PELOTAZO MASCARILLAS MADRID

La extraña negociación de la supuesta donación de mascarillas al Ayuntamiento de Almeida

Estos son los mensajes en los que la alto cargo del Ayuntamiento Elena Collado le daba instrucciones sobre la factura a Luceño

José Luis Martínez-Almeida, en una imagen reciente. 

José Luis Martínez-Almeida, en una imagen reciente.  / CÉZARO DE LUCA

3
Se lee en minutos

El intercambio de mensajes entre la alto cargo del Ayuntamiento de Madrid Elena Collado y el comisionista Alberto Luceño siembra dudas acerca de la veracidad de la supuesta donación de 138.000 mascarillas al Consistorio encabezado por José Luis Martínez-Almeida. Precisamente el alcalde madrileño, según consta en el sumario, envió el 2 de abril de 2020 una carta a Luceño y su socio en la operación bajo sospecha, Luis Medina Abascal, en la que anunciaba que de las 1.238.000 mascarillas compradas a la empresa malaya Leno Marketing Sdn Bhd un total de 238.000 tendrían coste cero para el Consistorio madrileño. Por eso, el regidor felicitó a los intermediarios por haber realizado una supuesta "oferta de donación muy generosa" en beneficio del Ayuntamiento de Madrid.

Sin embargo, en los documentos aportados al Juzgado del magistrado encargado del caso, Adolfo Carretero, se especifica que en realidad las mascarillas donadas serían 138.000, una cifra inferior que sí ha reconocido el propio alcalde en rueda de prensa.

Según los mensajes, que constan en el sumario y a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, el 10 de abril de 2020 la representante del Consistorio informa a Luceño de que ya estaban preparadas para volar desde Hong Kong (China) "el 50% de las mascarillas y el resto de guantes". Sin embargo, prosigue Elena Collado, el Ayuntamiento necesitaba "la factura comercial" de la empresa vendedora, "a efectos del despacho de aduana".

"La cantidad exacta"

Unas horas después, el intermediario Luceño reclama a la alto cargo de Madrid la "cantidad exacta" de mascarillas KN95, ante lo que Elena Collado responde: "638.000. La parte que sea donación debe ir en factura sin valor comercial, pero por el valor del producto de las que tienen valor comercial". Entonces este comisionista completa, de forma literal: "En facturas internacionales no hay IVA. Pero pasarán factura comercial con nuevo valor total".

Al día siguiente, Elena Collado pregunta al intermediario si había podido conseguir la factura. Luceño asegura entonces que la empresa suministradora no comprendía lo que le reclamaba el Consistorio madrileño: "No entienden muy bien. ¿Una por valor de lo que sacáis, que es 638.000?, ¿verdad? ¿y la donación de 238.000 aparte en otra factura? La pregunta es si en esas 638.000 va incluida la donación o la donación de 238.000 va a parte".

"Se supone que donan 238.000"

Luceño traslada después las dudas que tenía la empresa, que según se desprende de los mensajes no sabía si en la factura debían sumar o restar del total de mascarillas las que tenían que se regaladas: "¿638.000 unit + 238 unit igual a 876.000 unit? Esto es lo que preguntan. O restar en vez de sumar".

Y unos minutos después, tras superar "la hora de los aplausos", Elena Collado reenvía a Luceño un mensaje que previamente ella había recibido de una persona sin identificar: "Hola Elena, lo que va a volar son 638.000. Como se supone que donan 238.000, en esta primera partida corresponderían 500.000 mascarillas de compra y 138.000 mascarillas donadas. Los chinos han dividido el total de la mercancía en cuatro facturas, tres de 300.000 y una de 338.000 mascarillas".

Y es entonces cuando Elena Collado advierte a su interlocutor de que pese a que la factura de las 138.000 mascarillas donadas no debía tener valor comercial, el precio final que había que poner a las mascarillas en el documento era el mismo que tenían las otras, las que supuestamente se pagaban: 6,68. Sin embargo, Luceño transmite después que su interlocutor en la empresa malaya no lo entendía. Después, tras hacer las modificaciones en la factura, concluye: "Por favor, confirma que con este cambio estaría todo correcto, o si hay que modificar algo más para hacerlo todo de golpe". "Así vale", finaliza Elena Collado, que asegura que ya le había enviado "la factura de las 600.000".

Noticias relacionadas