EMPRESAS

Un juez paraliza la venta de La Central de Callao, que estudia mudarse al edificio de enfrente

Puerta de acceso a la librería La Central de Callao.

Puerta de acceso a la librería La Central de Callao. / ALBA VIGARAY

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha frenado el proceso de subasta del palacete en el que se ubica esta librería desde 2012, dado que la empresa propietaria se encuentra en concurso de acreedores

5
Se lee en minutos

La Central, una de las librerías más emblemáticas del centro de Madrid, se va a trasladar del palacete en el que se ubica, en la calle del Postigo de San Martín, 8, junto a la plaza de Callao. Desde el año 2012, cuando el Grupo Feltrinelli entró a formar parte del accionariado de la compañía, ocupan este edificio. Según informan trabajadores del local a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, la idea que baraja la empresa es mudarse a otro establecimiento enfrente del actual a mediados de enero, una vez haya pasado la campaña navideña.

El número 9 de la misma calle es un espacio bastante más reducido, con solo 278 metros cuadrados, frente a los 1.329 metros cuadrados en los que se distribuye ahora. El nuevo emplazamiento ha alojado una tienda de Perfumería Júlia antes de que cerrara sus puertas, y antes había estado ocupado por Perfumería Oriental. Con el cambio de sede, La Central perderá dos de sus grandes atractivos, más allá de los libros: su cafetería-restaurante, El Bistró y su coctelería, El Garito. La propietaria del local que se encuentra libre frente a La Central es la sociedad Inmobiliaria Fernández Sedano S.L. desde el año 2008. El arrendamiento ha sido asesorado por Gilmar.

Local en el que se ubicaba la tienda de Callao de Perfumería Júlia./ ALBA VIGARAY


En principio, la intención de la librería es trasladarse más adelante, según los trabajadores, a una finca con características e instalaciones similares a las actuales. Ante el bajo presupuesto con el que cuentan, los propietarios de La Central se han lanzado a buscar ubicaciones, es decir, salir del eje Gran Vía-Callao. Entre las que exploran, destaca la del barrio de Justicia. Por el momento, La Central señala que "no ha habido más novedades" que las que se relataron tras la subasta de este edificio, el 23 de junio de este año, de lo que informó El Confidencial. En ese momento, el inmueble se adjudicó en subasta por 11,35 millones de euros, un precio superior al valor de la subasta, de 10,8 millones de euros.

Debido a que la sociedad propietaria del inmueble que alberga La Central se encuentra inmersa en procesos judiciales -la subasta del edificio y el concurso de acreedores de la empresa-, el futuro de La Central queda en el aire. A pesar de los datos que han aportado los trabajadores, el traslado podría retrasarse más de lo esperado.

Historia del palacete

Hay que remontarse hasta el 15 de diciembre de 1997 para encontrar al propietario del inmueble, la sociedad de origen aragonés Inmuebles Postigo S.A. Sobre esta empresa no hay reseñas en el BORME hasta el año 2005, según InfoCif, donde el Consejo de Administración estaba conformado por los hermanos Trillo Murciano.

El año 2006 es un año relevante para Inmuebles Postigo S.A. El 17 de julio, la sociedad reordena su dirección y cesa el Consejo de Administración de los Trillo Murciano y coloca a dos administradores solidarios, Francisco Javier Lasheras Bales y Ramón Alfonso Galianas. El primero fue condenado en 2020 por un fraude a Hacienda en la venta del antiguo cine Coliseo de Zaragoza, según publicó El Periódico de Aragón; por su parte, el segundo fue consejero de Economía del Gobierno de esta región entre 1987 y 1988, aunque acabó investigado por fraude fiscal, uso de facturas falsas y falsificación de asientos contables, según informó Público en 2016.

Edificio de la librería La Central de Callao, en Madrid./ ALBA VIGARAY


Dos meses antes de que cambiase el Consejo, la sociedad propietaria del palacete firmó con la Caja Rural Aragonesa un préstamo de ocho millones de euros, con vencimiento a tres años. Posteriormente, este crédito fue alargando su vigencia hasta julio de 2024. Estas no son las únicas deudas que figuran, ya que en 2010 se firmó otro de 1,7 millones con la Nueva Caja Rural de Aragón, que no fue dispuesto en su totalidad, aunque se alargó el vencimiento al mismo que el anterior. También en 2010, la sociedad cambió de administradores solidarios a un administrador único. En este punto, fue cesado Alfonso Galianas y quedó Lasheras Bales. Después de un cambio de identidad del socio único en 2017, Lasheras deja de ser administrador único para pasar a serlo Vicente Jiménez Gimeno en febrero de 2022.

El pasado 20 de diciembre de 2021, la Nueva Caja Rural de Aragón pidió al Juzgado de 1ª instancia n.º 32 de Madrid que se procediese a la ejecución de la primera hipoteca. Sin más noticias desde diciembre del pasado año, el Boletín Oficial del Estado del 31 de mayo de 2022 anuncia una subasta judicial, en la que se reclaman 8,55 millones de euros, donde entra en juego el palacete de Callao. Esta debía comenzar el 3 de junio y concluir el día 23. Sin embargo, según han informado fuentes judiciales, la empresa solicitó entrar en concurso de acreedores en junio de este mismo año. Esto no ha impedido que exista un certificado de cierre de subasta de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. Según han trasladado estas mismas fuentes, la subasta habría sido paralizada por el Juzgado de lo Mercantil n.º 6 de Madrid. Esto implica que la compraventa no se ha cerrado en favor del adjudicatario y en perjuicio del resto de participantes, que depositaron 540.000 euros, que no han sido devueltos, según ha constatado EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Un 55% por encima del precio de mercado

Noticias relacionadas

El edificio que ubica La Central se vendió por 11,85 millones de euros, lo que supone 8.540 euros por cada metro cuadrado del inmueble. Se trata de un importe sustancialmente alto, aunque a su vez entendible. Según la plataforma de datos inmobiliarios Brainsre, el precio medio del censo donde se ubica el palacete es de 5.450 euros por metro cuadrado. Esto supone que los que compraron el inmueble pagaron un 55% por encima de mercado. Sin embargo, en este caso cuenta con el hándicap de que se trata de un activo completo y no un local dentro de un edificio con división horizontal.

Hay poco historial de transacciones de este tipo en esta zona. Según informó El Confidencial en junio de este año, los Cortina Koplowitz pujaron 12 millones de euros por un inmueble cercano, ubicado en el número de 6 de Calle Maestro Victoria, propiedad de El Corte Inglés. Su oferta es más baja que la de La Central, a 6.315 euros por metro cuadrado, aunque superior a la media del mercado.