Crisis del coronavirus

Séptima ola: la Covid-19 mantiene su avance a lomos de la relajación y la movilidad

Sanidad defiende mantener la actual estrategia mientras los expertos reclaman recuperar restricciones | Los ingresos hospitalarios suben un 65% en un mes y ya se sitúan en riesgo medio, con la ocupación en UCI aún en niveles bajos

Una camarera con mascarilla en una terraza.

Una camarera con mascarilla en una terraza. / JAVIER CARRIÓN/EUROPA PRESS

2
Se lee en minutos

Está pasando otra vez. Los expertos no coinciden en si España ha entrado ya de lleno en una nueva ola de Covid-19, la séptima, o si por el momento se trata de un importante rebrote, pero el coronavirus lleva semanas avanzando de nuevo. Al igual que en otros tantos momentos en estos más de dos años de pandemia, primero fue el aumento de la incidencia, después de las hospitalizaciones y por último de los ingresos en UCI. 

A falta de que el Ministerio de Sanidad publique los datos de toda España en la tarde de este viernes, los informes del departamento que dirige Carolina Darias llevan semanas reflejando una preocupante tendencia al alza que obedece a varios motivos. El aumento de la movilidad ligada a la Semana Santa y fiestas como el puente de mayo y Sant Jordi. El fin de las cuarentenas para los positivos menores de 60 años con síntomas leves de Covid, en vigor desde finales de marzo. Y el adiós a las mascarillas en interiores, con la excepción de ámbitos como los hospitales y el transporte público, desde el pasado 20 de abril. 

Son cada vez más los epidemiólogos que reclaman replantearse esta relajación de las medidas y dar marcha atrás. Sanidad, sin embargo, llama a mantener la calma y continuar con la actual estrategia. Mientras tanto, pese a que su efectividad para detectar la variante ómicron es relativa, las ventas de test de antígenos han vuelto a dispararse, hasta el punto de que farmacias de varias provincias empiezan a avisar de que pueden llegar a quedarse sin existencias, como ocurrió a comienzos de la sexta ola. 

El cambio de enfoque

Sanidad y las comunidades autónomas dieron el 22 de marzo por finalizada la “fase aguda de la pandemia”. Dejaron de contar cada caso de Covid y comenzaron a tratar la Covid de una manera similar a la gripe. Desde entonces, la emergencia sanitaria se mide sobre todo a través de dos indicadores: la ocupación hospitalaria y la incidencia entre los mayores de 60 años. 

El pasado martes, según los datos del Ministerio, la incidencia acumulada en 14 días entre los mayores de 60 años se situaba en 790 casos por cada 100.000 habitantes, un aumento del 23% respecto a la semana anterior. Nueve comunidades superaron ya la barrera de los 1.000 casos. En cuanto a los hospitales, los ingresos pasaron en siete días de 6.455 a 6.883, pero el incremento en el último mes ha sido del 65%. La ocupación es ya del 5,56% de las camas, un porcentaje considerado de riesgo medio. Las UCI, en cambio, se mantienen en riesgo bajo, con una ocupación media del 4,02%. 

Noticias relacionadas