ELECCIONES 19-J

El PP aprieta en la recta final para llevarse la mitad de los 200.000 indecisos andaluces

  • Feijóo y Moreno participan por primera vez juntos llamando al voto prestado de quienes eran de otros partidos: “Les pido a los que están dudando que no tengan miedo”

  • El acento de centro y andalucista se intensifica para ampliar la base electoral por el centro izquierda que ha ocupado hasta ahora el PSOE, con temor a que el calor depare una baja participación el 19-J

Juanma Moreno, durante la clausura del mitin del PP en Málaga.

Juanma Moreno, durante la clausura del mitin del PP en Málaga. / Efe

4
Se lee en minutos

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de la Junta y candidato Juan Manuel Moreno participaron este sábado en el Teatro Romano de Málaga en el mitin más multitudinario de toda la campaña hasta la fecha. Ocurrió igual con el PSOE, que horas antes congregaba también a más de 3.000 personas en la misma provincia, en Cártama, con Pedro Sánchez cargado de anuncios de sus Consejos de Ministros y la promesa de una ley para blindar la sanidad pública.

El PP tiene clara su estrategia en los días que quedan por delante: van a por los indecisos. Calculan que hay 200.000 en Andalucía y estiman que pueden llevarse la mitad. De esos, muchos han sido votantes socialistas en una comunidad donde este partido ha estado en la Junta durante 37 años de autonomía. Por eso el mensaje de centro y andalucista se refuerza y la apelación es directa a quienes votaron en elecciones anteriores a otros partidos. Piden votar “con valentía”, “sin miedo”.

“Quiero pedir la confianza a todos. A estas alturas de la campaña hay un porcentaje de ciudadanos que ya han decidido su voto, pero queda todavía una parte que aún no han decidido su voto, que han optado por otra fuerza política en otras elecciones y que están dudando. Les digo que no tengan ningún miedo, el único miedo tiene que ser a volver atrás, a no progresar, a volver al pasado, les pido que nos presten su confianza el próximo 19 de junio”, concluyó Moreno su intervención.

Andalucismo en gallego

En la misma línea hizo una contundente arenga Feijóo, que calzó el discurso más autonomista que se la ha oído a un líder del PP en un mitin andaluz. El líder nacional pidió al pueblo andaluz que sea “valiente”, como lo fue, dijo, cuando se lanzó a la calle a principios de los 80 a conquistar su autonomía o cuando en los 90 comenzó a darle las alcaldías de las capitales y el litoral al PP tras años de socialismo ‘urbi et orbe’. A ese carácter valiente de los andaluces que “defienden su acento”, no se achantan con los tópicos, rehuyen “de los que reciben órdenes de Madrid” y de los que “apelan al miedo” fue apelando desde el escenario del mitin, elevando el tono de su discurso y con una petición final: “Démosles una lección de valentía. Sed valientes y votad el 19 de junio en libertad”.

El PP ha cambiado el eslógan de la mayoría suficiente, esa que le permitiría gobernar en solitario y sin pactos imposibles, por el de “una mayoría valiente”, en una comunidad en la que durante años reinaba la idea de que el PSOE alimentaba el miedo a la derecha y el voto cautivo. El primer gobierno de Moreno en Andalucía parece haber dejado atrás ya esa barrera y se registra un giro a la derecha en la sociedad andaluza, que empieza, según el CIS, a identificar al PP como el partido que mejor defiende los intereses de Andalucía, algo que siempre ostentaba el PSOE.

El próximo lunes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) lanzará una última encuesta ‘flash’ que permitirá medir qué ha pasado en la campaña. El mayor interés está en ver qué ha pasado con Vox, si cae o sube, dónde se queda el PP respecto a los 55 diputados de la mayoría absoluta, si sobrevive o no Cs y si las izquierdas han logrado esa remontada que aseguran sentir en la calle, con el PSOE subiendo gradualmente el ánimo de sus votantes y con Por Andalucía aferrado a sus líderes nacionales, con la vicepresidenta Yolanda Díaz en primera fila para combatir la desmovilización de su electorado.

El PP pelea dos diputados

En el PP marcan ahora mismo su techo en 47-48 diputados pero creen que pueden llegar a los 50 si logran convencer a esos indecisos que nunca antes han cogido la papeleta de los populares en unas autonómicas andaluzas. Si Cs de verdad sobrevive con más de tres escaños, como dicen en la cúpula naranja, la mayoría absoluta estaría al alcance de la mano y se podía reeditar el gobierno de coalición sin Vox, que insiste en que no dará ni un solo voto gratis. En el PP no se lo creen si de verdad logran un escenario como ese por el que pelean.

El temor es el calor y la baja participación. El voto por correo arroja cifras muy elevadas y seguirá abierto hasta el próximo viernes 17. La participación más baja de unas elecciones en Andalucía se registró en junio de 1990. Entonces como ahora, en plena ola de calor, los termómetros estaban disparados. La última participación, en diciembre de 2018, arrojó un 64%.

En el mitin central de la campaña del PP participó un enérgico alcalde de Málaga, Paco de la Torre, con sus 80 años y Elías Bendodo, presidente provincial y coordinador general del PP, que también aseguró que ya en Andalucía se quedó atrás esa etapa en la que el PSOE se creía “propietario” del territorio y de las personas.

Feijóo advirtió de que el PP no va a admitir “lecciones de pactos” de nadie. Moreno frenó un abucheo del público al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para criticar el anuncio de que se aprobará una ley para blindar la sanidad pública. “No hace falta una ley para evitar que se privatice la sanidad pública, le cojo un autobús y le hago una gira por todos los hospitales que hemos recuperado, que venga y vea el abandono de tantos años y los 2.000 millones de inversión para todos los andaluces”, señaló. La sanidad pública aparece entre las principales problemas en la región.

Noticias relacionadas