FÚTBOL

LaLiga encara un mes clave para su futuro con la venta de sus derechos audiovisuales

  • La publicación ayer del informe no vinculante de la CNMC arranca la cuenta atrás de una subasta en la que Tebas confía en mantener el valor del producto

  • En las próximas semanas se rubricará también el nuevo contrato con el fondo de inversión CVC, tras el desmarque de Real Madrid, Barcelona y Athletic

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, en una imagen de archivo.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, en una imagen de archivo. / Europa Press

5
Se lee en minutos

En los despachos de LaLiga se esperaba con más aburrimiento que inquietud el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la propuesta de comercialización de los derechos televisivos para las próximas temporadas. Su carácter no vinculante resta relevancia al contenido de sus conclusiones, pero su publicación ayer era un requisito formal imprescindible para arrancar un proceso de adjudicación que se acelerará en los próximos días. La semana que viene, LaLiga lanzará previsiblemente el procedimiento de licitación y arrancará con la puja que definirá el futuro a corto y medio plazo del fútbol español.

El organismo que preside Javier Tebas confía en mantener el valor de su producto o, como mal menor, quedarse muy cerca de la cantidad que recibió en el último concurso, el que abarcaba desde 2019 hasta 2022, en el que Telefónica abonó casi mil millones de euros por cada una de esas tres temporadas. Fuentes del sector audiovisual, no obstante, se muestran más escépticos sobre la capacidad de LaLiga para conservar su pujanza en estos momentos. Una duda que se resolverá en poco más de un mes cuando se resuelva un concurso imaginativo, tremendamente versátil, que rompe con las costumbres de los dos anteriores, los únicos que se han lanzado desde que en 2015 se fijara vía Real Decreto Ley la venta centralizada de los derechos.

9+1, 7+3, 5+5...

Lo habitual había sido que LaLiga definiera lotes estancos (ocho partidos por un lado, el llamado "Partidazo" por el otro y en último lugar el encuentro en abierto) para su adjudicación por separado. En este concurso, sin embargo, la patronal ha propuesto diferentes formas de fragmentar los 380 partidos que ofrece cada temporada en Primera División. Se plantean así diversos escenarios, como que dos operadores se repartan de diferentes formas (9+1, 7+3 o 5+5) los diez partidos de cada jornada o fórmulas más imaginativas y ya exploradas por la Premier League, en las que al margen de ese fraccionamiento de cada jornada puede haber un operador que emita tres de ellas completas por temporada.

Tebas pretende con este concurso ir abriendo camino a las OTTs, principalmente a Amazon y Dazn

Esa última es la vía que desea abrir LaLiga para la entrada en su mercado de las OTTs, principalmente de Amazon y Dazn, las que más interés han mostrado por las competiciones deportivas. De hecho, Dazn ya cuenta en España con los derechos de la Premier League, la Euroliga, MotoGP y la Fórmula 1, aunque la alianza que más se barrunta en los mercados para este concurso es con Amazon, a través de Prime Video, sin descartar que Movistar y Dazn puedan ir de la mano. Al margen de cómo se repartan las jornadas convencionales, parece claro que durante los próximos años habrá tres jornadas por curso que se emitan a través de una OTT. Se mantendrá por imperativo legal y en todos los casos la emisión de un partido en abierto por jornada, aunque ya no en exclusiva, cuya subasta se realizará una vez finalice esta.

Hasta cinco años

La otra gran peculiaridad de este concurso es que se amplía de tres a cinco años el periodo de adjudicación, si bien los derechos (o parte de ellos) podrán adquirirse también durante tres o cuatro, en función de las ofertas recibidas. Esta es el principal reproche que ha formulado la CNMC en su informe, ya que considera que esa ampliación contraviene la normativa comunitaria, a la que se somete el concurso después del pacto alcanzado con el Gobierno en los llamados Pactos de Viana de 2020, pues hasta entonces sí estaba estrictamente limitada a tres años. LaLiga defiende que cuenta con informes legales que respaldan su propuesta y recuerdan que en países como Francia y Alemania ya se han realizado adjudicaciones por cuatrienios. La patronal, que además remarca que el informe está basado en resoluciones obsoletas de la Unión Europea, hará caso omiso a las objeciones de la CNMC.

LaLiga hará caso omiso a las objeciones del informe la CNMC

LaLiga entiende que este es un concurso de transición entre la hegemonía de la televisión por satélite convencional y el futuro que representan las OTTs. Uno de las principales motivaciones de Tebas y su equipo a la hora de ampliar el periodo de adjudicación es, precisamente, ganar tiempo para la madurez en España del mercado de las OTTs. El escenario ideal, en el largo plazo, pasaría por que LaLiga fuera capaz de comercializar de manera eficiente su producto a través de sus propios canales (LaLigaSports TV es su banco de pruebas, con otros deportes y categorías en su menú), sin necesidad de terceros, pero es todavía una hipótesis muy lejana.

Telefónica

Vodafone ya renunció al fútbol y Orange se declara lejos de las aspiraciones económicas de LaLiga

Hasta que esos procesos maduren, LaLiga sigue dependiendo en buena medida de Telefónica para conservar su pujanza económica, sobre todo desde que Vodafone decidió renunciar al fútbol. No convence en la patronal de clubes la fórmula comercializadora en la que se exige la contratación adicional de servicios como telefonía móvil o fibra óptica para acceder al fútbol, porque entienden que resta alcance y clientes, tanto actuales como futuros, al producto futbolístico, pero asumen que en este momento es el único modo de mantener la pujanza de la competición. Piensa, en otras palabras, "qué remedio". Orange, el otro gran operador, ya sugirió hace semanas que su valoración de los derechos de LaLiga está bastante por debajo de lo que esperan los clubes. ¿Estrategia o sincera declaración de intenciones? Pronto se comprobará.

En definitiva, todo está abierto. Sobre el papel, podrían darse escenarios tan peculiares como que LaLiga adjudicara siete partidos a un operador durante cinco temporadas y tres a otro durante cuatro, además de que un tercero adquiriera tres jornadas completas para los próximos tres cursos, aunque seguramente la distribución final no resulte tan compleja. Y mientras la patronal del fútbol recibe y negocia ofertas, se dispone a rubricar el contrato definitivo con CVC que inyectará unos 2.000 millones de euros de liquidez a los clubes de Primera y Segunda. A la espera de lo que pueda ocurrir con la impugnación al acuerdo anunciada por Real Madrid, Barcelona y Athletic, los únicos tres clubes contrarios a dicho acuerdo. Será, por tanto, un mes clave para el futuro a medio y largo plazo del fútbol español.

Noticias relacionadas