DIPLOMACIA

Reino Unido negocia la descolonización de las islas Chagos, que España equipara con Gibraltar

  • El Gobierno gibraltareño y Reino Unido niegan a este diario que haya relación entre la posible devolución de estas islas a Mauricio y la situación en el Peñón

  • El embajador de España ante la ONU pidió a Londres negociar la descolonización de Gibraltar que, como Chagos, alberga bases militares británicas

Reino Unido negocia la descolonización de las islas Chagos, que España equipara con Gibraltar
5
Se lee en minutos

¿Qué relación hay entre Gibraltar y las Islas Chagos, un archipiélago a 10.000 kilómetros en medio del océano Índico? Para España, que ambas son territorios pendientes de descolonizar por Reino Unido y que contienen bases militares británicas; para Londres y el Gobierno de Gibraltar, no hay ninguna semejanza. El pasado jueves, Londres abrió la puerta a la devolución del archipiélago de las Islas Chagos a la República de Mauricio, tras una sentencia de la Corte Internacional de Justicia y una resolución de Naciones Unidas. Unos meses atrás, el embajador español ante la ONU, Agustín Santos, dijo que Reino Unido debe devolver Gibraltar por el mismo motivo por el que se ha visto forzado a dejar Islas Chagos.

El archipiélago de las Chagos está, literalmente, en medio de la nada. Para encontrarlo hay que ir al centro del océano Índico, a 1.700 kilómetros de la costa india. Es un grupo de atolones y 55 islas tropicales de altísimo valor estratégico. En Isla Diego García hay bases militares compartidas por Reino Unido y Estados Unidos. El archipiélago forma parte del denominado Territorio Británico del Océano Índico (BIOT, por su sigla en inglés), sobre el que reclama soberanía la República insular de Mauricio. El Gobierno de Londres se quedó con el conjunto de Islas Chagos cuando concedió la independencia al resto de Mauricio en 1968. Para ello, deportó por la fuerza a unos 2.000 chagosianos, toda su población, a la isla de Mauricio, para la construcción de la base militar de la isla de Diego García, la más grande del archipiélago.

Archipiélago de Chagos

/ Google Maps

La Corte Internacional de Justicia sentenció, en febrero de 2019, que la ocupación de Reino Unido de las islas era ilegal y debía devolverlas a la República de Mauricio. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó, en mayo de ese mismo año, una resolución en la que reclamaba a Londres que entregara el control del archipiélago a Mauricio en un plazo de seis meses. Este jueves, el nuevo ministro de Exteriores británico, James Cleverly, ha dicho que Reino Unido va a negociar la devolución de la colonia y que su objetivo es alcanzar con Mauricio un acuerdo a primeros del próximo año, después de obtener garantías de que conservarán la gestión de la base militar. Los aproximadamente 2.000 chagosianos o sus descendientes, que han batallado y ganado en los tribunales, tendrán derecho de retorno.

Para la ONU, Gibraltar es otro "territorio no autónomo pendiente de descolonización”. En el comité para la descolonización del pasado mes de junio en Nueva York, el embajador permanente de España esgrimió la reciente resolución de la ONU sobre Chagos  (73/295) y el fallo de la CIJ para exigir la devolución de Gibraltar.  “Suponen un endoso inequívoco” del proceso descolonizador, dijo Agustín Santos. “Lo que pide España es el cumplimiento cabal de lo que Naciones Unidas ha dispuesto: entablar negociaciones con el Reino Unido para poner fin a esta situación colonial, en las que se tendrán en cuenta los intereses de la población del territorio. Se trata, como vemos, de una doctrina viva, para la solución de un problema real, existente a fecha de hoy”.

Santos puso el foco en uno de los temas más fuera del radar en el tema gibraltareño, la cuestión militar. “No quiero dejar de señalar que, en ambos casos, encontramos unas instalaciones militares en el fondo de la cuestión”, concluyó, antes de pedir un proceso descolonizador regido por la ONU también para Gibraltar y el cumplimiento entretanto de Reino Unido de las obligaciones “como potencia administradora”, algo que “desgraciadamente viene incumpliendo”.

Sin embargo, ni Londres ni el Gobierno gibraltareño ven similitud alguna entre Chagos y Gibraltar. “Son circunstancias e historia totalmente distintas, no hay relación entre ambos casos”, asegura a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA la embajada británica en Madrid. 

Gibraltar también rechaza cualquier analogía. “La decisión del Reino Unido no tiene efecto alguno para Gibraltar, cuyas circunstancias son totalmente diferentes”, dice el ministro principal Fabián Picardo en una respuesta por escrito a la que ha tenido acceso este diario. “En el caso de las Islas Chagos, la población fue expulsada y no devuelta desde 1965. Los isleños han interpuesto varias demandas contra el Reino Unido por el derecho al retorno y a la indemnización. En el caso de Gibraltar, el Reino Unido se ha comprometido firmemente a no transferir la soberanía en contra de los deseos del pueblo gibraltareño y a no iniciar siquiera un proceso de conversaciones sobre la soberanía con el que los gibraltareños no estén conformes. El Gobierno de Gibraltar nunca consentirá que se inicien tales discusiones sobre la soberanía”. 

La cuestión de Gibraltar como base militar, y qué hacer con los soldados y marinos que atracan en su puerto, es uno de los escollos del acuerdo que negocian la UE y Reino Unido sobre el Peñón, como adelantó este diario. Tras el Acuerdo de Nochevieja de 2020 entre Londres y Madrid, se está tratando de crear una fórmula en la zona que permita derribar la Verja que la separa de Campo de Gibraltar. Se pretende facilitar el tránsito y crear una zona de prosperidad compartida entre el lado español y el gibraltareño, pero sin entrar en las espinosas cuestiones de soberanía. Pero, ¿cómo y quién va a controlar a los soldados británicos o va a inspeccionar el posible armamento que desembarque en la Península cuando ya sea territorio Schengen, como se pretende?

Argentina y Malvinas

Tras el anuncio de Reino Unido sobre Chagos, Argentina ha vuelto a reclamar a Reino Unido que se reanuden las negociaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas, por el momento británica. "Es un día trascendental para todos los pueblos que luchan por poner fin al colonialismo en todas sus formas y que, como nuestro país desde hace más de 189 años, defienden sus legítimos derechos soberanos", ha dicho el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur argentino, Guillermo Carmona.

Noticias relacionadas

La Cancillería argentina enarbola dos resoluciones de Naciones Unidas de 1965 en las que se pedía abrir negociaciones tanto por la soberanía de Chagos como por la de Malvinas.

Sólo hubo conversaciones entre 1966 y 1982, sin acuerdo alguno. Quedaron truncadas por la guerra que enfrentó a ambos países en 1982. Murieron cerca de 1.000 soldados de ambos bandos y el conflicto acabó con la rendición de Argentina.