EN CUATRO MESES

El boom del turismo inyecta 15.400 M a España y roza los niveles prepandemia

Los ingresos por turismo -lo que dejan gastan aquí los viajeros extranjeros- superaron en abril los registros de 2019 por el tirón de la Semana Santa e igualaron en el primer cuatrimestre del año los datos precovid. 

Turistas en el centro de Madrid.

Turistas en el centro de Madrid. / EFE

3
Se lee en minutos

España recupera con fuerza la demanda de los turistas extranjeros tras dos años de desplome provocado por la pandemia. La reactivación de las llegadas internacionales arrancó hace meses y se deja notar su impacto macroeconómico. Los ingresos por turismo (lo que de verdad gastan los viajeros foráneos cuando vienen al país) registran ya fuertes incrementos y rozan los niveles previos a la pandemia en lo que va de año.

Entre enero y abril, España ingresó 15.400 millones de euros por el gasto realizado por los viajeros internacionales, casi nueve veces más que en los cuatro primeros meses del año pasado (apenas 1.800 millones) cuando el sector estaba aún en punto muerte por la pandemia y prácticamente igualando ya el nivel previo al covid (15.500 millones entre enero y abril de 2019), según los registros de la balanza de pagos elaborados por el Banco de España.

Sólo el pasado abril, los ingresos por turismo escalaron hasta los 5.700 millones de euros gracias al tirón de una Semana Santa en que el sector turístico se benefició de una fuerte recuperación de la demanda. Un dato que ya supera ampliamente los ingresos generados por los turistas extranjeros en la Semana Santa de 2019, cuando se alcanzaron los 4.200 millones de euros.

En paralelo, los pagos en esa balanza de pagos (lo que los españoles gastan durante sus viajes al extranjero) también crecen, pero menos. Entre enero y abril, los pagos ascendieron a 2.900 millones de euros, el triple que el año pasado pero algo menos de la mitad que en 2019. Esta evolución al alza de tan diferente intensidad de los ingresos y los pagos hace que el superávit generado por el turismo a la balanza de pagos española alcance en los primeros cuatro meses del año hasta los 12.400 millones, multiplicando casi por dieciocho los registros del año pasado y colocándose un 30% por encima de los niveles de antes de la pandemia.

Agujero entre gastos e ingresos

Los ingresos reales por turismo son los que efectivamente revierten en la economía de España, los gastos que los visitantes extranjeros efectúan durante su estancia en el país. Y esos ingresos por turismo son medidos por el Banco de España en la balanza de pagos. A efectos contables, tienen un impacto para la economía similar a las exportaciones del país.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene otra contabilización de gastos de los turistas extranjeros -la encuesta Egatur-, pero con ella calcula todo lo que los viajeros gastan en su viaje. Todo, no sólo durante su estancia aquí, sino también antes de llegar en empresas de su país de origen, por lo que la cifra siempre es más abultada que la del Banco de España al incluir costes que no revierten realmente en la economía española. Cada año hay una diferencia milmillonaria entre lo que gastan los turistas y lo que la economía española realmente ingresa.

España acumulaba nueve años consecutivos de récords de ingresos por turismo (lo que de verdad gastan los turistas extranjeros en el país) hasta que la pandemia cortó en seco la progresión. Según los registros de la balanza de pagos, en 2019 se alcanzó un máximo histórico de 71.202 millones de euros de ingresos por turismo.

En 2020, con gran parte del año de parón turístico total por las restricciones a los viajes internacionales, esos ingresos se desplomaron hasta sólo los 16.177 millones, con un hundimiento de más del 77% y con el dato más bajo en casi tres décadas (en concreto, desde 1993). El año pasado, los viajeros internacionales que visitar el país inyectaron a la economía nacional 28.900 millones de euros, aún un 60% por debajo de los niveles previos al covid y siguió en niveles de finales de los noventa.

Las últimas estimaciones hechas públicas por Exceltur, un lobby sectorial que agrupa a una treinta de las mayores empresa turísticas del país (como Meliá, NH, Riu, Iberia, Globalia, Renfe o Amadeus), contemplan que los ingresos por turismo alcanzarán los 63.000 millones de euros al cierre de este año, más que duplicando los registros de 2021, pero quedándose aún un 11,5% por debajo del nivel de antes de la pandemia. El sector alerta de que, tras el boom de ventas que se prevé para el verano, existe una incertidumbre cierta sobre cómo evolucionará el negocio en el último trimestre del año por el golpe de la inflación, la subida de los tipos de interés y la magnitud del golpe económico por la guerra en Ucrania.  

Noticias relacionadas