ELEGIDA CON EL 99,12% DE LOS VOTOS

Ayuso acaba con el 'casadismo' y se blinda con fieles en el nuevo PP de Madrid

  • La presidenta madrileña cuenta con las personas de su equipo cuando llevaba las redes sociales en la época de Aguirre y Cifuentes

  • Encarga a Serrano una 'super secretaría general' y solo incluye a la portavoz de Almeida, que pierde peso en la cúpula

  • Inaugura un PP completamente renovado: "Nos dirán que nos viene grande"

 La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene durante el 17 Congreso Autonómico Extraordinario del PP que se celebra en el recinto IFEMA de Madrid.

 La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene durante el 17 Congreso Autonómico Extraordinario del PP que se celebra en el recinto IFEMA de Madrid. / EFE/ MARISCAL

4
Se lee en minutos

Isabel Díaz Ayuso empieza una nueva etapa al frente del PP de Madrid. Con el 99% de los votos fue elegida presidenta del partido y confirma una ‘superbaronía’ sumando el poder orgánico al institucional, mientras ostenta la mayor de las popularidades electorales dentro de la formación. La presidenta regional ya avanzó que haría una renovación total en el nuevo comité ejecutivo. Y así ha sido. En los puestos clave solo repite Ana Millán, alcaldesa de Arroyomolinos imputada por prevaricación, que se ocupará de la vicesecretaría de Organización y Territorial (une las dos áreas y delega todo el poder de las listas electorales). En la secretaría general, como era sabido, estará el hombre de su máxima confianza: Alfonso Serrano.

Está por ver si mantiene la portavocía en la Asamblea (eso lo decidirá la próxima semana), pero está claro que Serrano será quien dirija las tripas del PP madrileño. Ayuso no escatimó en halagos al referirse a él, pero también le cargó de responsabilidad. En la nueva dirección no queda rastro del ‘casadismo’ tan presente en la anterior ejecutiva. Como era previsible, no hay espacio para Ana Camins, hasta ahora secretaria general, y también salen los consejeros Carlos Izquierdo y David Pérez (cercanos a Pablo Casado, que les metió en el gobierno autonómico).

ALMEIDA PIERDE PESO

De Cibeles entra como vicesecretaria del área Sectorial Inmaculada Sanz, la portavoz del Gobierno de José Luis Martínez-Almeida y mujer cercana al alcalde de Madrid. Es considerada la cuota que Ayuso cede al primer edil, a pesar de que el dirigente no hizo ni una sola exigencia y se centrará en recuperarse del desgaste que acumula tras distintas crisis. De hecho, en el anterior comité ejecutivo había cinco personas del Ayuntamiento con el alcalde incluido, ahora solo dos.

Ayuso, eso sí, le confirmó como candidato de 2023 al afirmar que el año que viene “afrontarán juntos el reto más importante”.

De cada vicesecretaría salen distintas áreas en las que Ayuso ha premiado a nuevos liderazgos, personas jóvenes del partido con potencial y otras que acumulan experiencia. Pero de lo que no cabe duda, aseguran alcaldes y dirigentes madrileños, es que se ha querido rodear de fieles. De hecho, en la nueva cúpula madrileña están todas las personas del equipo que Ayuso tenía cuando estaba en el área de Comunicación y se ocupaba de las redes sociales con Esperanza Aguirre y después Cristina Cifuentes de presidenta. “Eran su equipo y acabaron siendo su grupo de amigos”, aseguran fuentes madrileñas.

LOS CONSEJEROS QUE GANAN

A pesar de que Ayuso siempre dejó claro que pretendía separar el partido del gobierno y dejar a sus consejeros centrarse en la gestión de la Comunidad, hay tres de ellos, que se confirman como los de su núcleo de confianza, que entran en el comité ejecutivo de vocales. Esto significa que sí estarán sentados en las reuniones de la cúpula madrileña. Son Javier Fernández-Lasquetty, Paloma Martín y Enrique Ossorio.

Ni rastro de su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que tras una crisis dentro del gobierno en plena pandemia acabó situándole de número dos en la lista del 4-M considerándolo un nuevo hombre fuerte, y tampoco Enrique López, considerado puente entre Sol y Génova (le impulsó Casado pero también acabó haciéndose un hueco fundamental en el gobierno madrileño, aunque con la caída de la cúpula también llegó su pérdida de peso en la Comunidad).

"SOMOS EL EQUIPO DE FEIJÓO"

Se termina así la presencia de dirigentes cercanos a Casado en el PP madrileño que Ayuso llevaba meses aspirando a presidir. El cónclave madrileño (el primero que convocó Alberto Núñez Feijóo cuando se hizo con la presidencia nacional) supone dar carpetazo, ahora sí, a la salvaje crisis interna. El anterior presidente y su número dos, Teodoro García Egea, se negaban a convocarlo para retrasar las posibilidades de Ayuso de llegar al liderazgo orgánico. 

Ayuso hizo un discurso en clave interna reivindicando a Gallardón, Aguirre y Cifuentes, y dejando claro que arranca una nueva etapa en el PP madrileño. “Quiero un equipo que arriesgue por mucha contestación que tenga. No hay gobierno bueno del PP sin su manifestación de la izquierda en la puerta. No hay renovación posible sin que te digan que te viene grande”, aseguró, dejando claro lo que vivió en sus propias carnes.

Hubo recados para Casado: “Este equipo no cambiará de criterio según el día”, llegó a decir para poner en valor que mantendrá firme el rumbo elegido. Y también se dirigió al nuevo presidente nacional para pedir al partido madrileño ponerse a su disposición: “Feijóo se presentará por nuestra circunscripción a la presidencia de España así que somos su equipo electoral, su casa”.

Al final de su intervención, Ayuso insistió en pedir "la confianza de todo el partido", y les respondió, "yo os prometo la victoria".

Noticias relacionadas