INVESTIGACIÓN

"Objetivo Trapero": la policía patriótica de Rajoy maniobró para imputar al 'exmajor' de los Mossos

  • El clan policial liderado por Villarejo trató de implicar en 2012 y 2013 al entonces jefe de la Policía Judicial de la Policía Autonómica catalana en una red de tráfico de drogas

  • El comisario conversó y envió mensajes al entonces número dos del Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz sobre los supuestos vínculos de Josep Lluís Trapero con un confidente policial

El exmajor Josep Lluís Trapero

El exmajor Josep Lluís Trapero / Lluís Gené

5
Se lee en minutos

Los policías que llevaron a cabo las pesquisas parapoliciales que José Manuel Villarejo denominó "Proyecto Barna" para investigar a políticos catalanes como los Pujol y Artur Mas también maniobraron en 2013 para imputar en el caso Macedonia contra el narcotráfico al entonces jefe de la Policía Judicial de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, según consta en los diarios y en una grabación de una conversación de 2009 del propio comisario jubilado, en la que también participaron el exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera y el ex inspector jefe Antonio Giménez Raso.

"Objetivo Trapero", anotó en su agenda de forma elocuente Villarejo el 6 de mayo de 2013, en una conversación que atribuye a "Tony", quien según las fuentes consultadas se trata del mencionado Giménez Raso, quien cobraba alrededor de 2.300 euros mensuales por su participación en la investigación parapolicial. Esta anotación se produce en plena Operación Cataluña urdida desde el Ministerio del Interior del Gobierno de Mariano Rajoy y en la que habrían participado numerosos policías, y que según las agendas de Villarejo se llevó a cabo bajo la dirección del secretario de Estado Francisco Martínez, el ministro Jorge Fernández Díaz y la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal. Los tres lo han negado en numerosas ocasiones.

Un mes antes, el 11 de abril de 2013, y tras conversar con el secretario de Estado Francisco Martínez, a quien identifica en su diario con el apodo de "Chisco", Villarejo escribe: "Actuación Trapero-Carbajo". Este último se refiere al confidente Manuel Gutiérrez Carbajo, a quien califican como confidente e incluso amigo del entonces jefe de la Policía Judicial de la Policía catalana.

Un confidente de los Mossos

Esta anotación va en el mismo sentido del audio grabado en 2009 por Villarejo, cuyo contenido fue adelantado por La Razón, en el que el propio comisario, Olivera y Giménez Raso idean un plan para implicar a Trapero en un delito de tráfico de estupefacientes asociado al confidente policial, Gutiérrez Carbajo, para así lograr que la Audiencia Nacional intervinieran sus llamadas telefónicas.

Unos meses después, el 3 de julio de 2017, en el diario del comisario se puede leer, de forma textual: "El juez quiere imputar a Trapero", en alusión al magistrado que instruía el asunto, Joaquín Aguirre.

Precisamente, el jefe de la comisaría general de Investigación Criminal de los Mossos, el intendente Antoni Rodríguez, dirigió un escrito el pasado 29 de septiembre al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, adelantado por El Nacional.cat, en el que asegura que las sospechas del juez en esta pieza del caso Macedonia "no tenían fundamento".

Por su parte, Eldiario.es sostiene que los mossos reprochan al instructor que llevara a cabo una "acusación incomprensible", su "pertinaz insistencia" en intervenir conversaciones de agentes o sus "recelos" sobre los cinco agentes, entre ellos Trapero, además de recalcar que era "totalmente falso" que protegieran al confidente Manuel Gutiérrez Carbajo.

Un día después, el 4 de julio de 2013, Villarejo vuelve a anotar, junto al nombre en clave del secretario de Estado de Seguridad: "Envío de correo de Tony [Giménez Raso] sobre Trapero". Sin embargo, el clan policial no logró implicar al 'exmajor' de los Mossos d'Esquadra en la causa. Trapero fue destituido este lunes por el conseller de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena.

"No lo puedes meter por blanqueo"

Las alusiones a los supuestos vínculos de los Mossos con el narcotráfico se remontan a la génesis del "Proyecto Barna" u Operación Cataluña liderada por Villarejo. Así consta en varias anotaciones del ex mando policial, quien el 10 de octubre de 2012 escribió los nombres del confidente "Carbajo" y el de "Madero", en referencia este último al fiscal de anticorrupción David Martínez Madero. Esta anotación se entiende al constatar que en la grabación de 2009 el inspector Antonio Giménez Raso asegura que “en Barcelona tú no lo puedes meter por blanqueo, tú no puedes meter a este tío mientras que Madero esté...”.

Ya deslizaremos en la nota que Madero percibe 7.000 euros todos los meses y que se los paga de tal manera. Eso se monta. Y luego el otro que se explique. Hay que pagarle con la misma moneda”, completó Villarejo en la grabación en la que planean implicar a Trapero, pero también al fiscal Martínez Madero, responsable de la investigación sobre los casos de los macroprostíbulos en los que se vendía droga en Cataluña, que falleció en 2011.

El 31 de octubre de 2012 Villarejo traslada a Francisco Martínez, siempre según su agenda, que está investigando la "corrupción" de los "mossos" vinculada a Gutiérrez "Carbajo"; y el 5 de noviembre de 2012 el comisario plasma un "plan de trabajo" en "Barna" en el que incluye el punto: "Corrupción Mossos-Carbajo".

Asuntos Internos no vio delitos

Según las fuentes consultadas Villarejo trató de promover en la Operación Cataluña la imputación de Trapero en el Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, cuyo titular, Joaquín Aguirre, investiga en estos momentos el caso Voloh contra la financiación ilegal del procés. Este magistrado trató de confirmar si, tal y como apuntaba el clan de Villarejo, el major de los Mossos estaba implicado en la causa.

Noticias relacionadas

Para eso ordenó por escrito a la Unidad de Asuntos Internos que investigara si la Policía autonómica había manipulado las grabaciones del caso Macedonia para exculpar al confidente. Sin embargo estas pesquisas dieron un resultado negativo, por lo que Trapero no llegó a ser investigado en la causa.

En las anotaciones de los diarios de Villarejo también se alude a supuestas maniobras para tratar de implicar en delitos sexuales al fiscal José Grinda, a quien consideraban "pupilo" de Martínez Madero. También aluden a que el comisario principal Marcelino Martín-Blas, jefe de Asuntos Internos, no dejaba trabajar a Giménez Raso en las pesquisas del "Proyecto Barna" de Villarejo, del que sí estaría al tanto la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, según las anotaciones del presunto cabecilla del clan policial mafioso, tal y como lo define la Fiscalía Anticorrupción.