MONEDAS DE COLECCIÓN

Este es el billete de 1.000 pesetas que vale 30.000 euros

Las pesetas no están en circulación desde hace décadas, pero algunas pueden valer cientos de miles de euros en la actualidad

La moneda de 2€ que vale 2.000€. Corre, mira tú cartera

La moneda de 1 céntimo más buscada por los coleccionistas puede valer 50.000 euros

Hay billetes de 1.000 pesetas que pueden valer hasta 30.000 euros

PI Studio

H.G.

La peseta era la moneda de curso legal en España antes de que se adoptara el euro en 2001. Desde entonces, la peseta ya no es una moneda en circulación, por lo que no tiene un valor oficial, pero algunas de ellas se han revalorizado como pieza de coleccionismo numismático.

El plazo para canjear pesetas por euros finalizó el 30 de junio de 2021. A dicha fecha, quedaban sin cambiar billetes y monedas que suponían el 3,2% del valor de la antigua moneda, es decir, el equivalente a 1.575 millones de euros. De dicha cifra, 793 millones corresponden a billetes y 782 millones a monedas, lo que representa el 1,7% y el 31%, respectivamente, del importe en circulación en el momento de la introducción del euro.

La mayoría de gente que se ha quedado con ellas lo ha hecho por nostalgia o por simple desconocimiento. Sin embargo, para los expertos de la numismática, algunas monedas pueden llegar a valer miles de euros. Depende del tipo de moneda, de su antigüedad o de su valor histórico. Si tienes la suerte de contar en tu haber con algunas de estas piezas que se rifan los expertos, podrías hacerte con un buen dinero.

Pesetas que valen cientos y miles de euros

El caso paradigmático es el de una moneda que se acuñó en el año 1870 con un valor de 100 pesetas de oro. Se trata de una pieza "rara", ya que solo se conocen 12 de ellas, según explica el portal de numismática 'Coleccionistas de monedas'. Solo 6 ejemplares están en manos privadas, mientras que las otras 6 están en la colección de la Fábrica de Moneda y Timbre de España (FNMT). Su precio puede llegar perfectamente los 250.000 euros por ejemplares sin circular y con estado de conservación excelente.

Otro ejemplo, si bien algo más moderado, es el del billete de 1.000 pesetas del año 1982, del que existen muy pocos ejemplares porque tuvo una baja tirada en su día. Este ejemplar ha llegado a alcanzar un precio de 30.000 euros en una subasta.

También alcanzan cifras de varios dígitos las subastas relacionadas con el billete de 1.000 pesetas del año 1886, una pieza por el que se han llegado a pagar entre 15.000 y 20.000 euros debido a un error de acuñación.

Lejos de estos ejemplos, aunque todavía de gran valor, es el billete de 10 pesetas, emitido en Burgos el 21 noviembre 1936, que se vende en mirocoleccionismo.es, la web de peritaje y tasación especializada, por 1.300 euros. 

Asimismo, existen otros ejemplares más comunes por los que también se pueden llegar a ganar cifras de cientos de euros, en función de su rareza, como la moneda de 2 pesetas de Alfonso XIII de 1894, por la que se pagan 400 euros.