SANIDAD

De la viruela del mono al cólera, las alertas sanitarias desatan el caos: "Estamos hipersensibles desde la pandemia"

La ministra de Sanidad, Carolina Darias.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias. / EPE

Castilla-La Mancha atribuye a una "cadena de confusiones" la alarma por un supuesto caso de cólera en la comunidad, pero los expertos consideran que se debe a la "hipersensibilidad" por los temas de salud tras la pandemia

5
Se lee en minutos

Cuando España apenas si se ha recuperado de la imprevista aparición de casos de viruela del mono, una posible nueva alerta sanitaria ha puesto, de nuevo, este miércoles, en jaque al país: la supuesta aparición del primer caso de cólera autóctono detectado en más de 40 años que, finalmente, el Ministerio de Sanidad ha desmentido que sea tal y ha reducido a una gastroenteritis. ¿De dónde partió la información y por qué tanto caos? La Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, donde sí se precintó una finca en Toledo pensando que se trataba de un caso de cólera, lo achaca a "una cadena de confusiones". Pero los expertos consultados por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, -que, incluso ante la posibilidad de que hubiera un caso de cólera, descartaban el riesgo de ningún brote-, lo atribuyen a la vulnerabilidad que nos ha generado una pandemia que no ha acabado y a las secuelas que nos deja.

La última alerta sanitaria saltaba a mediodía por una menor atendida en un centro privado de Madrid que habría contraído el cólera -se trataría del primer caso autóctono en España desde 1979- tras beber agua no potable en una finca de Toledo que, eso sí, el Gobierno de Castilla-La Mancha confirmó que se había precintado. A partir de ese momento, saltaron todas las alarmas.

Si en abril saltaban los casos de hepatitis grave en niños, en mayo llegaban los de la viruela del mono.

No es el primer susto en los últimos meses. Con el mundo sacando cabeza de una pandemia que todavía no ha dado sus últimos coletazos, hemos asistido a incontables sobresaltos sanitarios. Si en abril comenzaban a notificarse un aumento de casos de hepatitis grave de origen desconocido en niños de entre 2 y 6 años en varios países, en mayo los dermatólogos mostraban su desconcierto ante la aparición de casos de viruela del mono detectados en Madrid, una comunidad que, hasta el pasado viernes, contabilizaba un total de 539 positivos.

Cadena de confusiones

Este miércoles la alerta llegaba de la mano de una enfermedad de la que nada se sabía en España, más allá de los casos importados, desde 1979. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA ha trazado el recorrido de cómo saltó la alarma de la mano de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Fuentes de este departamento se remiten a una primera información (de un medio) en la que se les comunica que hay un caso de cólera en esta comunidad e indican que, tras consultar, las autoridaes sanitarias les confirman que han cogido muestras de un pozo de una finca de la provincia de Toledo y, en la analítica, aparece una bacteria de nombre científico Cholerae que, efectivamente, en la Consejería dan por hecho que se trata de cólera.

El Ministerio aclaró a la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha que no se trataba de cólera, sino de gastroenteritis.

Con media España ya aterrada ante la posibilidad de un brote de la enfermedad, la Consejería de Sanidad admite que es el propio Ministerio -que este mismo miércoles, en una reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), ha aprobado la Estrategia de Salud Pública- el que les aclara que el agente patógeno de este caso de la menor de Madrid es 'Vibrio Cholerae' no toxigénico y, por tanto, no se considera un caso de cólera, sino de una gastroenteritis por 'vibrio'. Y es el ministerio el que pide a la Consejería que aclare la información.

Además, añaden, la directora general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Madrid, donde la paciente había estado ingresada en un centro privado, Elena Andradas, había comentado esta mañana en una intervención en la VIII Jornada sobre vigilancia de la salud pública, que "se ha producido un caso de cólera diagnosticado en la Comunidad de Madrid, que se comunica no solo al Ministerio de Sanidad, sino a la administración territorial correspondiente con la intervención de los inspectores de salud pública para evitar, cancelar la actividad en esa finca concreta donde había una actividad detectada a partir de la investigación epidemiológica".

Sin ningún peligro

Castilla-La Mancha considera que se ha tratado de una "cadena de confusiones por todos lados", pero, como indica Sanidad, desmienten que se trate de ningún caso de cólera. La finca, explican, sigue precintada. Los expertos consultados por este diario, como Mar Faraco, presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE), se muestran comprensivos: "Estamos hipersensibles desde la pandemia", asegura la médico.

Y añade, "si hubiera sido un vibrio colera (no otro vibrio), de una fuente de agua no controlada, etc... imposible no es, pero tampoco es tan horrible si es puntual. Que cause un brote amplio en un país como España sea un vibrio cholerae o no, u otro microorganismo de transmisión hídrica, es muy difícil".

Mensaje de tranquilidad

En la misma línea se pronunciaba para este periódico, antes de conocerse el desmentido del Ministerio de Sanidad sobre el caso de cólera, el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), el doctor Francisco Javier Membrillo: "Hemos de tomarlo con total tranquilidad. No hay ninguna preocupación". El médico aclaraba que, la aparición de estos casos, es algo "que ocurre ocasionalmente. Que, excepcionalmente, aparezca un caso individual por una persona que ha bebido de un pozo no debe preocuparnos".

El doctor Membrillo ya aclaraba que no "estamos ante una alerta sanitaria ni ante el riesgo de un brote". El cólera, señala, acaba siendo grave en uno de cada 20 casos en África. "Tenemos que tener en cuenta que el principal problema que produce la enfermedad deshidratación y el principal tratamiento la reposición con sueros. El problema está cuando ocurre en lugares del mundo donde, desgraciadamente, no hay acceso a unos servicios sanitarios básicos".

El portavoz de la sociedad científica aprovecha para lanzar una reclamación: España sigue siendo, en el año 2022, el único país de la Unión Europea que no tiene reconocida la especialidad de enfermedades infecciosas. "Para detectar estas enfermedades que habitualmente no vemos en nuestro medio es necesario tener especialistas formados y preparados", afirma.

Noticias relacionadas