Tráfico de drogas

Los clanes de Palma recibían chivatazos de las operaciones antidroga

La Guardia Civil interceptó conversaciones telefónicas de los traficantes alertándose de inminentes redadas policiales | El cabecilla de la red es un reconocido confidente que lideraba el clan de 'El Moreno’, un hermano de La Paca

Los clanes de Palma recibían chivatazos de las operaciones antidroga
2
Se lee en minutos

Los clanes del barrio de Palma Son Banya detenidos a finales de marzo en una gran operación de la Guardia Civil recibían chivatazos de inminentes redadas antidroga para no ser arrestados. Los investigadores interceptaron conversaciones telefónicas en las que los acusados daban la voz de alarma sobre estos operativos, según consta en las diligencias de la Operación Origen, a las que ha tenido acceso Diario de Mallorca. Las pesquisas sitúan a un reconocido confidente policial como líder de la organización. Este acusado es yerno de ‘El Moreno’, hermano de La Paca, ambos históricos traficantes del poblado de Son Banya investigados en esta causa.

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil inició la investigación en marzo de 2021. Los agentes detectaron que el confidente, de 38 años y con numerosos antecedentes penales por robos, estafas y narcotráfico, había entrado a formar parte del clan de ‘El Moreno’ al casarse con una de sus hijas. La deteriorada salud del patriarca y el ingreso en prisión de la mujer de este le llevaron a tomar las riendas del negocio con su cuñado.

El pasado 6 de octubre, a la una de la madrugada, uno de los cabecillas y un colaborador comentaron por teléfono que iba a producirse una redada. "Todo el mundo sale para afuera, dicen que mañana va a llover otra vez. Vaya rollo, macho", decían, antes de comentar que todos sus puntos de venta habían sido cerrados. Solo unas horas después, la Policía Nacional llevó a cabo una operación contra el tráfico de drogas en Son Gotleu, que se saldó con once detenidos. Esta y otras evidencias recabadas durante meses llevan a la Guardia Civil a destacar en su informe "la influencia que la organización criminal investigada posee en el ámbito del funcionariado público, ya que dispondrían de información privilegiada que les pondría sobre aviso para que ninguno de sus componentes fuera sorprendido por las actuaciones policiales". El EDOA y el juzgado encargado del caso mantienen abiertas las pesquisas para identificar a los autores de estas filtraciones y han recopilado ya algunas evidencias.

Los agentes de la Guardia Civil comprobaron que el clan controlaba varios puntos de venta de drogas muy activos en Son Banya, donde contaban con media docena de personas para trabajar en ellos por turnos. Utilizaban como almacén una finca próxima al poblado, donde escondían las drogas que iban recibiendo, y abastecían desde allí a otros grupos de traficantes.

El grupo tenía tres vías para abastecerse de hachís y cocaína. Una de ellas era a través de un marroquí con importantes contactos tanto en su país como en Mallorca, Cataluña, Bélgica y Países Bajos. Este hombre tenía su propia red en Tarragona y, junto a un hijo de ‘El Moreno’, planeó introducir en la isla un gran alijo a través de una narcolancha, aunque no lo llegó a llevar a cabo. Otro de sus proveedores era un traficante que usaba vehículos con dobles fondos para traer a Mallorca partidas de cocaína. Finalmente, un negocio de lavado de coches servía como tapadera para otro de los acusados de abastecer de drogas al clan. El EDOA llevó a cabo durante meses vigilancias y escucha telefónicas para documentar todos estos vínculos.

La ‘Operación Origen’, una de las mayores investigaciones antidroga llevadas a cabo en Balears en los últimos años, culminó el pasado 31 de marzo con la detención de una treintena de personas en varios puntos de Mallorca y Tarragona. Entre ellos, el confidente, su cuñado y La Paca, que permanecen en prisión provisional desde entonces.

Noticias relacionadas