"VAMOS A PEOR"

La derecha agita el miedo a un otoño caliente con el fantasma de la recesión

  • La oposición intensifica su nivel de crítica en los días previos al Debate sobre el estado de la Nación culpando a Sánchez de "negar la realidad" y ocultar "lo que está por venir"

  • En el PP insisten en que el otoño será "muy duro" y Vox advierte de que los transportistas y otros sectores pueden volver a las calles ante la falta de soluciones del Gobierno

  • Las advertencias internacionales y el pesimismo de Calviño alimentan el discurso duro de la derecha

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, preside la reunión plenaria con la dirección de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, preside la reunión plenaria con la dirección de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado. / David Castro

4
Se lee en minutos

A escasos días de que se produzca el primer Debate sobre el estado de la Nación en siete años, los principales partidos de la oposición coinciden en insistir la gravedad de la crisis económica que está por venir, señalando la “errática política del Gobierno de Pedro Sánchez” más allá de la guerra de Ucrania, que está poniendo en jaque a todas las economías europeas. PP y Vox pasan al ataque e intensificarán sus críticas en los próximos días, también en el gran debate sobre la situación en la que se encuentra España en el Congreso la semana que viene, y pondrán negro sobre blanco “el fin de ciclo” que a su juicio ya ha comenzado.

Dirigentes de peso de ambas formaciones rechazan la idea de que estén abrazando “un discurso catastrofista”, pero aseguran que el Gobierno “mira para otro lado” en vez de asumir lo que llegará después del verano. La sensación que inunda a los partidos de la derecha, en sintonía con los datos que reflejan los principales organismos y el propio sector turístico, es que la demanda del periodo estival desbordará previsiones.

Después de dos años en una montaña rusa de restricciones, la economía española se prepara para el mejor verano desde antes de la pandemia. Una buena noticia que PP y Vox ven “como un espejismo” acusando a Pedro Sánchez de “negar la realidad”.

La preocupación ha ido en aumento tras las declaraciones del propio presidente hace días, cuando valoró un posible escenario de escasez en el medio plazo. También las palabras de Nadia Calviño, que durante meses negó una inflación persistente y que esta semana ya advirtió de que vienen “trimestres complejos”. La vicepresidenta económica se dirigió ayer a los diputados y senadores del PSOE para dejar claro que “tras el gasto extraordinario” que implicó la pandemia, ya ha llegado el momento de “absorber ese coste” para reducir el déficit y la deuda.

Alberto Núñez Feijóo aseguró esta semana en una reunión con sus parlamentarios que “nos dirigimos, todavía con mayor intensidad, a una profundísima crisis económica”. “La situación es muy compleja. Ya no estamos hablando de síntomas, sino de hechos claros”, aseveró el líder de los populares. En su núcleo duro insisten en las comparaciones de Sánchez y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, con continuas referencias a 2007 y la crisis que comenzó justo después, “habiéndola negado previamente”, recalcan dirigentes populares.

La portavoz en el Congreso y secretaria general del PP, Cuca Gamarra, apuntaló la crítica asegurando este miércoles que “no hay nada peor que un Gobierno que niega la realidad de lo que estamos viviendo y que no hace un buen diagnóstico”. En el PP empiezan a señalar a voces internacionales y economistas que insisten en “prepararse para lo peor” e incluso citan las palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursola Von der Leyen: “Esperemos lo mejor, pero preparémonos para lo peor”.

Los nubarrones económicos en Europa pueden convertirse en tormenta si finalmente Rusia opta por cortar el suministro de gas el próximo invierno. Esta posibilidad es lo que realmente lo condiciona todo, como también dejó claro ayer la Autoridad Fiscal Independiente (Airef), que descartó el escenario de recesión en España mientras el Kremlin no pulse el botón rojo. Y a eso se refieren de forma permanente en el PP, poniendo el acento en la “incapacidad” de Sánchez para combatir los efectos inflacionistas de forma inmediata.

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.

/ EDUARDO PARRA.

Los populares son especialmente críticos con las medidas del nuevo decreto anticrisis de Sánchez a pesar de que recoge dos medidas que venden como propias: la bajada del IVA de la luz al 5% y el cheque de ayudas directas de 200 euros para familias más vulnerables y autónomos sin ingresos. “Son insuficientes y llegan tarde”, repiten como un mantra en Génova sin llegar a aclarar cuál será su voto la próxima semana.

En Vox los decibelios también van en aumento y están decididos a que la economía acapare buena parte de la intervención de Santiago Abascal en el debate sobre la situación de España la próxima semana. La formación ultra se une a las malas perspectivas económicas y auguran que a la vuelta del verano varios sectores podrían volver a rebelarse contra el Gobierno, mirando especialmente a los transportistas.

El partido de Abascal está convencido de que las calles harán notar su malestar tras un verano que se espera bueno en términos de reservas y consumo, pero insisten en que la sensación del sector de los transportes es que el Gobierno terminó “tomándoles el pelo” y que las promesas no se han cumplido. El portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, insistió ayer en la Cámara que su partido lleva meses advirtiendo de que las medidas del Ejecutivo no sirven: “Si la planta se deja de regar, cuando está muerta, ya no sirve inundarla con agua”, zanjó. 

Noticias relacionadas