CARDIOLOGÍA

Investigación: más infartos y de mayor gravedad en los días de más contaminación

  • Un estudio del Hospital de La Princesa, que analizó los datos de 192 pacientes con infarto de miocardio o angina estable, determina que la alta contaminación promueve un descontrol del sistema que regula al inflamación asociada al infarto

  • En los días de mayor contaminación se producen infartos de mayor extensión y de peor pronóstico y son datos que cobran especial relevancia en las ciudades con más tráfico: Madrid y Barcelona

Los investigadores del hospital madrileño.

Los investigadores del hospital madrileño. / Hospital de La Princesa

3
Se lee en minutos

Un grupo de investigadores del madrileño Hospital Universitario de La Princesa, liderados por el cardiólogo Alberto Cecconi, y en colaboración con el Centro Nacional de Investigación Cardiovascular (CNIC), ha publicado un artículo en la prestigiosa revista Scientific Reports, del grupo Nature, que demuestra cómo influye la exposición reciente a contaminación del aire en el infarto de miocardio. Los hallazgos implican que la alta contaminación promueve un descontrol del sistema que regula la inflamación asociada al infarto. En los días de mayor contaminación se producen más infartos, de mayor extensión y de peor pronóstico, y son datos que cobran especial relevancia en Madrid y Barcelona, las dos ciudades más pobladas y con mayor densidad de tráfico.

Según informan desde el centro sanitario, el estudio analizó exhaustivamente los datos de 192 pacientes con infarto de miocardio o angina estable y, de forma paralela, recogió la información de las estaciones de medición de la calidad del aire más próximas a sus domicilios. La investigación revela uno de los mecanismos involucrados en la enfermedad cardiovascular inducida por la contaminación.

Los hallazgos implican que la alta contaminación promueve un descontrol del sistema que regula al inflamación asociada al infarto.

Los resultados de los investigadores evidenciaron que, una mayor exposición a contaminantes del aire en las 24 horas previas al ingreso, se asocia a cambios proinflamatorios específicos en el perfil de los linfocitos y de la expresión génica (micro-RNA) de los pacientes. Estos hallazgos implican que la alta contaminación promueve un descontrol del sistema que regula la inflamación asociada al infarto.

Los riesgos de la contaminación

La investigación, precisan desde el centro hospitalario, responde al reciente llamamiento de la Sociedad Europea de Cardiología (SEC) que, consciente del alto coste social en términos de muertes y discapacidad que la contaminación del aire supone en nuestro entorno más próximo, ha animado a los profesionales de la salud a que se involucren activamente e informen a la población de los riesgos para su salud que comporta respirar aire contaminado.

En los días de mayor contaminación se producen más infartos, siendo estos de mayor extensión y de peor pronóstico.

Aunque diversas investigaciones previas ya han puesto de manifiesto el vínculo entre la contaminación del aire y las enfermedades cardiovasculares como infartos de miocardio e ictus, el estudio del Hospital de La Princesa permite descubrir mecanismos no conocidos previamente. Por ejemplo, queda comprobado que, en los días de mayor contaminación, se producen más infartos, siendo estos de mayor extensión y de peor pronóstico.

Datos que cobran especial relevancia, apuntan los investigadores, en las dos ciudades españolas más pobladas y con mayor densidad de tráfico, Madrid y Barcelona. Las ciudades destacan, entre otras de Europa, por exceso de fallecimientos anuales en relación con la contaminación del aire (The Lancet Panetary Health. 2021).

La contaminación de aire es un factor de riesgo cardiovascular de alto impacto y los médicos urgen a adoptar estrategias de prevención.

Los autores del estudio recuerdan que el reconocimiento de los factores de riesgo cardiovascular -la hipertensión, el colesterol o el tabaquismo- y su control han sido procesos claves de la medicina reciente para mejorar la salud de las personas. Según los autores del estudio, la contaminación de aire es un factor de riesgo cardiovascular de alto impacto y urge la implementación de estrategias de prevención colectivas.

El artículo es fruto de la colaboración entre los servicios de Cardiología -al que pertenecen los doctores Alberto Cecconi, Jesús Jiménez Borreguero, Ancor Sanz, Fernando Rivero y Fernando Alfonso-, e Inmunología, con los doctores Francisco Sánchez Madrid y Hortensia De La Fuente, del Hospital de La Princesa, junto con los doctores Pilar Martín y Rafael Blanco del CNIC.

Noticias relacionadas