SECTOR INMOBILIARIO

La farmacéutica Novartis cierra la venta de su histórica sede en Barcelona

  • Los fondos Freo y BC Partners son los compradores

  • El edificio se ubica en la Gran Vía de les Corts Catalanes y siempre ha sido propiedad de la multinacional

La farmacéutica Novartis cierra la venta de su histórica sede en Barcelona

Google Maps

3
Se lee en minutos

Operación de relevancia en el sector de las oficinas españolas. Los fondos Freo y BC Partners han cerrado la adquisición de la histórica sede de la farmacéutica Novartis en Barcelona, según han confirmado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA fuentes de Freo. El edificio se ubica en Gran Vía de les Corts Catalanes y suma más de 20.000 metros cuadrados. CBRE ha sido el asesor de Novartis; mientras Savills el de Freo y BC Partners.

La farmacéutica puso a la venta este activo después de que el teletrabajo haya ganado terreno en la compañía después de la pandemia, según informó hace un mes Cinco Días. La intención de Novartis es firmar un acuerdo de tipo sale & leaseback, en el que venden el inmueble, pero se mantienen alquilados en una parte del mismo, garantizando una renta a los nuevos propietarios.

De los 20.000 metros cuadrados, 10.000 son bajo rasante, repartidos en cuatro plantas. La entrada, los espacios comunes, las plantas 3, 4, 5 y 6, los laboratorios y la zona de investigación fueron reformados en 2014 por el estudio de arquitectura 2gv, hoy trasformado en Ruiz-Larrea. El motivo fue garantizar el confort de los trabajadores y la identidad de marca de la compañía, además de una auditoría energética del edificio para garantizar la eficiencia y el ahorro.

/


¿Cuánto han pagado los inversores? La cifra final de la operación no ha trascendido, aunque podría rondar los 40-45 millones, según ha señalado una de las partes implicadas en la transacción a este medio. Otras fuentes indican que Novartis ha logrado vender el edificio por el mismo precio por el que lo sacó a la venta después de la reforma de 2014, aunque en aquel momento no encontró comprador. Según informa Brainsre.news, la intención de los nuevos propietarios es reformar el inmueble para acoplarlo a las nuevas necesidades en materia de sostenibilidad y ESG. Además, contará con un auditorio, restaurantes, salas de reuniones y tres terrazas.

El edificio de ocho plantas fue promovido y construido en 1967. Desde ese año hasta la actualidad siempre ha sido propiedad de Novartis. En la actualidad, ocupa a 700 trabajadores. El inmueble está ubicado en el número 764 de la Gran Via de les Corts Catalanes, en el barrio de El Fort Pienc.

Las oficinas en Barcelona

Durante los nueve primeros meses del año, la inversión en oficinas en la Ciudad Condal ha sido de 835 millones de euros, 460 de ellos entre julio y septiembre; según el último informe publicado por la consultora Savills. En esta cifra se incluye la venta de la nueva sede de Glovo, una operación anunciada hace meses ya. El protagonista de esta transacción es Freo, que vendió a GMP, la socimi participada por la familia Montoro y el fondo soberano de Singapur GIC, el activo por 200 millones.

La segunda mayor operación del tercer trimestre del año fue la adquisición del edificio ubicado en los números 2-6 de la Avenida Josep Tarradellas. Franklin Templeton compró el activo a la gestora DWS, en una operación adelantada en exclusiva por este periódico.

Noticias relacionadas

Según el estudio de la consultora antes mencionada, los inversores internacionales continúan siendo los principales dinamizadores de la actividad en Barcelona, con el 62% del volumen transaccionado. Este porcentaje se eleva hasta el 71% si se considerase la operación de GMP extranjera, por la presencia de GIC.

Uno de los principales escollos para que haya más operaciones está siendo las nuevas exigencias de rentabilidad de los inversores. Durante este año, ha aumentado un 0,55%. ¿Qué implicaciones tiene esto? Un inmueble que ofreciese unas rentas anuales de 100.000 euros, que antes se transaccionaba al 3,50% y valía en el mercado 2,8 millones, ahora se vende al 4% y vale 2,5 millones. Esta caída de valor puede ser parcialmente salvada, siempre y cuando la propiedad pueda acoplar las rentas a inflación.