temporadas 2025/26 y 2026/27 adjudicados ahora a Telefónica. Un hipotético concurso al que, claro está, la operadora española podría volver a presentarse sin ningún tipo de restricción o limitación.

Negociación con Dazn

Mientras esta situación se resuelve, Telefónica y Dazn ya negocian la posibilidad de compartir a partir de la próxima temporada los lotes adquiridos por cada una de ellas en la subasta del pasado mes de diciembre. Un escenario nuevo, dado que hasta ahora todos los partidos de la competición se emitían a través de Movistar+ (también en Orange) como tenedora única de los derechos.

Ambas empresas gozan de un buen entendimiento, fruto del acuerdo alcanzado en enero de 2021, por el que los contenidos de Dazn (Euroliga, MotoGP, Premier League, Copa del Rey...) se integraron en Movistar+ y la Fórmula 1, propiedad de Telefónica, paso a emitirse también a través de la OTT.

El objetivo de Telefónica es poder emitir a través de Movistar+ todos los partidos de cada temporada. La negociación, según fuentes del sector consultadas por este periódico, está abierta a que el acuerdo sea recíproco y Dazn también acabe emitiendo a través de su plataforma los encuentros adquiridos por la operadora española. Quedan más de seis meses para el inicio de la nueva temporada y, por tanto, no hay aún prisa por alcanzar un acuerdo.

Orange también está interesada en seguir emitiendo los partidos de LaLiga, como viene haciéndolo hasta ahora, y buscará un acuerdo con ambas partes. En el caso de Telefónica, tiene la obligación legal de compartir esos derechos hasta el año 2023. Vodafone, en cambio, ya decidió hace unos años excluir el fútbol de su oferta televisiva, estrategia que no tiene visos de cambiar a medio plazo.

Noticias relacionadas