AUDIENCIA NACIONAL

Las agendas de Villarejo delatan un plan para salvar a un supuesto colaborador del FBI

  • El comisario anotó en sus libretas las gestiones que habría realizado su compañero García Castaño para convencer al juez Garzón para que archivara una acusación

  • El empresario Clemente Marcet reactivó sus negocios con José Manuel Villarejo tras ser exonerado por la Fiscalía Antidroga y por la Audiencia Nacional

Las agendas de Villarejo delatan un plan para salvar a un supuesto colaborador del FBI

El Periódico de España

12
Se lee en minutos

Las agendas de José Manuel Villarejo de 2008 y 2009 desvelan un supuesto plan que ejecutó el clan policial para que la Audiencia Nacional archivara una causa contra un imputado por blanquear dinero del narcotráfico, que al mismo tiempo hacía negocios con el propio comisario. Las fuentes consultadas aseguran que José María Clemente Marcet se presentaba como colaborador de la policía española y del FBI, pero sin aportar pruebas.

En decenas de anotaciones, cuyo contenido ha sido analizado por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, Villarejo da cuenta de las maniobras que habría desarrollado en colaboración con el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Enrique García Castaño y el también comisario José Luis Olivera, para lograr que el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, promoviera el archivo del procedimiento contra el empresario catalán Clemente Marcet, que había sido condenado en Francia por blanquear dinero de la droga.

Precisamente la primera anotación relevante sobre estos hechos que aparece en las agendas que fueron descubiertas en un registro dirigido por el fiscal Ignacio Stampa la hizo el comisario el 20 de enero de 2008. Y en ella, junto a la palabra “Big”, en alusión al comisario García Castaño, conocido con el mote de “El Gordo”, escribe: “BG [Baltasar Garzón] ve positivo que Oli [José Luis Olivera] emita informe sobre Clon [Clemente Marcet] para cerrar el tema”. Este diario ha confirmado que Villarejo se refiere a su socio Clemente Marcet, de forma indistinta, con los apodos de “Bambi”, “Scorpy”, y “Clon”. A Baltasar Garzón, con las iniciales “BG”.

En 2008 Clemente Marcet estaba inmerso en dos causas en España: la primera vinculada a un narco gallego y la segunda por blanqueo de capitales del príncipe saudí Nayef bin Sultan bin Fawwaz Al-Shaalan. Esta última la instruía Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional.

Cinco años de cárcel

La Justicia francesa ya había condenado el 9 de mayo de 2005 al empresario catalán a cinco años de cárcel pese a su ausencia del juicio, -ya que no fue entregado por España a Francia, pero tampoco a Estados Unidos, que también juzgó los hechos-. En París fue considerado culpable de blanquear un alijo de 2.000 kilos de droga que había sido transportada en un avión propiedad del príncipe saudí, que había realizado el trayecto entre Caracas y París.

Las anotaciones muestran cómo García Castaño, amigo de Baltasar Garzón, con el que comparte comidas e incluso celebraciones de carácter familiar, promueve supuestamente el cierre de la causa contra el socio del comisario: “Insiste en que lo de Clon está resuelto”, redacta Villarejo en varias ocasiones, en referencia a una información que le facilita ‘El Gordo’. Después el comisario apunta que García Castaño “cree que BG va a citar a Clon”. También reflejó una llamada “para confirmar que después de unos días comenzaría la evolución positiva hacia Clon, por parte de BG”. En las siguientes páginas, siempre según el relato de Villarejo, ya se detecta esa evolución positiva: “Tiene buenas noticias de Clon”.

En las libretas aparece de forma reiterada un hombre identificado con el nombre de “Hermes”, pero que EL PERIÓDICO DE ESPAÑA no ha podido identificar de forma inequívoca. Fue presuntamente beneficiario de un 10% del negocio que tramaba el comisario, que se llevaría inicialmente un 45%, siendo el otro 45% para Clemente Marcet.

"Le llamaron de Fiscalía"

Hermes habría sido clave en la operativa para exonerar al socio de Villarejo, pues se habría encargado de mantener reuniones en Francia y en la Audiencia Nacional, en donde habría presentado “un escrito duro” que buscaba exonerar a Clemente Marcet. En una anotación más abajo, en alusión a Hermes, se puede leer: “Planteamiento general del tema Clon. Le llamaron de Fiscalía. El tema se pone en marcha”.

El 14 de marzo de 2008 el comisario García Castaño confirma a Villarejo una supuesta cita que se celebraría días después con Baltasar Garzón. Al mismo tiempo le reitera que lo de Clemente Marcet “va muy bien”. El 26 de marzo, Villarejo escribe que García Castaño le “confirma acuerdos con BG” e incluso una reunión entre los tres. El mismo día el imputado ya se muestra “muy contento” por “la evolución” de los hechos.

Javier Zaragoza rechaza haber colaborado

El 3 de abril Villarejo anota: "Llamó para comentar temas positivos de JZ (dice que puede ser positivo y ayudará a BG en el tema Clon aunque ahora entre ellos existe tensión). La cita con BG a partir del 10 de abril". El ahora fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza, que entonces estaba destinado en la Fiscalía Antidroga, ha rechazado haberse comprometido con García Castaño a ayudar a Garzón a liberar a Clemente Marcet: "Nunca hubo confianza. Ellos fantaseaban", ha recalcado a este diario.

Unos días después, el 10 de abril, Clemente Marcet asegura estar “un poco mosca con el último auto de Baltasar Garzón”. Hermes también “critica duramente el auto" del magistrado. "Dice que aunque no es malo, no soluciona los temas como prometió Big [García Castaño]. Propone reflexión y actuar después”. Este socio de Villarejo alude a la posibilidad de presentar “un escrito reivindicando la absolución de Clon. Quedamos en hablar con Big mañana”, redacta.

Las anotaciones manuscritas retoman el tema el 18 de abril de 2008, fecha en la que García Castaño asegura que “el lunes ve a BG y que todo irá bien. Propone hablar después para entrevista con Hermes”. Y un día después Villarejo resume en su agenda el contenido de su conversación con el exjefe de la UCAO: “Había comido con BG. Le digo que mañana”. “Insiste en que saldrá bien lo de Clon”, vuelve a anotar días después el comisario, a quien ‘El Gordo’ informa de que la causa del presunto blanqueador en Galicia se había arreglado, algo que dejó "muy contento" a Clemente Marcet.

"Petición de BG a cambio de resoluciones de Clon"

El 29 del mayo García Castaño ya garantizaba "que todo lo de Clon iba bien, y que había “llamado a Naef dándole las buenas noticias”, en referencia al príncipe Nayef bin Sultan bin Fawwaz Al-Shaalan, cuyo avión fue utilizado para transportar la droga aprehendida en Francia. El mismo día Villarejo escribe: "Hermes. Toque sobre petición de BG a cambio de resoluciones de Clon. Estaba muy preocupado". Baltasar Garzón no ha querido contestar a la pregunta de este diario sobre esta anotación.

Y cuatro días después, el 2 de junio, Villarejo vuelve a aludir por escrito a una conversación con García Castaño: “Sobre Clon dice que hoy escribe el tema BG”. El comisario da cuenta de su conversación con Naef: "Llamó para confirmar que hizo el contacto. Quedo en comentar resultados. Prometí enviarle el escrito de BG cuando esté”.

El 3 del junio de 2008 ‘El Gordo’ le volvía a llamar “para confirmar que mañana estará el primer escrito de Clon. También que según BG estuvo Hermes. Muy receptivo y colaborador”. Pero realmente pasaron dos días, porque el 5 de junio Villarejo redacta de forma manuscrita en su agenda: “Big llamó confirmando que ya estaba lo de Clon. Dice que lo verá hoy otra vez”. 

"Todo está OK para que Clon salga libre"

Al día siguiente Hermes informa de que todavía no había tenido acceso al auto: “No obstante tiene buena impresión y propone no presionar más y esperar”. No fue hasta el 9 de junio cuando García Castaño informa a Villarejo de que “todo está OK para que Clon salga libre”. Y como era de esperar el 17 de junio Clemente Marcet trasladó a Villarejo que estaba “muy contento y emocionado por el primer auto”.

Un día después, el 18 de junio, ‘El Gordo’ llamó al presunto cabecilla del clan policial “porque hoy comía con BG. Cree que lo de Clon se resolverá esta semana”. Y más abajo en la misma hoja de la agenda de 18 de junio se puede leer: “Volvió a llamar confirmando que lo de Clon estaba cerrado”.

El 23 de junio, de nuevo García Castaño explica que “estaba en un curso de verano con BG. Mañana BG se va a Colombia. Dice que está terminado el tema Clon. En los prox. días lo emitirá”.

El 28 de julio anota que Clemente Marcet está imputado en la denominada Operación Hidalgo. Sin embargo, no todo ese día fueron malas noticias, ya que escribió: “Desbloqueo de fianzas con BG”. Dos días después es informado por ‘El Gordo’ de que "lo de Clon estará la próxima semana”. Y en agosto, el día 7, García Castaño le “transmitió la preocupación” de Garzón, con el que acababa de comer: “Me pide lealtad hacia ellos y yo confirmo”. Meses después, el 17 de octubre de 2008, García Castaño llamó de nuevo a Villarejo para “confirmar que ya tenía el escrito de BG a favor de Naef. Hoy comía con BG y otros”.

La versión de la Fiscalía

Este periódico se ha puesto en contacto con la Fiscalía cuyo relato de los hechos indica que el 21 de mayo de 2008 la fiscalía remitió un informe al Juzgado de Baltasar Garzón pidiendo que se dejara sin efecto el procesamiento de varios de los investigados, porque ya habían sido condenados por las autoridades francesas.

El 11 de junio de 2008 el magistrado dictó un auto dejando sin efecto los procesamientos. Con fecha 7 de julio de 2008 dictó un auto de conclusión del sumario y elevación a la Sala, que acabó dictando un auto de sobreseimiento, lo que provocó el archivo de las actuaciones. La fiscalía antidroga rechazó facilitar a este diario el citado informe de una fiscal, cuya identidad no ha sido facilitada.

Auto de la Sala de lo Penal sobre Clemente Marcet

/ EPE

EL PERIÓDICO DE ESPAÑA ha podido comprobar que fue el 19 de febrero de 2009 cuando la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decretó el sobreseimiento provisional de la causa contra Clemente Marcet por un delito contra la salud pública. Y lo hizo después de que Garzón dictara el 23 de octubre de 2008 un auto de conclusión de las actuaciones, en el que proponía el procesamiento del socio de Villarejo, pero también de Mario Oller y Mustapha Djaoudi.

Los negocios con Villarejo

Pero mientras se producían las supuestas maniobras que se reflejan en las agendas para librar al socio de Villarejo, otras anotaciones dan cuenta de la “evolución de los negocios” entre el comisario, Clemente Marcet y “Hermes”. “Todo lo ponía Clon y el resto (después de deducir) se repetirá así. Al no poner nada no se pedirán explicaciones, por las deducciones, pagos opacos….. Al cambiar las reglas de juego unilateralmente hay que volver a consensuar las cosas y los repartos: 45 para él, 40 para mi y 15 para Hermes”, completa una anotación de 6 de marzo de 2008.

Sin embargo, el reparto final sería del 45% para Clon y Villarejo, y del 10% para Hermes, que se acabó enfadando porque su parte se había reducido un 5%. Los negocios consistían en la compra de un hotel, un aparcamiento y un inmueble que tenían una valoración superior a tres millones de euros. Justo después de saber que iba a librarse de la acusación y que recuperaría su fianza, Clemente Marcet propone “pagar 600 ahora en 10 días y 400 en 15 días y dejar 200 para el año próximo”.

El 25 de noviembre de 2008 Villarejo anota: “Reunión muy tensa por impago. Se cierra el traspaso de piso donde vive y opción de recompra en dos años”. “También firmó la escritura de dación en pago”. “Cree que puede vender por 3,3 su piso”. 

Un crédito de 1,2 millones

Un informe de la Policía confirma las anotaciones del comisario. Según este oficio Villarejo firmó el 3 de diciembre de 2008 una cesión de crédito de 1,2 millones, cuya deudora era una sociedad representada por Clemente Marcet.

El reconocimiento de deuda acabaría favoreciendo a la firma Cenyt Parking SL, representada por Rafael Redondo, el principal socio del comisario. El 1 de diciembre de 2009 Villarejo renunciaba a cobrar 943.780 euros que previamente le había entregado a cambio de una opción de compra de un inmueble en Barcelona.

Anticorrupción investiga si Villarejo ayudó a Clemente Marcet a blanquear 3,1 millones de dólares, según consta en un informe firmado por los fiscales Miguel Serrano e Ignacio Stampa el 7 de septiembre de 2018. Este empresario catalán fue arrestado en España en otras dos ocasiones. La primera vez en 2003, por una extradición; y la segunda el 24 de mayo de 2018 tras ser condenado en la Audiencia Nacional.

Garzón no responde a las preguntas

Esta redacción se ha dirigido a todos los protagonistas del relato, algunos de los cuales han asegurado que Clemente Marcet era un colaborador de la Policía española y del FBI. Baltasar Garzón ha declinado explicar el contenido de las agendas de Villarejo y su supuesta participación en los hechos relatados por el comisario.

Sin embargo, sí ha dado su opinión sobre las preguntas enviadas por este diario, relativas a las anotaciones de las agendas de Villarejo: “Hay cuestiones que exceden de mi labor como instructor, otras irrelevantes, otras que son claramente inexactas y otras que desconozco”. No obstante, el exmagistrado sí relató en una respuesta dirigida al diario digital 'Vozpópuli' que los hechos aluden a "supuestos de información de carácter confidencial sobre la que pesa el más absoluto deber de secreto”.

Otro indicio que parece apuntar a la supuesta colaboración policial del empresario catalán se encuentra en un oficio del caso del Pequeño Nicolás, que pone de manifiesto que en junio de 2007 Villarejo y García Castaño realizaron un viaje a Arabia Saudí junto a Clemente Marcet y altos cargos de la Dirección General de la Policía bajo el Gobierno socialista, con Alfredo Pérez Rubalcaba de ministro del Interior. Este diario no ha conseguido recabar la versión de Clemente Marcet tras enviar varias preguntas sobre las agendas de Villarejo a su abogado Javier Gómez Bermúdez.

* Fe de errores

En la primera edición de esta información se aludía a los presuntos vínculos de José María Clemente Marcet con la CIA cuando en realidad sus supuestas colaboraciones eran con el FBI, tal y como consta en anotaciones posteriores de las agendas de Villarejo.

Noticias relacionadas