ENTREVISTA CON JERÓNIMO MOYA, ALCALDE DE CEHEGÍN

"La refundación de Cs no la puede liderar Arrimadas, que no reacciona a los fracasos electorales"

El alcalde del pueblo murciano de Cehegín acude este lunes al Consejo General de Ciudadanos, en Madrid, con críticas también para su dirección regional por estar "de espaldas a los municipios y a las bases"

Jerónimo Moya, alcalde de la localidad murciana de Cehegín.

Jerónimo Moya, alcalde de la localidad murciana de Cehegín. / Israel Sánchez

6
Se lee en minutos
Jaime Ferrán

El alcalde de Cehegín, Jerónimo Moya, da un golpe sobre la mesa un día antes de acudir al Consejo General de Ciudadanos tras la debacle del partido en Andalucía. No está conforme con la dirección nacional del partido ni tampoco con la regional. A la primera, con Inés Arrimadas a la cabeza, la culpa del "ridículo" de los malos resultados en todas las elecciones celebradas desde 2019. A la coordinadora autonómica, María José Ros, le critica "hacer exclusivamente lo que le dicen en Madrid". Menudo panorama.

Está claro que el miedo a Vox no les ha dado votos en Andalucía, donde han desaparecido. ¿Le parece que su partido está reaccionando bien?

Me siento muy decepcionado. Me parece que estamos haciendo el ridículo tras con sucesivos fracasos electorales en el Congreso, en Cataluña, en Castilla y León y en Andalucía. No hemos sabido recuperarnos del primer gran golpe que provocó la dimisión de Albert Rivera. No entendimos que nos habían votado masivamente para formar un Gobierno con el PSOE. Teníamos que reilusionar a la afiliación y volver a nuestros principios, sin socios preferentes ni encadenarnos a nada. Pactar en Murcia con el PP en 2019 nos ha condicionado hasta ahora.

En cada cita con las urnas, les engullen.

El PP nos ha utilizado de una manera magistral aquí en Murcia para limpiar su imagen. La gestión ha sido nuestra, al igual que en Andalucía, pero ellos han capitalizado los méritos. Ahora el PP va a usar el miedo a Vox para seguir creciendo y, con la unión de López Miras con Patricia Fernández, ya no hay fricciones que les impidan alcanzar la mayoría absoluta. Hemos sido el facilitador y catalizador porque ya no se habla de corrupción, solo del Mar Menor, y le podemos echar la culpa a Pedro Sánchez, que es el malo malísimo.

Pero es el PP el que se queda con los votos naranjas en Murcia, no el PSOE, según todas las encuestas.

Ahora se van al PP, pero hay que tener en cuenta la situación nacional. Nuestros votantes son de centro, ni de derechas ni de izquierdas, y quieren a un partido que controle al PP y al PSOE, que ya sabemos de qué son capaces. Por eso creo que ahora Cs se tiene que refundar. La solución no es seguir dando vueltas, como plantea la Ejecutiva nacional.

Y la regional.

Yo me afilié a un partido que tenía que anteponer los murcianos a las siglas. En Ciudadanos hemos renunciado a eso en varias ocasiones a lo largo de esta legislatura. Este no es el partido que me ilusionó en 2015.

Hemos sido el facilitador para que el PP alcance la mayoría absoluta

¿Hay tiempo para que el descalabro de Andalucía no se produzca en la Región de Murcia?

Ahora están hablando de celebrar un congreso en enero o febrero, cuando falten dos meses para las municipales. No se puede esperar seis o siete meses para cortar una hemorragia. Hay que actuar con contundencia. Tenemos que volver a conectar con la sociedad. Necesitamos a una gestora a nivel nacional que nos lleve a una transición inminente.

¿Y qué pasa con Inés Arrimadas?

Arrimadas ha capitalizado una etapa muy complicada, en el peor momento posible, pero no podemos pretender que la refundación del partido la lleven a cabo las personas que no han sabido reaccionar tras sucesivos fracasos electorales.

¿Esta crítica afecta también a la dirección regional liderada por María José Ros?

Sí que le afecta porque no puede pretender cambiar las cosas en su región haciendo exclusivamente lo que le dicen en Madrid. Aquí tenemos nuestros propios problemas y circunstancias, diferentes a las del resto de España. Y no podemos renegar de la moción de censura porque no saliera bien, ya que era muy necesaria.

Hemos renunciado a anteponer los intereses de los murcianos a los del partido

¿Siente que se ha abandonado a su suerte a los dos diputados que quedan de Cs en la Asamblea de la Región de Murcia?

Totalmente. El partido está de espaldas a los dos diputados, pero también a los municipios. Hablan mucho de municipalismo, pero solo lo contemplan en Murcia, Cartagena y Lorca. Yo no los he sentido cerca.

¿Ni cuando tuvo que presionar para que le cedieran el bastón de mando?

Entonces menos que nunca. Sufrimos en silencio todo aquello.

¿Por qué le dejarían solo?

Porque en Madrid no decían nada y, por tanto, aquí tampoco. Es sui géneris. Estoy convencido de que la refundación de Cs pasa por darle a las bases la importancia que se merecen. Son las que, al final, en los momentos difíciles, están contigo. Crecimos al albur de un liderazgo como el de Albert Rivera y no se tuvo en cuenta la gente que se parte la cara por el proyecto y que está sola en los municipios. Los grandes nombres de Cs no han vertebrado el partido. Al menos, podríamos haber copiado lo bueno que sí que tienen los grandes partidos. A Casado lo llevaban al pueblo más pequeño con sus concejales.

Es cierto que Arrimadas ha pasado poco por aquí.

Y cuando ha pasado, qué vamos a contar. "Os imagináis otros cuatro años de Partido Popular...".

¿Dónde se ve en 2023?

Tengo un proyecto en Cehegín. Estaré enfrascado en cumplir mis objetivos.

Sabe que me refiero a después de las elecciones.

Sí... No sé dónde me veo. No me cierro ninguna puerta. Un año en política es una eternidad.

Me suena un poco a despedida.

Siempre he pensado que Cs es más necesario que nunca en un país tan polarizado como el nuestro, pero ha de responder a lo ideales de 2015, cuando fuimos un revulsivo. Si Cs no es capaz, habrá que crear algo que sea capaz de reenganchar a la gente.

No parece que hable como un verso suelto del partido. ¿Hay gente detrás?

Sigo siendo leal a mi partido, pero he visto, oído y callado durante mucho tiempo y eso ya no vale con la situación que estamos viviendo. Hay mucha gente que no tiene los medios para alzar su voz y otra mucha que está disconforme con la postura del partido. En el Consejo General de mañana espero que se tomen decisiones como cambiar el nombre, la marca y, sobre todo, volver a nuestros principios. El objetivo no puede volver a ser salir en todos los municipios, sino uno mucho más humilde. La gente no puede estar hasta febrero sin saber si tiene o no tiene partido, si acepta o no los cantos de sirena de un PP o un PSOE.

Juanma Moreno ya ha dicho que quiere un Gobierno contando con activos de Cs. ¿Ve a Miras haciendo lo mismo, o solo con tránsfugas?

Con tránsfugas todo es posible, pero López Miras sabrá si le interesa esa imagen. Lo que tengo claro es que Cs, con ideas claras, es muy útil para la Región. O se refunda y da un giro de 180 grados o habrá que crear otro partido. Quiero que Ciudadanos se defina de una puñetera vez. Si queremos ser algo en 2023, o hay un congreso extraordinario ya y trabajamos como salvajes este verano o este partido está muerto. Y si está muerto, ya veré si me presento en 2023 en mi pueblo con otras siglas o con otra iniciativa independiente.

Suena a ultimátum.

Mucha gente tiene ganas de plantear un partido regionalista transversal. Ha habido muchos intentos fallidos, pero eso no quiere decir que no seamos capaces de crear una plataforma que aglutine sensibilidades de izquierda, derecha y centro, con gente desencantada de los grandes partidos políticos. El problema es el tiempo, que va en nuestra contra.

Noticias relacionadas