TRADICIONALES, MODERNAS Y DE AUTOR

7 heladerías en las que disfrutar a salvo de la ola de calor

  • Con el termómetro a fuego, pocas cosas aparecen más que un polo o un cucurucho: estas direcciones bajo cero son infalibles

Los ricos helados de autor de dellaSera (Logroño).

Los ricos helados de autor de dellaSera (Logroño).

3
Se lee en minutos

Cuando el termómetro sube de 30 grados, la vida es mejor con un helado en la mano. No es que queramos entrar en el cliché de que este dulce congelado es solo para el verano -los buenos apetecen todo el año- pero, ay, qué bien viene uno cuando el calor aprieta. Aquí van siete direcciones en las que el helado se convierte en pura magia.

Rocambolesc (Madrid, Barcelona y Girona)


La heladería de Jordi Roca y Ale Rivas es todo lo que de pequeños soñábamos, pero hecho realidad. Aquí hay helados de crema fastuosos, como el "láctico" (de yogur) o el de manzana al horno que se convierten en auténticos postres de estrella Michelin cuando se les añade magia en forma de 'toppings'. También son de otra galaxia los polos, entre los que encontramos el "Rocanas", surgido a partir de un molde de la nariz de Jordi Roca, o el 'darthvaderiano' "Helado Oscuro". Una fantasía de alta cocina congelada.

Los helados de Jordi Roca en Rocambolesc.

/ Facebook Rocambolesc

La Ibense Astur (Gijón)

Tendemos a pensar que todos los helados envasados son peores que los que no lo están, pero esta teoría salta por los aires cuando uno prueba el bombón de La Ibense Astur, con tres tiendas en Gijón (Emilio Tuya, 54, Brasil, 7 y Juan Alvargonzález, 46). Una maravilla ‘vintage’ de pura nata recubierta de lujosa cobertura de chocolate: para comerse una docena. El resto de sabores que ofrece esta empresa, a punto de cumplir los 90 años, también están para chuparse los dedos.

El icónico bombón de nata de La Ibense Astur.

/ Instagram La Ibense Astur

dellaSera (Logroño)

Fernando Sáenz y Angelines González son los mayores investigadores que hay en nuestro país en el mundo del helado. En su trabajo congelan el territorio que les rodea para dar lugar a obras únicas como el helado de sombra de higuera o el de mosto de uvas de la variedad garnacha. Un trabajo artesano que comparten con todos aquellos que se acercan a su local en Logroño (Portales 24). Ojo al sabor "paseo de verano", en el que las notas a cereal y a frutos secos y los toques anisados van apareciendo a medida que tomamos el helado.

Los helados de autor de dellaSera.

/ dellaSera

DelaCrem (Barcelona)

Hace más de 10 años que Massimo Pignata, piamontés de nacimiento, abrió DelaCrem en Barcelona (Enrique Granados,15 y Passeig de Sant Joan, 59). Desde entonces no ha hecho sino mejorar unos helados artesanos extraordinarios con una carta que presta atención a los sabores de temporada para ir rotando, en un ejercicio de sentido (común) y sensibilidad. Muy recomendables los de fruta de hueso y entre los que se pueden disfrutar todo el año, los de chocolate o pistacho.

DelaCrem, helados artesanos en Barcelona.

/ DelaCrem

Zúccaru (Madrid) 

Rossana y Juan, italiana y español, son el dúo detrás de una de las heladerías (Vergara, 16 y Palafox, 20) que más adeptos han ganado en los últimos tiempos gracias al boca a boca. Emplean materia prima de la mejor calidad para sus helados y, por ejemplo, el de vainilla es de vainilla de Madagascar. Aunque tienen sabores clásicos como chocolate o fresa, merece la pena probar el "Zúccaru", elaborado a partir de limón, albahaca, manzana verde y apio

Zúccaru, helados en Madrid.

/ Zúccaru

Bico de Xeado (con puntos de venta en toda España)

Los helados de Bico de Xeado se encuentran entre los más cremosos que uno puede paladear. La clave está en el origen el proyecto, la ‘granxa' O Cancelo, ubicada en A Coruña. De allí sale la leche que emplean para elaborar sus sabores. Aunque están todos brutales, hay que reconocer que el de avellana -sin azúcar, ojo- es una pequeña obra de arte. Además, también hay propuestas curiosas como uno de licor café de Gomariz. Más gallego, imposible. 

Los ricos helados de Bico de Xeado.

/ Facebook Bico de Xeado

Véneta (Sagunto y Valencia)

Esta heladería puede presumir de acumular reconocimientos como otras despachan cucuruchos. Maurizio Melani es el creador de recetas que dejan sin palabras como el sabor “galleta de la abuela”, premiado como el mejor helado de España. Además, ofrecen gozadas como el que hacen a partir de crema de chufa de Alboraya -un pecado- o el denominado “delirio", a partir de nata intensa con galletas caramelizadas. Creatividad al servicio del sabor.

Véneta es una de las mejores heladerías de España.

/ Facebook Véneta

Noticias relacionadas