CRÍMENES

Ucrania denuncia violaciones a niñas y adolescentes en las zonas ocupadas

La Defensora del Pueblo ucraniana relató este lunes la violación durante semanas de 25 niñas y adolescentes, de entre 11 y 14 años, en un sótano de la localidad de Bucha

Ucrania denuncia violaciones a niñas y adolescentes en las zonas ocupadas
3
Se lee en minutos

Ucrania todavía rata de asumir el horror de lo ocurrido en Bucha. Tras las imágenes de cadáveres tirados por las calles y cuerpos inertes con las manos atadas a la espalda, ha salido a la luz el caso de más de una veintena de niñas y adolescentes violadas constantemente durante semanas por los soldados rusos.

La Defensora del Pueblo ucraniana, Liudmila Denisova, relató este lunes al medio The New York Times la violación de 25 niñas y adolescentes, de entre 11 y 14 años en un sótano de la localidad de Bucha. Según sus mismas declaraciones, nueve de ellas han quedado embarazadas.

"Los soldados rusos les dijeron que las violarían de tal manera que no querrían tener relaciones sexuales con ningún hombre, para evitar que tengan hijos ucranianos", ha agregado. El alcalde de Bucha, Anatolii Fedoruk, lo ha confirmado este martes pero ha asegurado que no desvelarán más detalles para proteger su identidad.

La violación como arma de guerra es una afirmación de poder y dominación. Una estrategia para someter al enemigo a través de las mujeres, de hacerle huir de sus tierras, de avergonzarlo. Es un arma barata y efectiva y deja tras de sí un reguero de consecuencias, físicas y psicológicas, tanto a las víctimas como a su entorno.

En una guerra en la que la brutalidad se está convirtiendo en la tónica general, el caso de estas niñas ha devuelto al primer plano la realidad de muchas mujeres que permanecen atrapadas en Ucrania.

"Documentamos minuciosamente cada atrocidad, cada crimen. Hemos creado un archivo especial en línea de estos crímenes para que el mundo conozca la verdad y para que los rusos rindan cuentas por cada gota de sangre ucraniana que derraman", señaló el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, en un comunicado. Además de estas niñas, agregó, decenas de mujeres y niños han sido violados y asesinados.

El miércoles pasado, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, acusó a las fuerzas invasoras de perpetrar "cientos de violaciones" a mujeres y también niñas: "Se han registrado cientos de casos de violación, incluidos los de niñas menores de edad y niños muy pequeños. ¡Incluso un bebé!".

El trabajo de las oenegés

La agencia de la ONU dedicada a las mujeres y oenegés como Human Rights Watch se han hecho eco de los casos comprobados o denuncias de agresión sexual por parte de militares rusos. La filial ucraniana de la oenegé La Strada, que defiende los derechos de las mujeres, recibió hasta el momento en su número verde "llamados concernientes a siete casos de violación de mujeres y niños ucranianos por parte de ocupantes rusos", declaró por teléfono a la AFP una responsable de la organización, Aliona Kryvuliak. Pero temen que la realidad es muy superior.

Muchos casos, de los que jamás se sabrá con exactitud lo ocurrido, se conocen a través de los cuerpos abandonados en las carreteras o enterrados en las fosas comunes. Un ejemplo es el de la escalofriante imagen tomada por el fotógrafo Mikhail Palinchak en una carretera a 20 kilómetros de Kiev.

En la instantánea, bajo una manta aparecían apilados los cadáveres de un hombre y varias mujeres. Ellas estaban desnudas y sus cuerpos habían sido en parte quemados, según el fotógrafo. Difícilmente habrá forma de comprobar lo que les ocurrió, y como ellas, cientos de mujeres habrán sufrido sin poder jamás contar lo ocurrido ni señalar a sus violadores.

La fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, aseguró este martes que, con su investigación tras la invasión rusa, tiene información de que "se están cometiendo o se han cometido" presuntos crímenes de guerra en alrededor de "6.000 lugares" en territorio ucraniano. La fiscal general explicó que está haciendo "todo lo posible" por recopilar las pruebas de las violaciones del derecho humanitario que se están cometiendo en Ucrania desde finales de febrero y mostró su esperanza en que "los criminales de guerra puedan ser llevados ante la Justicia" con ayuda internacional.

En su línea habitual, el Ministerio de Defensa de Rusia ha negado todas las acusaciones, que considera un intento de Washington de difundir información falsa por motivos propagandísticos. “Estados Unidos, que tiene muchos años de experiencia en organizar provocaciones con víctimas humanas, continúa su campaña para crear y promover pruebas falsas”, ha señalado.

Noticias relacionadas