Justicia

El último juicio a 'Gürtel', pendiente de que Llop dote a la Audiencia Nacional de una sala para macro-causas

  • La última pieza juzga delitos fiscales por los que la Fiscalía Anticorrupción pide penas para Correa y otras 25 personas, aunque en el banquillo también estarán los responsables legales de una veintena de sociedades.

  • El órgano presidido por José Ramón Navarro se dirigió en noviembre al Ministerio de Justicia ante la acuciante necesidad de lograr un espacio que permita celebrar juicios que llegan a las cien partes personadas en algunos de los casos.

Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel.

Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel. / EFE

4
Se lee en minutos

En las próximas semanas está previsto que concluya en la Audiencia Nacional un nuevo juicio de la trama 'Gürtel', el relativo a las corruptelas del grupo de empresarios liderados por Francisco Correa en Boadilla del Monte (Madrid). Una vez termine, a la Audiencia Nacional solo le quedará por juzgar la pieza principal, relativa a los presuntos delitos fiscales cometidos por la trama, pero la vista no ha podido ser fijada aún a causa de un problema logístico, pues no se cuenta con un espacio adecuado para acoger a los 26 acusados, sus defensas y otro medio centenar de participantes entre representantes de empresas implicadas y sus respectivos abogados.

El problema no es nuevo y la Audiencia Nacional ya ha tratado de ponerle solución, y por ello el pasado mes de noviembre su Sala de Gobierno se dirigió al Ministerio de Justicia pidiendo "al menos una sala de vistas de grandes dimensiones en la que se pueda celebrar macro-causas con múltiples partes implicadas y acusados", según señalaba el acuerdo al que ha tenido acceso El PERIÓDICO DE ESPAÑA. 

El problema no se solucionará del todo con una Sala, porque los macrojuicios son varios y se pueden extender durante varios meses. La última pieza de Gürtel, por ejemplo, se estima que puede durar entre 9 meses y un año.

En esta ocasión se volverá a juzgar al 'conseguidor' del PP junto a su derecha, Pablo Crespo por presuntos delitos fiscales por los que la Fiscalía Anticorrupción les pide 77 años de prisión. Se trata de la última pieza de esta macrocausa de corrupción que quedaba en instrucción, a excepción de una parte de los conocidos como 'papeles de Bárcenas', que se reabrió en marzo de 2017 y que aún sigue investigándose. 

En la pieza principal de Gürtel se investigan, por un lado, los delitos contra la Hacienda pública que pudieran haber cometido Correa y Crespo con motivo de la ocultación de patrimonio, "en gran parte presuntamente procedente de actividades ilícitas investigadas en las piezas separadas", según señaló el instructor en el auto de procesamiento de los acusados; y por otro, la estrategia desarrollada por ambos de ocultación y blanqueo de los ingresos procedentes de dichas actividades.

A diferencia de la pieza de Boadilla, con vistas señaladas hasta el próximo mes de febrero, en la pieza principal de Gürtel el PP no se encuentra entre las personas jurídicas sentadas en el banquillo ni siquiera como partícipe a título lucrativo. 

Cuando el juicio por los delitos fiscales concluya y se dicte sentencia, la Audiencia Nacional dará por terminado el ciclo referido a una las tramas de corrupción en el PP más importantes que han llegado a los tribunales. El trabajo judicial comenzó en 2009 con las detenciones del cerebro de la organización, Francisco Correa y otros implicados, y el resultado de las pesquisas llegó al punto de costar la presidencia de Mariano Rajoy, después de que la sentencia sobre la primera etapa de las actividades de Gürtel (1999-5000) acreditara la existencia de una caja B en el partido.

Petición sin aún respuesta

La llamada de auxilio a la ministra Pilar Llop, que hasta ahora no ha tenido respuesta según las fuentes jurídicas consultadas por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, se hizo a instancias de la hasta entonces presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional Concepción Espejel, hoy magistrada del Tribunal Constitucional.

En dicha ocasión Espejel presentó un listado de asuntos entre los que está incluido el último juicio de Gürtel y que, por el gran número de implicados, no pueden celebrarse en las instalaciones disponibles, que son la sede junto a la calle Génova en Madrid ni tampoco en las abiertas en la cercana localidad de San Fernando de Henares. La petición se realizó Justicia a través de la Secretaría General para la Innovación y Calidad del Servicio Público de Justicia.

Otras causas en espera

Además de Gürtel, esperan espacio para poder ser juzgadas otras causas que previsiblemente superarán el centenar de asistentes, como es el que sentará en el banquillo a 15 acusados y 58 personas jurídicas, más una decena de partícipes a título lucrativo por el caso Nueva Rumasa. En esta causa se juzga el entramado empresarial urdido por José María Ruiz-Mateos años después de que el Estado le expropiara la antigua entidad en 1983.

Se busca también que Justicia proponga un lugar adecuado para juzgar a casi medio centenar de integrantes de los Ángeles del Infierno en Baleares; así como el juicio a los 'Los Miami', una macrocausa con 93 imputados por integrar una de las mayores organizaciones de tráfico de drogas que han operado en España. En este último caso se esperaba comenzar la vista el próximo mes de marzo, pero la falta de espacio puede retrasar las previsiones de la Sala.

Noticias relacionadas