Ciclismo

Dèmare vuelve a triunfar en el esprint y se anota un triplete en el Giro

El francés del Groupama fue el más rápido en la llegada de Cuneo, para conquistar su tercera etapa en la ronda italiana

2
Se lee en minutos
EP

El ciclista francés Arnaud Démare (Groupama-FDJ) se llevó este viernes la decimotercera etapa del Giro de Italia, disputada entre Sanremo y Cuneo sobre 150 kilómetros, para casi sellar su victoria en la regularidad tras celebrar su tercera etapa en esta 'Corsa Rosa' que sigue liderando el español 'Juanpe' López (Trek-Segafredo).

Démare parece no tener rival en las llegadas al esprint y, en esta jornada de mucho calor y en una etapa exigente, sumó su tercera victoria parcial en este Giro superando a Phil Bauhaus (Bahrain-Victorious) y a Mark Cavendish (Quick-Step Alpha Vinyl Team).

El alemán Bauhaus estuvo cerca de inquietar al gigante francés, que suma ya ocho triunfos de etapa en el Giro en el total de sus participaciones. Pero le faltaron unos metros, pues su remontada empezó tarde. Cavendish, por su parte, se acercó a Démare pero no tuvo piernas en los últimos metros, y antes se había ya rendido el colombiano Fernando Gaviria (UAE Team Emirates), cuarto.

Quinto en meta fue el ganador del jueves, el italiano Alberto Dainese (Team DSM). Pero esta vez no hubo nada que celebrar en el equipo neerlandés, que perdió este viernes, en esta 13ª etapa, a su líder Romain Bardet, retirado tras encontrarse mal el jueves y pasar mala noche. Empezó la etapa pero se vio obligado a poner pie a tierra.

En una etapa sin caídas pese a la alta velocidad en los kilómetros finales, llenos de curvas cerradas y rotondas ya dentro de Cuneo, Démare triunfó en parte gracias al trabajo de su equipo, que tiró abajo en el último suspiro, a 700 metros de la meta, la fuga del día.

Integrada por cuatro corredores --Nicolas Prodhomme (AG2R Citroën Team), Julius van den Berg (EF Education-EasyPost), Mirco Maestri (EOLO-Kometa) y Pascal Eenkhoorn (Jumbo-Visma)--, la escapada mantuvo un bonito pulso con el pelotón, al que pusieron complicado darles caza. De hecho, éste se produjo ya en el frenesí del último kilómetro.

Este sábado, en la etapa 14, habrá todavía más desnivel. Con salida en Santena y llegada en Torino (147 kilómetros), será un día corto pero sin respiro, con cinco puertos puntuables y otras subidas no catalogadas que impiden que haya prácticamente un kilómetro en llano.

Con unos 3.000 metros de desnivel acumulado, se subirá dos veces a Superga y dos veces al Colle Maddalena para un final muy intenso con el muro de Parco del Nobile a 5 kilómetros de la meta, situada en las calles de Turín.

Noticias relacionadas