SOCIMIS

De las gasolineras al inmobiliario: los Fernández-Ordá refinancian su patrimonio

  • La familia forma parte de uno de los mayores patrimonios de España, cifrado en más de 140 millones de euros

  • Los Fernández-Ordá Abarca han renovado un préstamo sindicado con CaixaBank y Banca March por valor de 87,22 millones de euros y han obtenido una línea extra de 7 millones

De las gasolineras al inmobiliario: los Fernández-Ordá refinancian su patrimonio
3
Se lee en minutos

La familia Fernández-Ordás Abarca cuenta con un patrimonio conformado por hoteles, oficinas y locales comerciales en Madrid, cuya deuda ha refinanciado. La Socimi Torimbia, vehículo de inversión que utilizan, ha cerrado un acuerdo con CaixaBank y Banca March para renovar su deuda, que alcanza los 87,22 millones de euros. El nuevo acuerdo sitúa el vencimiento en 2027 fijado a Euribor, constituye hipotecas sobre los inmuebles y otorga una línea extra de 7 millones a disposición del family office cotizado.

¿Quiénes son los Fernández-Ordás? El origen de la familia es una gasolinera, Gesa. Este lugar de repostaje estaba ubicado en el número 18 de la calle de Alberto Aguilera de Madrid, pero fue demolida en 1977; aunque en 1996 fue reconstruida. De la antigua Gasolinera Porto Pi y el resto del imperio de los carburantes nace el patrimonio inmobiliario de la familia Fernández-Ordás Abarca. Actualmente, está cifrado en 140 millones y está compuesto por tres hoteles, tres locales comerciales y dos edificios de oficinas. Según explican en su propia página web, son una sociedad patrimonialista especializada en la inversión, arrendamiento y gestión de activos inmobiliarios en propiedad, de naturaleza urbana situados en Madrid con más de 40 años de experiencia. Cuatro hermanos alcanzan el 93,81% del capital social de la empresa cotizada, sin ningún otro partícipe que ostente una participación superior al 5%.

A pesar de su larga historia, comenzó a cotizar en el antiguo MAB (Mercado Alternativo Bursátil) en 2019. A cierre de 2021, su cartera está valorada en 251,42 millones de euros, según notificaron en un hecho relevante. Su porfolio está formado por el Hotel Urso, NH Collection Palacio Conde de Tepa, NH Palacio del Prado, un local alquilado a Subaru en Santa Engracia, otro en Pintor Rosales que funciona como sede de la compañía, el número 88 de la Calle Serrano y un edificio de oficinas en la Calle Goya.

Desde que tocaron la campana en el Palacio de la Bolsa, la compañía no ha realizado ninguna operación de compraventa, únicamente han reportado sus resultados financieros al regulador. El pasado ejercicio dejó atrás todas las reducciones de rentas concedidas a sus inquilinos para pasar la crisis de la Covid-19. Esto le permitió ingresar 7,27 millones y cerrar con un beneficio neto de 4,4 millones de euros.

¿Por qué una Socimi?

Numerosos patrimonios familiares han reconvertido sus antiguas sociedades de inversión en Socimis. Una Socimi es una figura fiscal centrada en la inversión inmobiliaria, con características muy particulares de tributación y publicidad. Esta fórmula fue introducida por el antiguo Ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en 2014; con la intención de que el sector inmobiliario recuperase su atractivo, tras pasar una de las peores crisis de la historia reciente. La gran peculiaridad de este tipo de empresas es su atractiva fiscalidad, ya que no pagan impuestos en origen, es decir, de sus beneficios obtenidos. Sin embargo, están obligados a repartir el 80% de sus beneficios vía dividendo, por lo que los poseedores de acciones pagarán impuestos una vez cobran su cupón.

Otro de los grandes requisitos es su obligación a cotizar en un mercado regulado, como son BME Growth o Euronext Access de París, en un plazo inferior a 2 años desde que se configura como Socimi. Solo dos sociedades españolas han logrado tener el suficiente tamaño y liquidez como para dar el salto al Ibex-35: Merlin Properties y Colonial. Este es uno de los grandes 'peros' que ha tenido la fórmula. Inicialmente, se concibieron como una figura que sirviese para acercar la inversión inmobiliaria a pequeños inversiones. Sin embargo, en su mayoría, solo ha sido utilizado por grandes fondos internacionales que entraban en España y grandes fortunas.

A pesar de sus luces y sombras, el sector inmobiliario mantiene un consenso de que esta figura ha funcionado. Este año está previsto que 17 compañías inmobiliarias debuten en el parqué . Entre 2013 y 2021 salieron a cotizar un total de 122 Socimis, con un valor de mercado acumulado de 23.921 millones de euros, según un informe elaborado por Armanext.

Noticias relacionadas