SEGURIDAD

Madrid destinará un mínimo de 1.200 policías municipales a cubrir la cumbre de la OTAN

Dos agentes de la Policía Municipal de Madrid.

Dos agentes de la Policía Municipal de Madrid. / Europa Press

3
Se lee en minutos

El área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid se encuentra ultimando el dispositivo para celebración de la cumbre de la OTAN en la capital los días 29 y 30 de junio, del que formarán parte "al menos 2.000 efectivos municipales", de ellos "no menos de 1.200 policías municipales".

Ha dado a conocer estos datos la delegada del área, Inmaculada Sanz, en rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, donde ha detallado que este viernes tendrá lugar "una reunión muy importante" en el Ministerio del Interior en la que "se van a concretar aspectos muy importantes".

"Durante los días que dura la cumbre, habrá al menos 2.000 efectivos municipales, de ellos no menos de 1.200 policías municipales... el resto serán bomberos, personal del Samur, técnicos de Madrid Salud que se encargarán de controles de alimentación, agua de consumo", ha señalado a continuación.

Se trata, ha precisado, de "cifras provisionales" porque "hay que ajustar esos dispositivos en función de las delegaciones y los ajustes hasta el último momento", ya que se están produciendo "cambios en las delegaciones que vienen, o cambios".

Sanz ha indicado que "por supuesto la presencia del presidente de Ucrania (Volodímir Zelenski) influiría en la seguridad". "Ahí estaríamos a lo que se nos trasladara para ayudarles en la medida de lo posible", ha apuntado. Ha reiterado que "va a haber afecciones importantes a la movilidad en la ciudad", si bien se trata de "un evento que sin duda merece mucho la pena para Madrid".

La Cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid supondrá un despliegue sin precedentes tanto en seguridad como en presencia de líderes internacionales en España y restricciones a la movilidad en la capital, con cortes de tráfico y alteraciones en el transporte público.

España lleva meses trabajando en coordinación con la OTAN para la preparación de la Cumbre, que se celebra en un complejo contexto internacional con la guerra de Ucrania, los planes de adhesión de Finlandia y Suecia y la decisión de la Alianza de aprobar en Madrid un nuevo Concepto Estratégico que marque su camino para los próximos diez años.

En total, se espera la participación de entre 40 y 50 delegaciones internacionales a nivel de jefes de Estado y de Gobierno. Entre ellas estarán la del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, los 30 países aliados, cuatro países de Asia-Pacífico invitados (Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur), otros cuatro países miembros de la Unión Europea pero no de la Alianza, así como los titulares de la Comisión Europea y el Consejo Europeo.

40 AÑOS DE ESPAÑA EN LA OTAN

El 30 de mayo de 1982 España se convirtió en el miembro número 16 de la OTAN. Cuatro décadas después, la Alianza Atlántica ha duplicado sus miembros y España se ha convertido en uno de sus socios más comprometidos, participando en todas sus misiones, lo que le hizo merecedora de albergar los próximos 29 y 30 de junio la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

Mucho ha cambiado la España que entonces entraba en esta alianza defensiva con la actual, si bien en el Gobierno atribuyen en gran medida a la pertenencia a la OTAN el país moderno que ahora somos. La adhesión se produjo cuando la democracia aún se estaba consolidando y fue un elemento que permitió acelerar la entrada en lo que entonces era la Comunidad Económica Europea (CEE), antecesora de la UE, que se produjo el 1 de enero de 1986, recuerdan desde Moncloa.

El proceso de adhesión a la OTAN fue bastante rápido. La propuesta la planteó el presidente Leopoldo Calvo Sotelo en su discurso de investidura el 25 de febrero de 1981 y pese al rechazo de algunas fuerzas políticas, con el PSOE como principal abanderado, el 2 de diciembre de ese mismo año se formuló la solicitud.

Noticias relacionadas