INVESTIGACIÓN

La Audiencia Nacional confirma que Santiago Segura debía pagar casi un millón de euros a Hacienda por su productora

La Agencia Tributaria concluyó que el productor, actor y director español intentó beneficiarse de un “doble aprovechamiento fiscal de una misma pérdida”

La Audiencia Nacional confirma la deuda con el fisco de Segura, cuya defensa afirma que está valorando presentar un recurso ante el Tribunal Supremo

Hacienda reclama 1,5 millones a Santiago Segura por la fiscalidad de su productora

Hacienda reclama 1,5 millones a Santiago Segura por la fiscalidad de su productora / Nacho García

Alberto Muñoz

Alberto Muñoz

En pleno boom de la saga Torrente, Santiago Segura y su grupo empresarial llevaron a cabo una serie de operaciones con las que habrían pretendido sortear el pago de cientos de miles de euros a Hacienda. Así se desprende de una investigación de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes recogida en una sentencia de la Audiencia Nacional a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA y en la que se detalla cómo, a través de una compleja serie de movimientos contables de su productora Amiguetes dentro de su grupo empresarial, AE William Holding, SL, el productor intentó beneficiarse de un “doble aprovechamiento fiscal de una misma pérdida”.

La Agencia Tributaria, sin embargo, siguió todos sus movimientos y dictó una liquidación en 2016 que ha llegado recientemente hasta la Audiencia Nacional, donde se ha desestimado la reclamación de anular una deuda de 827.183 euros que el grupo de empresas de Santiago Segura mantiene con Hacienda. El motivo de esa deuda, explican los magistrados, es la compensación irregular de las bases imponibles negativas de Amiguetes en la declaración del impuesto de sociedades para el periodo 2010-2011.

A esta cantidad se le sumaron en un primer momento dos sanciones impuestas por la Inspección Regional de Madrid por "infracción tributaria grave" y que en total sumaban 719.972 euros, lo que habría hecho ascender el pleito a más de 1,5 millones de euros. Sin embargo, el Tribunal Económico-Administrativo Central dio la razón a la defensa de Segura y anuló ambas multas, aunque no la deuda.

Una decisión que ha mantenido la Audiencia Nacional al estimar que, pese a que la cuestión es "jurídicamente controvertida", la deuda con Hacienda persiste. El fallo todavía es susceptible de ser revisado por el Tribunal Supremo, y, ante él, como ha explicado a este periódico María Luisa Gutiérrez, representante de Santiago Segura y CEO de Amiguetes, están "valorando" presentar un recurso de casación.

"Sin cuestionar el contenido de la sentencia, simplemente decir que nosotros siempre actuamos partiendo de que lo que estábamos haciendo estaba hecho correctamente, y, para eso, siempre actuamos guiados por asesores legales de primer nivel", defiende Gutiérrez ante EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Santiago Segura caracterizado como su personaje José Luis Torrente.

Santiago Segura caracterizado como su personaje José Luis Torrente. /

“Constantes y cuantiosas pérdidas”

Seguir las maniobras empresariales de Santiago Segura durante esa década, sin embargo, no es sencillo. El director, que es una de las figuras más exitosas de las últimas décadas del cine español, decidió en 2008, tres años después del estreno deTorrente 3: El protector, comprar NetJuice, una empresa tecnológica que ofrecía servicios de soporte informático en pleno despertar de internet y que acabó integrándose en la actual Amiguetes en 2009.

A pesar de que el proyecto de NetJuice empezó con fuerza e incluso tuvo como presidente a un ex director general de Inditex, según recoge la documentación judicial a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA “desde su constitución en 1999 y hasta el año 2008, especialmente en los ejercicios 2000, 2001, 2002 y 2003, NetJuice incurrió en constantes y cuantiosas pérdidas”.

Al mismo tiempo, sin embargo, la productora Amiguetes Enterprises, que fue constituida como empresa en 2002 y terminó siendo absorbida por NetJuice, no hacía más que cosechar cifras en verde. Durante esos años, Torrente se convirtió en la saga más lucrativa de la historia del cine español con más de 81,2 millones de euros recaudados en taquilla y 16,3 millones de espectadores, según datos oficiales, y era en Amiguetes donde Segura cobijaba "la titularidad de patentes y marcas del grupo". Entre ellas, por supuesto, el universo Torrente.

Torrente, una producción de Amiguetes

La única película de la saga en la que no participó Amiguetes fue la primera,Torrente, el brazo tonto de la ley, que se estrenó en 1998, fue vista en el cine por más de 3 millones de personas y llegó a recaudar en taquilla más de 10,9 millones de euros, según datos del Ministerio de Cultura y Deporte. Por esa primera entrega, Santiago Segura ganó el Goya a mejor director novel y Tony Leblanc se llevó el de mejor actor de reparto.

Con ese viento de cola, Segura fundó Amiguetes Enterprises, más conocida simplemente como Amiguetes, y ya sí participó al 50% en la producción de Torrente 2: Misión en Marbella, según consta en el registro oficial de películas del ministerio. En el caso de la tercera y la cuarta entrega, Amiguetes asumió el 100% de la producción, mientras que en la quinta, estrenada en 2015, asumió el 70% de la producción, pues Telefónica se encargó del otro 30%.

Fotograma de la película Torrente 3: el protector, estrenada en 2005

Fotograma de la película Torrente 3: el protector, estrenada en 2005 /

Para entender el momento en que llegaban ambas compañías a la fusión en 2009, mientras que NetJuice tenía unos fondos propios a cierre de 2008 de 62.909 euros y apenas había ingresado por su actividad 33.705 euros, Amiguetes tenía unos fondos propios de 3,3 millones de euros, había "desarrollado la actividad de producción cinematográfica más importante del grupo en cuanto a generación de ingresos" con Torrente 3 y "ostentaba la titularidad de patentes y marcas del grupo", explican los magistrados de la Audiencia Nacional.

Ingeniería fiscal

Estas cifras no son, sin embargo, las más trascendentes para Hacienda con respecto al caso por el que lleva a cabo la liquidación, sino las que declaró Amiguetes (NetJuice + Amiguetes Enterprises) en el impuesto sobre sociedades de 2010: unas bases imponibles negativas de 7.190.657 euros, de los que solo 9.761 se habían generado una vez integrada NetJuice en el grupo de Segura.

Es decir, que el resto de las pérdidas se habían generado antes de la compra por parte del grupo propiedad del director. En el momento de la adquisición, NetJuice era una empresa que tenía una gran cantidad de pérdidas acumuladas que podía compensar potencialmente con Hacienda una vez tuviera ingresos, y, por tanto, pagar menos impuestos, pero apenas tenía actividad.

En el momento de la compra, NetJuice tenía un capital social de 8,1 millones de euros gracias a una ampliación reciente del entonces socio único, pero eso no significaba que, como explica la Inspección Regional de Madrid, resulte "admisible la compensación de las bases imponibles negativas de la empresa [NetJuice] de ejercicios anteriores a la entrada en el grupo por haber dado lugar a pérdidas en los socios anteriores". De hecho, la empresa solo le costó al grupo empresarial de Santiago Segura 137.130 euros.

Se desconocen los motivos por los que Santiago Segura decidió comprar esta empresa en 2008 con la que, según una sentencia del pasado 3 de mayo a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, ni él ni su grupo, AE William Holding, habían tenido relación hasta entonces.

En cualquier caso, fue a partir de esa compra cuando el actor y director empezó a realizar una serie de movimientos dentro del grupo para su integración con Amiguetes Enterprises. Entre ellos, por ejemplo, llegó a hacer lo que se conoce como una "operación acordeón", que consiste en reducir el capital social de una empresa hasta cero para eliminar las pérdidas de los balances y, prácticamente acto seguido, volver a ampliarlo emitiendo acciones nuevas. Esto se suele hacer, entre otros motivos, para renovar a los accionistas de una empresa.

"Evitar la desimposición"

"Somos conscientes de la complejidad del caso y de las diferentes interpretaciones que se pueden hacer, ya que es el propio magistrado de la AN quien dice que, existiendo dos precedentes similares, uno a favor de Hacienda en 2009 y otro en 2017 a favor del contribuyente, no ha sido sencillo resolver. Más allá de si recurrimos o no, hay lugar a la interpretación de la norma y a la diferencia de criterios", apunta la representante de Santiago Segura y CEO de la productora.

El punto clave por el que Hacienda considera que existe una deuda a su favor de 827.183 euros es por ese presunto "doble aprovechamiento fiscal de una misma pérdida". Una circunstancia que se habría producido, según cree la Agencia Tributaria, a raíz de la fusión entre Amiguetes y NetJuice a través de una fórmula conocida como fusión impropia, que no es más que la unión de dos empresas que ya contaban con el capital la una de la otra y que pasan a integrarse como una sola estructura.

A pesar de que desde el punto de vista contable sí puede tener trascendencia que Amiguetes absorbiese a NetJuice o viceversa, el acuerdo de liquidación emitido en 2016 y que ha sido disputado razonaba, según ha podido saber este periódico, que para Hacienda resultaba "indiferente el modo en que se llevara a cabo la operación de concentración empresarial, pues, con independencia de que la operación de fusión fuera directa o inversa y con independencia de cual fuera la entidad que el grupo decidiera que asumiera el papel de sociedad absorbida en dicha operación, lo que se pretende es evitar la desimposición por el doble aprovechamiento de pérdidas que se puede producir tanto si la sociedad con bases imponibles negativas es la entidad absorbida como si es la sociedad absorbente".