RIVAS VACIAMADRID

Inauguran las primeras microcasas de Madrid: 800 euros al mes por 25m² en un polígono industrial

  • Greystar abre un macrocomplejo con 847 apartamentos de una, dos o ninguna habitación

  • Los precios empiezan en 788 euros al mes por un bajo de 25 metros cuadrados

  • El residencial cuenta con sala de yoga, lavandería, gimnasio y un 'pet spa' (spa para mascotas)

5
Se lee en minutos

El fondo estadounidense Greystar inauguró este jueves el primer macroedificio de microcasas de Madrid: un enorme complejo de 847 apartamentos en el polígono industrial de Rivas, municipio del sureste a una hora en transporte público del centro. De las 847 viviendas —todas equipadas con baño y cocinita propios—, 500 son estudios de una única estancia y apenas 25 metros cuadrados útiles. Como no hay espacio para todo, están equipados con una mesa de comedor de dos plazas, una televisión, mueble debajo y un sofá sobre el que se despliega la cama abatible, que durante el día permanece oculta (ver el vídeo que abre este artículo).

La empresa pide por este tipo de habitáculos un mínimo de 788 euros al mes con al menos diez meses de estancia. Este precio corresponde a los bajos, en los que no entra demasiada luz natural pero tienen una pequeña terraza. A medida que aumenta la altura lo hace el precio, según reconoció un responsable de la compañía en una visita guiada con la prensa. Es decir, que ese mismo estudio en el segundo o tercer piso será más caro. Las otras dos tipologías ofertadas son los apartamentos de una y dos habitaciones, de 37,5 y 50,5 metros cuadrados respectivamente, cuyos precios empiezan en 956 y 1.029 euros al mes. La marca bajo la que los comercializa se llama BeCasa.

La publicidad recalca que están a veinte minutos del centro de Madrid y a dos de la estación de metro más cercana, Rivas Futura. Los veinte minutos —que, según la hora y el tráfico que haya, son más bien treinta o cuarenta— son en coche. Y la estación está a unos ocho minutos por un camino que discurre entre la carretera y un descampado. Desde ahí, el trayecto hasta el centro implica al menos cincuenta minutos y un transbordo. Cierto es que BeCasa está a diez minutos andando de un gran centro comercial.

El director de Greystar en España, Juan Acosta, destacó la "flexibilidad" y la "asequibilidad" de este tipo de alojamiento. Por flexibilidad, la compañía se refiere a la duración del contrato —puede ser de días o de meses, más barato cuantos más meses se contraten— y al tipo de vivienda (pequeña o muy pequeña). Por asequibilidad, al precio —"hemos hecho un esfuerzo sobrehumano para que las tarifas estén al alcance de la mayor cantidad posible de inquilinos"—, a la facilidad para contratarlo por internet y a las zonas comunes incluidas. "Las mejores áreas del edificio están destinadas a la comunidad", dijo Acosta. Hay piscina, gimnasio, sala de yoga, azotea, lavandería, un "club social" (salón grande) y hasta un "pet spa" (spa para mascotas: una bañera para lavar al perro).

Una búsqueda rápida en portales inmobiliarios revela que en Rivas se alquilan pisos mucho más grandes por precios similares a los de BeCasa —900 euros al mes por un dúplex de 124 metros cuadrados, 845 euros por un piso de dos habitaciones y 79 metros cuadrados, etc.—, pero no son "flexibles" ni disponen de tantas áreas dedicadas a la "comunidad". El concepto se asemeja al de una residencia de estudiantes: largos pasillos, cientos de minipisos y grandes zonas compartidas. La empresa ultima la apertura de otros dos macroedificios similares, aunque más caros: uno en San Sebastián de los Reyes y otro en Valdebebas.

Rodeado por dos grandes parcelas vacías y con vistas a la carretera, al Leroy Merlin y a un Bricomart, el gigantesco inmueble de Greystar tiene truco. Está construido sobre suelo terciario, esto es: suelo que debería ir destinado a construir oficinas, comercios u hoteles, no a viviendas, y que se vende hasta un 30% más barato que el residencial. Como ya explicó este diario, varias empresas en España han caído en la cuenta de que pueden construir edificios sobre suelo terciario con licencia de apartahotel. Así, no solo pagan menos por él, sino que pueden hacer pisos más pequeños (la normativa no es la misma) y esquivan la Ley de Arrendamientos Urbanos, por lo que pueden subir el alquiler tanto como quieran al término del contrato. En los pisos normales, la subida está ahora mismo limitada al 2% anual y habitualmente va vinculada al IPC. Estos proyectos también evitarán, si es que llega a aprobarse, la futura Ley de Vivienda, que contempla topes de precio para los "grandes tenedores" (propietarios con más de diez pisos en alquiler).

Para jóvenes y divorciados

Los primeros inquilinos entrarán el próximo 12 de diciembre. Según fuentes de la empresa, ya hay 114 apartamentos reservados. El perfil, cuentan, es muy variado: hay jóvenes ripenses que quieren independizarse, divorciados y personas mayores cuyos hijos viven en el municipio y quieren tenerlos cerca. También se ha llegado a un acuerdo con la Guardia Civil para alojar a agentes destinados allí, se pretende atraer a clubes deportivos que pasen por Rivas y se destinará una planta completa al alquiler de corta estancia, como un hotel.

Noticias relacionadas

Covadonga Sanz, directora de Asset Management de Greystar, destacó en conversación con este diario que en el precio están incluidas "todas las 'utilities'" (servicios). "Wifi, gimnasio, 'coworking', seguridad... No pagas electricidad, no pagas luz, no pagas nada. Ni limpieza. Si haces un desglose, te sale como si estuvieras pagando 400 euros de alojamiento", asegura. La empresa estima que en el alquiler tradicional se gastan 100 euros al mes de suministros, 30 euros de wifi, 50 euros de servicio de limpieza, 30 euros de gimnasio, 60 de parking y 150 de 'coworking', cálculos bajo los que su oferta sale a cuenta.

Aída Castillejo, alcaldesa de Rivas Vaciamadrid (IU-Equo-Más Madrid), aseguró que en el Ayuntamiento vieron como una "oportunidad" la llegada de Greystar al polígono, en tanto que Rivas, "como el resto de la Comunidad, tiene muchísima mayor demanda que oferta de alquiler" y que si con esos precios la empresa no alquila, ya se ajustarán.