EN UNA PEDANÍA DE CÓRDOBA

'Yoyo', el banquero del PP acusado de estafar a todo su pueblo: "Ha robado a ancianos y discapacitados"

Varios de los afectados de Las Navas del Selpillar, frente a la oficina bancaria donde trabajaba ’Yoyo’ 

Varios de los afectados de Las Navas del Selpillar, frente a la oficina bancaria donde trabajaba ’Yoyo’  / D. LÓPEZ FRÍAS

  • Gregorio Flores, responsable de la única oficina bancaria de la aldea Las Navas está en paradero desconocido tras estafar presuntamente a 300 clientes

  • El fraude de este ex tesorero del PP de Lucena y futuro candidato del PP en la pedanía podría ascender a más de un millón de euros, según los afectados

  • "En mi familia nos ha limpiado entre 70 y 80.000 euros", denuncia un vecino

10
Se lee en minutos

El pufo estalló por una casualidad. Por una caries y un sofá. Porque Juan y Ana, dos hermanos residentes en la aldea cordobesa de Las Navas del Selpillar (600 habitantes), se encontraban esa mañana en Lucena, el pueblo del que dependen administrativamente. Un municipio más grande (42.500 habitantes) donde llevan a cabo las gestiones y las compras.

Esa mañana, Juan iba al dentista a sacarse una muela. Aprovechando que estaban en Lucena, decidieron comprarse un sofá nuevo que llevaban tiempo anhelando. Los dos hermanos se plantaron en la sede que tiene el BBVA en el municipio y procedieron a sacar 1.500 euros. Cuando fueron a hacer la retirada en ventanilla, la empleada del banco les informó: “Usted no tiene esa cantidad en su cuenta, solamente le quedan 900 euros”.

Juan y Ana pasaron de la estupefacción (“Tiene que haber un error, yo tengo una buena nómina por mi trabajo y tengo que tener más de 15.000 euros en esa cuenta”) a la indignación, cuando la trabajadora del banco le enseñó el extracto de su cuenta y le demostró que, en efecto, allí no estaba su dinero. El extracto real. No el que Gregorio Flores, el director de la única oficina bancaria de Las Navas del Selpillar, les mostraba para mantenerlos engañados.

Esa es, a grandes rasgos, la historia de un engaño. O mejor dicho, de cómo los vecinos de una aldea cordobesa han destapado un presunto fraude que habría afectado a unas 300 personas de Las Navas del Selpillar y de los municipios colindantes como Moriles. Según las estimaciones de los propios vecinos, el fraude podría ascender a más de un millón de euros, según avanzó Diario Córdoba. Entre los afectados hay ancianos (sobre todo), discapacitados que ingresaban allí su pensión y hasta la guardería del pueblo, que depositaba allí el dinero que recibían de la administración.

El 'casi' alcalde

El artífice es Gregorio Flores. 'Yoyo' para los amigos, que hasta que ha explotado el fraude, eran casi todos los vecinos. Gregorio nació y se crió en esta pedanía que está a una hora de Córdoba. Un tipo carismático que, además de ser el responsable de la única oficina bancaria del pueblo, ostentaba un cargo en el grupo local del Partido Popular. Se le escapó la alcaldía en los últimos comicios municipales. Pero los propios residentes explican que “se iba a presentar candidato en las próximas elecciones. Y hubiera ganado seguro”.

Ana María Cabello, una de las afectadas por el fraude de 'Yoyo'.

/ D. L. F.

Así, los vecinos que estuvieron a punto de hacer alcalde a Yoyo, son los mismos que se han dado cuenta de que el tipo lleva años jugando con sus patrimonios. Caminar por las Navas del Selpillar significa toparse constantemente con afectados. “A mí me levantó 10.000 euros”, se queja un vecino de nombre Juan Antonio. Otra, llamada Ana María, reclama 20.000 euros que le ha quitado de la pensión de su madre enferma, “y eso sólo de un primer vistazo; creo que le ha quitado una cantidad aún más grande”. Otra vecina, Dolores, apunta aún más alto: “En mi familia en total nos ha limpiado entre 70 y 80 mil euros”.

Pero los más afectados son los hermanos Cabello, propietarios de una panadería con ultramarinos que es la tienda más frecuentada del pueblo. Un negocio familiar que data de hace cuatro generaciones y que es la referencia alimentaria de los vecinos: “Aquí vienen vecinos que van mal de dinero y nosotros les fiamos la comida sin problema, apuntándolo en una libreta”. A la antigua usanza, igual que trabajaba 'Yoyo'.

104.000 euros

Los hermanos Cabello reclaman un total de 104.000 euros, siendo el núcleo familiar al que más dinero le ha desaparecido. Esto se debe a “la confianza que le teníamos todos los vecinos depositada a Gregorio. Él siempre ayudaba, lo conocía todo el mundo. Lo veías cada tarde en el bar, viendo el fútbol, en los eventos del pueblo. Si una persona mayor tenía un problema con una carta de la administración, iba a su oficina y él explicaba qué tenían que hacer”.

Así era 'Yoyo' en su pueblo. Un tipo que se ganó la confianza de sus paisanos a base de ayudar. O aparentando ayudar. Estaba al cargo de la oficina de BBVA, aunque fuentes del banco puntualizan que no era una sucursal como tal, sino un agente asociado. Por este motivo, el rótulo del banco que lucía en la puerta de la oficina fue retirado al día siguiente por operarios del BBVA que llegaron de Sevilla, según confirman los afectados.

“Era el único banco de la zona que abría por las tardes”, apunta Manolo, un septuagenario al que le han levantado unos 10.000 euros. Este horario tan flexible era un regalo para los vecinos más mayores. “Llegabas y te daba el dinero. O te lo traía a casa. Le ha limpiado las cuentas a la gente a la que sabía que se lo podía hacer”, se queja otra vecina llamada Araceli. Personas mayores que no están puestas con la tecnología y que delegaban en 'Yoyo' tanto su confianza como su patrimonio.

Esquema Ponzi

El presunto modus operandi de 'Yoyo' se asemeja mucho al de un esquema Ponzi. Al de una estafa piramidal al uso. Embaucar a varias personas para emprender un rentable negocio y, cuando uno reclama su dinero, darle (sin que lo sepa) los fondos de otro de los embaucados. Lo que sucede es que, en un esquema Ponzi, el farsante suele intentar vender algún producto. Pero 'Yoyo' no vendía nada. En este caso, lo que hacía el banquero era mover el dinero a su antojo, a espaldas de sus clientes.

“Nosotros le entregábamos el dinero y, cuando lo necesitábamos, íbamos y nos lo daba. Ese mismo día o con un margen de dos días. Pero lo entregaba”. Lo que entregaba, según denuncian estos vecinos, era el dinero de las cuentas de otros vecinos, igual que sucede en un esquema Ponzi. Así seguía manteniendo la confianza de todos, un factor clave para haber desarrollado esta mecánica en el tiempo.

Gregorio Flores, a la izquierda, cuando ejercía como tesorero del PP de Lucena. 

/ EPE

Cuando se enteraba de que algún vecino iba a sacar dinero en un cajero fuera del pueblo, él mismo se encargaba de impedirlo y le llevaba personalmente el dinero. El motivo de ese comportamiento era que no le interesaba que dichos vecinos accediesen a su extracto bancario real en otra oficina. “A mí me enseñaba un pantallazo y un papel escrito a máquina donde ponía el dinero que yo realmente deposité en su entidad, para que me quedase tranquila. Pero las cuentas reales no las daba”, lamenta Ana María, otra de las afectadas por más de 24.000 euros

“Yo tuve ese problema hace dos años”, reconoce Juan, un sexagenario que toma café en el Bar la Bodeguita. “Fue mi hijo a sacar dinero en otra sucursal y se dio cuenta de que apenas quedaba dinero. Entonces se enfadó, me lo contó y fue a pedirle explicaciones a 'Yoyo'. Él se justificó diciendo que era un error del BBVA, pero que le diera dos días para arreglar el problema. A los dos días nos entregó todo el dinero, que seguro que eran fondos de otros vecinos. Mi hijo se mosqueó y dijo que lo iba a denunciar. Pero lo paré yo. Le contesté que ya habíamos recuperado el dinero y que no íbamos a denunciar a nadie, y menos a un vecino al que todos le teníamos tanta estima”, concluye.

El estallido

Así ha ido Gregorio salvando los muebles durante los últimos años. Cuando un vecino se acercaba a pedirle explicaciones por no haber podido sacar dinero en otro cajero, él mismo se encargaba de pagarle en persona durante las horas siguientes. Los afectados, ya con el dinero en mano y sin ganas de meterse en pleitos con un vecino tan popular, lo dejaban pasar.

El problema ha venido, como en cualquier estafa piramidal, cuando han sido muchos los afectados que han ido a reclamar su dinero al mismo tiempo. El episodio del sofá de Ana y Juan levantó la liebre. Fueron informando a los vecinos de lo que se habían encontrado en Lucena: que en una cuenta de miles de euros sólo quedaban 900. La voz se fue corriendo, los vecinos fueron desfilando por la oficina para pedir su dinero. 'Yoyo' les aseguraba que lo tendrían, que era un error del banco. Que él lo depositaba “en unas ‘cuentas opacas’ (sic) para que los fondos estuvieran más seguros”.

La misma semana en la que se destapó el escándalo, murió la madre de Gregorio. Uno de los hermanos Cabello, los principales afectados, fue al tanatorio para pedirle explicaciones. “Primero nos dijo que no era ni el momento ni el lugar para hablar del tema. Por la noche nos dijo que estuviésemos tranquilos, que ese dinero lo tenía el BBVA”.

Varios de los afectados frente a la oficina bancaria donde trabajaba 'Yoyo'.

/ DAVID LÓPEZ FRÍAS

Pero el BBVA no tenía nada. Este periódico se ha puesto en contacto con la entidad bancaria, desde donde afirman que “el banco lo está investigando y los clientes afectados podrán dirigirse a BBVA para reclamar los casos oportunos, que se tramitarán a la mayor brevedad posible. Somos parte perjudicada en esta situación de posible fraude a clientes y estamos trabajando con las autoridades para esclarecer esta situación”.

Ancianos y discapacitados

Entre que llega o no este esclarecimiento, estiman los vecinos que hay unos 300 afectados. Algunos ya han presentado denuncia. Otros la están trabajando. Hay muchos afectados ancianos, pero también personas con discapacidad que ingresaban su pensión en la oficina y ahora se ven desplumados. También la ludoteca municipal reclama 3.500 euros que tenían en una cuenta de la que ya no disponen, de fondos procedentes del ingreso de 20.000 euros que hace anualmente el Ayuntamiento de Lucena. Incluso familiares del propio 'Yoyo' han resultado afectados.

Tal era la influencia en la vida del pueblo de Gregorio, que algunos todavía no han presentado la denuncia “porque este tipo de trámites los solía hacer 'Yoyo'. Si había que hacer una fotocopia, escanear un documento… lo que sea, te acercabas a su oficina y lo hacía él. Mi abogado me pidió unos documentos que yo solamente los podía conseguir recurriendo a 'Yoyo'”, sentencia Juan Antonio.

Gregorio Flores, 'Yoyo' para los vecinos, es ahora el hombre más buscado de las Navas del Selpillar. La oficina permanece cerrada y el cartel del BBVA ya está retirado. Al presunto estafador no se le ve por el pueblo. Ni a él, ni a su mujer, ni a sus hijos, que residen en Málaga. Allí lo sitúan los vecinos casi por unanimidad: “Decían los rumores que se había largado a Sudamérica, pero nosotros creemos que está en Rincón de la Victoria (Málaga) porque allí reside su familia”, aseguran varias fuentes.

Noticias relacionadas

Lo que sí es seguro es que Yoyo ya no será alcalde de Las Navas, su aspiración. Fue tesorero del PP en Lucena y se veía ganador de los próximos comicios municipales, a los que acudiría como candidato popular de la pedanía. Desde el partido se desmarcan y aseguran que “nos hemos enterado por los medios de comunicación y hemos sido los primeros sorprendidos”, asegurando además que Gregorio presentó su dimisión hace dos semanas.

Los vecinos, por su parte, esperan una pronta resolución del problema. Confiesan que les ha dolido más la traición a la confianza de toda una vida que el dinero en sí. “Si ese hombre necesitaba dinero, entre todos se lo hubiéramos prestado”. No saben dónde han ido a parar los fondos desaparecidos, porque “él no llevaba un tren de vida muy ostentoso”, y concluyen fantaseando con la hipótesis de qué hubiera sucedido “si no nos hubiéramos enterado y lo hubiéramos elegido alcalde”.

Temas

Estafas PP