RECONOCIMIENTO DE LA INTEGRIDAD TERRITORIAL

El Gobierno logra las aduanas en Ceuta y Melilla reclamadas para frenar el discurso de que son marroquíes

  • El Gobierno considera que la apertura de oficinas comerciales en enero es una asunción explícita de la españolidad de las dos ciudades autónomas por parte del reino alauí

  • Albares y Bourita acuerdan también que la Reunión de Alto Nivel (RAN) entre ambos países se celebrará en noviembre

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, en una reunión en Rabat.

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, en una reunión en Rabat.

2
Se lee en minutos
Marisol Hernández

El Gobierno tiene por primera vez una fecha de apertura de las aduanas de Ceuta y Melilla, después de intensas negociaciones. Será en enero, más de ocho meses después de que volvieran a ponerse en funcionamiento las fronteras entre las dos ciudades autónomas y Marruecos. El acuerdo se anunció este martes tras una reunión en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de la ONU, entre el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita.

"El inicio del paso de mercancías de manera ordenada y gradual a través de los puestos aduaneros terrestres tenga lugar a lo largo del mes de enero", avanzó Albares. Para el Ejecutivo es muy importante por que lo considera un elemento clave de reconocimiento de la integridad territorial de España y de respeto a Ceuta y Melilla. Las aduanas era uno de los compromisos que figuraban en el comunicado conjunto que firmaron Mohamed VI y Pedro Sánchez, en el viaje que el presidente del Gobierno realizó en abril a Rabat pero todavía carecían de una fecha concreta para su implementación.

Esta visita se produjo tras el giro histórico del Gobierno en su postura sobre el Sáhara Occidental, con el respaldo al plan de autonomía marroquí, que puso fin a la profunda crisis diplomática con el reino alauí. En unas semanas se procedió a abrir las fronteras, que Marruecos mantenía clausuradas como medida de presión contra España para conseguir, precisamente, ese cambio de posición. El paso siguiente eran poner en marchas las aduanas comerciales. En Ceuta no ha existido nunca en la historia y en Melilla hubo hasta 2018, cuando Rabat de manera unilateral la eliminó.

Que esta promesa apareciera blanco sobre negro en el texto suscrito por Mohamed VI y Sánchez, concebido para sellar una etapa "sin precedentes" en las relaciones bilaterales, fue considerado por la diplomacia española como un éxito porque, explicaron, significaba que Marruecos "reconoce la soberanía de Ceuta y Melilla al poner los dos pasos aduaneros".

En ese mismo documento se recogía la previsión de celebrar una Reunión de Alto Nivel (RAN) antes de finales de año. Albares y Bourita han concretado que será en noviembre. El ministro de Exteriores defendió que la normalización de las relaciones ha supuesto un 20% de reducción en la llegada de inmigrantes irregulares en los últimos cuatro meses, respecto al año anterior. Esto es fruto, dijo, "del trabajo conjunto contras las redes criminales de tráfico de personas".

Además, se ha consolidado la posición de España como primer socio comercial de Marruecos, con un aumento de las exportaciones. Pero, explicó el ministro, para contribuir aún más al desarrollo económico de nuestro vecino del sur", el Gobierno financiará con 20 millones de euros la concesión de microcréditos para mujeres y jóvenes.

Noticias relacionadas