MÚSICA

Críticas de discos: Neil Young, Los Punsetes, Eladio Carrión, Makaya McCraven, Nacho Para y L'Últim Europeu

  • El trovador canadiense da las gracias al planeta por acoger a la humanidad con sus frutos naturales en un álbum elaborado con Crazy Horse que ahonda en medios tiempos y sonoridades acogedoras

  • Los nuevos elepés de Los Punsetes, Eladio Carrión, Makaya McCraven, Nacho Para y L'Últim Europeu, también reseñados

Neil Young (derecha) y Crazy Horse (Nils Lofgren, Ralph Molina y Billy Talbot).

Neil Young (derecha) y Crazy Horse (Nils Lofgren, Ralph Molina y Billy Talbot). / JOEY MARTINEZ

4
Se lee en minutos

Amor a la madre Tierra

Como últimamente publica discos a razón casi anual, es fácil acabar pensando que Neil Young ha accedido a una especie de piloto automático y dejar de prestarle atención. Alto ahí: World Record es, como Barn (2021) o Colorado (2019), una obra con su lógica propia, su aura y su alquimia instrumental. Y cautivadoras canciones, plasmadas de la mano de un grande de la producción, Rick Rubin, en su estreno con el trovador canadiense.

Rubin no se ha marcado aquí un Johnny Cash (correctivo acústico radical) sino que ha dejado hacer a Young con la compañía de Crazy Horse (alineación actual: Billy Talbot, Ralph Molina y Nils Lofgren), combo con el que ya lleva grabados tres álbumes seguidos, lo cual nunca había sucedido. Álbum grabado en vivo en el estudio, transmite la preceptiva crudeza y naturalidad, si bien se sitúa muy lejos del bíblico sonido levantisco caracterizado por esta tropa (pensamos en trofeos como un Ragged Glory, 1990), y ahonda en medios tiempos y cadencias recogidas. En siete de las 11 canciones, Young toca el piano o el armonio en lugar de la guitarra eléctrica, empezando por la apertura, ese Love Earth en el que desliza dulces versos sobre el agua cristalina y la pureza del cielo.

Vemos a Neil Young en una carta de amor a la madre Tierra escrita desde un estado embelesado, con más enamoramiento que furia o protesta (que la hay). Baladas campestres conmovedoras, como This Old Planet (Changing Days), donde nos recuerda que no estamos solos en este planeta (“y sigue siendo todo tuyo para hacer lo que puedas”), y alegatos antibelicistas entre armonías vocales acogedoras, en Walkin’ On The Road, donde nos sitúa a todos “caminando hacia el futuro de la humanidad”.

La arquitectura sónica transmite a la vez delicadeza, espontaneidad y mucho corazón, sobre todo en esas piezas ceremoniosas que parecen abrazarte: The Long Day Before, con su órgano frondoso y su toque de armónica. Todo tiende a ser pequeño y precioso, como el piano honky tonk de Overhead, e incluso la distorsión guitarrera que asoma en I Walk With You (Is In Trouble Now), cual vieja bestia apaciguada en la marcha de la capitulación. Y en el tramo final asoma Chevrolet, uno de esos viajes de 15 minutos, marca de la casa, en el que, a cuenta del viejo automóvil, Young se deja torturar un poco por viejos remordimientos de pareja (y paternidad).

Antes de despedirse, nos recuerda una vez más que no estamos solos en la tierra, y su canto deja una estela de sentimiento y desamparo. Refuerza la percepción de ese Neil Young compasivo con la humanidad, que, por alguna razón que él sabrá, ilustra la portada del álbum con una foto de su padre, el periodista Scott Young (1918-2005), y reproduce imágenes de su madre y hermanos en el libreto interior. Jordi Bianciotto


'World Record'

Neil Young & Crazy Horse 

The Other Shoe - Reprise - Warner

Rock-folk

★★★★ 


Nihilismo y distorsión

En AFDTRQHOT, el séptimo álbum de Los Punsetes, uno encuentra exactamente lo que querría encontrar: nihilismo envuelto en capas de distorsión, guitarras afiladas como cuchillos y canciones como bofetadas a mano abierta. Un Qué Asco de Vida cantado desde todos los ángulos posibles (la muerte, el precio de los alquileres, el fascismo, nuestros ex, el trabajo). Si la formula funciona, ¿para qué la vas a cambiar? Parecerá una frase rajoyana, pero nadie hace mejor de Los Punsetes que Los Punsetes. Patri Di Filippo

'AFDTRQHOT'

Los Punsetes 

Sonido Muchacho

Rock

★★★ 


Cálido y frondoso

Este es el puzle de ritmos, sonidos, timbres y texturas por el que darían un brazo los beatmakers que desde los años 90 buscan el groove perfecto. El batería, compositor y productor de Chicago Makaya McCraven hace realidad eso que tan a menudo ha quedado en una quimera: juntarlo todo -un todo que es hip hop, jazz, música de cámara, electrónica- y que todo fluya como si fuera una única cosa. Cálido, frondoso, In These Times, es , por ahora, la obra magna de Makaya. Música para que la cabeza vuele libreRoger Roca

'In These Times'

Makaya McCraven 

International Anthem

Jazz

★★★★ 


Esencia de trovador

Conocemos sus fértiles andanzas con la Bantastic Fand, y aquí Nacho Para, debutante en solitario, mira más hacia adentro, resaltando la esencia del trovador con buenas compañías y sin dejar de soñar con esas nubes por las que discurrir sin multas de tráfico. Cancionero de cabecera, este, almohada de tonadas que transmiten confort espiritual, aventura y esperanza, con una voz franca, mimando detalles a cuenta del piano y el dobro, el pedal steel y los metales con soul. Preciosa joya oculta. Jordi Bianciotto

'No Parking Tickets In The Clouds'

Nacho Para 

Crazy Chester Records

Folk-rock

★★★★ 


Entre la épica y la pereza

Moviéndose con soltura y elegancia entre la épica y la pereza, la banda capitaneada por los primos Josep y Rafa Lacasa persiste en su emocionante empeño de hacer rock indie de raíz noventera cantado en valenciano. En este segundo elepé, afinan su propuesta con la ayuda del productor Jordi Bastida y entregan una decena de canciones luminosas y habitables que, sin eludir la pincelada nostálgica, miran hacia adelante y, como en el caso de ese hit potencial llamado Empastre, transmiten unas incontenibles ganas de vivir. Rafael Tapounet

'Corredor mediterrani'

L'Últim Europeu 

Magic in the Air

Indie-rock

★★★★ 


Temas

Música