Tribunales

Un jurado popular juzgará en abril a la acusada de un crimen mafioso en Murcia

  • La fiscalía pide el ingreso en prisión durante 26 años de la novia del ciudadano italiano Giuseppe Nirta por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas

  • El abogado de Cristina Elena Toma, Evaristo Llanos, pide la absolución de su clienta, quien sostiene que logró escaparse de un sicario que mató a su novio, hijo de un capo de la 'Ndrangheta

Reconstrucción de la Guardia Civil del asesinato de Giuseppe Nirta

Reconstrucción de la Guardia Civil del asesinato de Giuseppe Nirta / EPE

3
Se lee en minutos

Un jurado popular deberá decidir en el juicio que se celebrará en Murcia entre el 25 de abril y el 3 de mayo si considera culpable a Cristina Elena Toma por el presunto asesinato a quemarropa en el municipio murciano de Águilas en 2017 del ciudadano italiano Giuseppe Nirta, quien estaba siendo investigado por la fiscalía española por sus presuntos vínculos con la 'Ndrangheta (la mafia calabresa). La fiscalía reclama su ingreso en prisión durante 26 años.

Cristina Elena Toma, de nacionalidad rumana, era en el momento de los hechos, -el 9 de junio de 2017-, la pareja sentimental de la víctima. Este, a su vez, era hijo de un capo del crimen organizado de la región de Reggio de Calabria. Sin embargo, esta mujer es la principal sospechosa del asesinato. De hecho será la única persona que se sentará en el banquillo de los acusados.

El relato de los hechos de la fiscalía, a cuyo escrito de acusación ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, indica que sobre las diez de la noche del 9 de junio de 2017 la víctima, de 52 años, llegó acompañado de su pareja en un vehículo Alfa Romeo 147 a una vivienda que tenía alquilada en el paraje de El Charcón, en Águilas. "Bajó del vehículo y cuando se encontraba junto a la puerta delantera izquierda del mismo, Cristina Elena Toma salió situándose en la parte trasera, y sujetando un arma corta de fuego efectuó tres disparos hacia Giuseppe Nirta desde esa posición y otros cuatro desde la parte delantera del vehículo, que impactaron contra el cuerpo de Nirta ocasionándole la muerte", especifica el escrito del ministerio público.

No llamó a los servicios médicos

Y para "ocultar" la ejecución de su pareja, siempre según el relato de la fiscalía, la acusada usó el teléfono móvil de la víctima para llamar a un amigo de Nirta, a quien informó del asesinato. Y fue este testigo, también de nacionalidad italiana, quien alertó a los servicios de emergencias de los hechos: "Cristina Elena Toma en ningún momento llamó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ni a los servicios médicos para que atendiesen a Giuseppe Nirta", destaca la fiscal María Monserrate Mula Igualada.

La acusación del ministerio público se basa en dos informes técnicos de la Guardia Civil. El primero elaborado por el Departamento de Escena del Crimen de Criminalística y el segundo por el Departamento de Química. Según el trabajo realizado por este último grupo policial la camiseta y los pantalones de Cristina Elena tenían restos de los residuos de los disparos.

La Guardia Civil rechazó la versión de la novia de Giuseppe Nirta

/ EPE

El informe del Grupo de la Guardia Civil experto en Escena del Crimen, cuyos componentes reconstruyen los crímenes con infografías en tres dimensiones, apuntó las "incompatibilidades" entre la versión de la sospechosa y la posición de los casquillos y del cuerpo del fallecido en la escena del crimen.

Una versión "cuestionable"

Además, el dosier policial considera "cuestionable" el relato de Cristina Elena Toma, ya que esta ubica al supuesto sicario tan alejado de ella, y con un vehículo de por medio, que haría muy difícil que los residuos llegaran a sus manos y a la ropa.

Por su parte, el abogado defensor de la sospechosa, Evaristo Llanos, rechaza en su escrito que los hechos se produjeran según el relato de la fiscalía. Su clienta declaró que una persona desconocida se les había acercado por detrás mientras ellos salían del vehículo para abrir el portón de acceso a la finca de la vivienda, y en ese momento disparó a Giuseppe Nirta a bocajarro. Cristina Elena Toma se llevó las manos a la cabeza y mientras oía las detonaciones logró escabullirse, pero sin llegar a ver la cara del sicario que había disparado a su novio, según su testimonio.

Retrasos "injustificados"

Asimismo el abogado Evaristo Llanos, que pide la absolución de su clienta, considera que en esta causa se debe otorgar a Cristina Elena Toma un atenuante de dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento. En este sentido, especifica que el periodo de instrucción ha durado más de cuatro años y se han producido retrasos "injustificados" no atribuibles al imputado ni a la complejidad de la causa.

El Ministerio Público reclama para Cristina Elena Toma 24 años de prisión por el delito de asesinato y otros dos años más por el de tenencia ilícita de armas. En total, 26. Por su parte, los descendientes de Nirta solicitan 20 años de cárcel para la sospechosa.

Noticias relacionadas