Contenido ofrecido por:

Movilidad sostenible

Los coches eléctricos ya se amortizan en solo siete años

Las ayudas del Gobierno y el imparable precio de la gasolina compensan antes de lo que se cree el gasto inicial

Los coches eléctricos ya se amortizan en solo siete años
3
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

El precio de la gasolina sigue escalando hacia la estratosfera y nadie se atreve a decir cuándo parará esta tendencia. De momento, ya superados los dos euros por litro y con perspectivas de llegar a los 2,5 euros en breve, los coches eléctricos surgen en la mente de muchos como la solución a esta sangría económica. Sin embargo, la pregunta es: dados los elevados precios de estos coches ¿acaba compensando económicamente su compra? La respuesta es: rotundamente sí. Estos coches (siempre y cuando no sean modelos de altísima gama) se amortizan en el plazo de siete u ocho años, y a partir de entonces se puede decir que su propietario conduce prácticamente gratis.

Vayamos por partes. Tomando como ejemplo un modelo concreto, del segmento medio, como es un Peugeot e-2008 (un SUV mediano-pequeño), los números indican que la inversión realizada en su compra queda compensada a los 7 años por el hecho de no tener que comprar gasolina.

El vehículo, de primera mano y suponiendo la versión más barata, tiene un precio de unos 29.000 euros una vez que se ha aplicado el descuento de 7.500 euros que otorga el Gobierno a través del plan Moves. Hay que tener en cuenta que esta subvención figurará en la declaración de la renta como un ingreso y afectará al balance final, pero así y todo supone una aportación importante.

Un Peugeot e2008, sobre el que se han realizado los cálculos / Peugeot

Suponiendo un usuario que gaste 40 litros de gasolina a la semana al precio de 2 euros el litro (actualmente ya rebasado), gastará 320 euros al mes, o 3.840 euros al año.

En cambio, nuestro coche eléctrico consumirá, si lo recargamos en casa en un enchufe normal (de los lentos), menos de 150 euros al año en luz. Como vemos, la diferencia con los 3.840 euros en gasolina es apabullante. Incluso muchos cargadores eléctricos públicos son gratuitos, aunque también los hay más caros que si se carga en casa.

Otras ventajas de un eléctrico

Sea como sea, y teniendo en cuenta que los gastos de la revisión anual de un eléctrico son considerablemente más bajos que los de un motor convencional, que apenas sufren averías (tienen muchas menos piezas), que pagan menos por el Impuesto de Circulación y que en muchas ciudades no pagan la zona ORA de estacionamiento regulado, lo cierto es que nuestro coche eléctrico apenas tendrá más gastos que la compra del propio vehículo.

De este modo, y teniendo en cuenta el gasto anual en gasolina, vemos que los 29.000 euros de la adquisición quedan amortizados en casi exactamente siete años. Pueden ser menos si se recorren más kilómetros que los calculados para 40 litros semanales de consumo, y puede ser alguno más si se opta por un coche de mayor gama, de precio más elevado. Si se opta por un cargador rápido en casa, también puede alargarse un poco más el plazo de amortización.

En resumen, cabe recordar que el precio de un coche no es solo el PVP del vehículo en sí, sino que debemos añadirle siempre el coste que tendrá en combustible durante su vida útil. La suma de ambos factores nos dará el verdadero precio del vehículo.

Los eléctricos ya permiten ahorrar dinero / Kia

Como afirma el experto Javier Costas Franco en el portal forococheselectricos.com, tal vez el momento más adecuado para comprar un coche eléctrico sea ahora, porque en realidad podrían seguir subiendo de precio debido a la prolongación de la crisis de componentes que la industria arrastra desde hace meses.

“Los precios de los coches eléctricos están aumentando por la presión inflacionaria post-pandemia, así que las decisiones de compra que se demoren pueden conllevar a un mayor gasto. ¿Cuándo volverán los precios a aflojar? Difícil responder a esa pregunta, unos dirán 2025, cuando aumente la oferta de los fabricantes en volumen, otros dirán que más adelante”, señala Costas, quien aconseja ir pidiendo un puesto en la cola para reservar ya su coche.

“Y si uno nuevo resulta inasumible para ti, acude al mercado de usados, y si no te fías, ve a por un seminuevo garantizado por el fabricante, algunos tienen años de garantía por delante, y 50.000 km en un eléctrico no importan lo mismo que en un SIMCA como el del abuelo”, agrega.

Y, como él mismo afirma, en caso de tener dudas, “puedes esperar a ver los 3 euros por litro para verlo más claro”. En definitiva, “aparca tus dudas”.

.....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Noticias relacionadas