PROTESTAS EN MARCHA

Los médicos más combativos toman el testigo de Spiriman y van a la huelga en Andalucía

El nuevo Sindicato de Médicos y Médicas de Atención Primaria (SPM), eleva la presión y llama al paro indefinido desde el 20 de enero

Nació en 2022 de la plataforma Basta Ya, que lideró junto al médico granadino el gran estallido de los sanitarios contra el Gobierno de Susana Díaz, y capitaneó el hoy delegado de Salud de la Junta en Málaga

Médicos secundan huelga por el "deterioro" de Atención Primaria en Andalucía

Médicos secundan huelga por el "deterioro" de Atención Primaria en Andalucía / EFE/Julio Muñoz

¿Quién está detrás de la primera convocatoria de huelga indefinida de la sanidad primaria en Andalucía contra el Gobierno de Juan Manuel Moreno (PP)? Muchos se preguntan de dónde ha surgido el Sindicato de Médicos y Médicas de Atención Primaria (SPM), que se presentó hace solo unas semanas, en diciembre, y anunció este miércoles un paro indefinido el 20 de enero, coincidiendo con un calendario de protestas en toda España, con convocatorias en ocho comunidades, Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón, Extremadura, Navarra y Galicia, además de Andalucía. Este reciente sindicato se ha adelantado al Sindicato Médico de Andalucía (SMA), que ha convocado ya varias protestas en los últimos meses, la última este jueves ante las puertas del Gobierno andaluz en Sevilla, y ha llamado a un paro la jornada del 27 de enero por la situación de la atención primaria.

El Sindicato Médico Andaluz, que representa al 95% de la plantilla en Andalucía, negocia a contrarreloj y de forma bilateral con la Consejería de Salud y su presidente, Rafael Carrasco, aspira a lograr un acuerdo y desconvocar el paro. El nuevo Sindicato de Atención Primaria no negocia nada, porque no tiene representación sindical ni participa en ninguna mesa sectorial, aunque sí se ha reunido con los delegados de Salud en Málaga y Cádiz, sin resultados. Su presidenta, Carmen González Uceda, advierte de que han llegado a una "situación límite" y garantiza que el paro no se interrumpirá hasta que la Junta de Andalucía mueva ficha.

Hace un lustro

Para saber de dónde surge este sindicato hay que volver la vista un lustro atrás. Cuando en 2017 y 2018 en Andalucía la sanidad ardía contra el Gobierno socialista de Susana Díaz había dos nombres clave, la plataforma Basta Ya y el médico granadino, recientemente fallecido Jesús Candel, conocido como ‘Spiriman’. Fue un año clave en las protestas contra la Junta de Andalucía por los recortes en la sanidad que desembocó en unas elecciones y en un cambio de Gobierno en Andalucía.

El movimiento que lideró Candel, que se convirtió en un fenómeno de masas, surgió en Granada por una propuesta de fusión de dos hospitales que prendió la mecha y desencadenó una marejada sin precedentes en defensa de la sanidad pública, que había sufrido duros rectores por la crisis de 2008. Una manifestación de miles de ciudadanos en Granada, Málaga, Sevilla y Huelva exhibió el enfado social y de los profesionales sanitarios.

Junto a Candel tuvo un papel protagonista la plataforma Basta Ya, que tenía especial fuerza en Málaga, donde llegó a convocar trece jornadas de huelga en la atención primaria, con réplica en Huelva, donde se convocaron otros once días de paro que pusieron a la Junta contra las cuerdas. De la mano del Sindicato Médico de Andalucía, aquello terminó en una gran jornada de huelga en toda Andalucía en noviembre de 2018.

El líder, hoy delegado de Salud

El Sindicato de Médicos y Médicas de Atención Primaria en Andalucía, el más combativo hasta la fecha contra el Gobierno andaluz de Moreno, ha convocado una huelga indefinida a partir del 20 de enero. El sindicato, liderado por la médico Carmen González Uceda, es muy reciente, se inscribió, en el ámbito nacional, en 2022 y se presentó el pasado mes de diciembre en Málaga. Su fundación es reciente, pero su simiente no. Precisamente nace de aquella plataforma del 'Basta Ya' de Málaga, que se extendió por toda Andalucía, y fue capaz de liderar hace cinco años el malestar de los profesionales.

González Uceda era entonces vicepresidenta de Basta Ya y quien presidía y lideraba aquellas protestas, el médico Carlos Bautista, antes concejal, eurodiputado y alto cargo del Partido Andalucista, es hoy delegado de la Consejería de Salud en Málaga. Fue designado por el PP para ocupar este puesto en 2019. Él sabe bien cómo se logra viralizar una protesta y una huelga en las redes sociales. El PP entonces alentó esas protestas y apoyó las reivindicaciones contra el Gobierno socialista. Hasta el punto de convertir a uno de sus líderes en alto cargo de la Consejería de Salud.

González Uceda, en conversación con este periódico, repasa una década de protestas y reivindicaciones como médico de atención primaria. Antes de 'Basta Ya' ya montaron la plataforma Diez Minutos, que reivindicaba ese tiempo en la atención por paciente. Con las agendas de los médicos de familia desbordadas, esa demanda sigue estando sobre la mesa en una situación "más precaria que nunca", alerta.

“Es verdad que el Gobierno andaluz ha hecho cosas pero no está cumpliendo la mayoría”, concede. “Nuestra principal reivindicación son unas condiciones laborales dignas que nos permitan ir a trabajar cada día con normalidad y no nos cueste la salud a los médicos. Así llevamos año tras año, sobrepasados cada jornada, en todas las épocas, cuando no es por una cosa es por otra”, relata la doctora González Uceda.

La última gran ‘trampa’, advierten, ha sido la consulta telefónica, que vino para quedarse con la pandemia y eleva de forma importante la carga sobre los médicos, en muchas ocasiones con tareas que no competen a su ámbito asistencial. “Exigimos que se reordene el trabajo, lo que pedimos es muy básico y de sentido común”, advierte, apelando también a cambios “en la guardia de 24 horas que en muchos centros es insufrible”.

Un 10% apoya la huelga

El Sindicato de Médicos de Atención Primaria había cerrado la huelga para el 7 de enero y la retrasó para acompasarse al calendario nacional de protestas. Ya en 2020, entre la primera y la segunda ola de coronavirus, alentaron un paro que se frenó por la dimensión de la segunda fase de la pandemia. Entonces, explica González Uceda, ya hicieron una encuesta de la mano del Sindicato Médico en Málaga, con profesionales de toda Andalucía. “El 10% de los médicos de atención primaria estaban dispuestos a ir a una huelga indefinida”, sostiene la portavoz. Ahora no se sabe la fuerza que tendrá su convocatoria pero confía en que la plantilla se sume.

“En número de afiliados y capacidad de representación tenemos muy poco”, admite González Uceda. El Sindicato acaba de nacer y ni siquiera ha participado en las elecciones sindicales ni tiene asiento en las mesas sectoriales con Salud, donde se sienta el Sindicato Médico como mayoritario, CCOO y UGT. “Como representantes de muchos médicos y pediatras de Andalucía tenemos mucha fuerza porque llevamos años liderando sus reclamaciones, hablando y siendo capaces de señalar los problemas de la atención primaria”, advierte la presidenta del SMP. Su ambición, confiesa, es llegar a acuerdo y no hacer divididos la convocatoria, sino de la mano del Sindicato Médico. “Pedimos algunas cosas distintas, pero en las reclamaciones más importantes estamos de acuerdo y es verdad que perdemos fuerza si nos dividimos”, admite.

Negociación a contrarreloj

Por su parte, el Sindicato Médico Andaluz (SMA) logró reunir este jueves a decenas de facultativos a las puertas de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, para reclamar medidas contra una situación “cada vez más precaria”, donde persiste “la sobrecarga por la falta de personal, con cupos sobredimensionados, agendas infinitas y sin tiempo para atender a los pacientes”. Exigen agendas que no sobrepasen los 35 pacientes por día, 25 para los pediatras, y que se reorganicen los centros de salud con jornadas de tarde remuneradas para los médicos pagando las horas extraordinarias. Reclaman además más estabilidad en los contratos y mejores condicionales laborales y salariales.

Ante esta solicitud de un cambio de rumbo, el Gobierno andaluz admite que es “una situación que les preocupa”. “Aunque cualquier persona es libre de manifestarse y de hacerlo como considere oportuno, estamos en total desacuerdo con la huelga”, señalan desde la Consejería de Salud, que oferta diálogo. Habrá una mesa sectorial de la Atención Primaria el 26 de enero, un día antes de la convocatoria del Sindicato Médico de Andalucía.

La Junta reivindica su “esfuerzo” por la “estabilización y el aumento de los sueldos”. “Dedicamos al Servicio Andaluz de Salud 4.000 millones de euros más que en 2018 y el 25% del presupuesto va a la atención primaria”, señalan desde el Ejecutivo andaluz. Hoy el SAS cuenta con 125.000 médicos (eran 98.000 en 2018) y cobran un 14% más que hace cuatro años, sostiene la Consejería. El problema de la falta de facultativos, advierten, es de toda España y exigen medidas al Ministerio de Sanidad: “En Andalucía, en diez años se van a jubilar más de 6.500 médicos”.