ARAGÓN

Belchite será un lugar pionero de memoria histórica en España

El Gobierno central y la DGA colaboran en la puesta en marcha de un proyecto, financiado con 7 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado, que comenzará con un concurso de ideas para promover un "lugar de paz" en el pueblo viejo respetando su esencia

Belchite será un lugar pionero de memoria histórica en España
3
Se lee en minutos
Laura Carnicero

El pueblo viejo de Belchite será un lugar pionero de memoria democrática en España. El Gobierno central, a través de los ministerios de Presidencia y Transportes, y el Gobierno de Aragón, desde el Departamento de Educación y la dirección general de Patrimonio, trabajan conjuntamente para hacer del campo de batalla de la guerra civil que fue Belchite un espacio de paz y memoria.

El primer paso para lograrlo se dará en 2022, con la puesta en marcha de un proceso participativo con el ayuntamiento de la localidad, la Comarca Campo de Belchite y las asociaciones memorialistas de la zona y vecinos en el primer cuatrimestre del año, que continuará en el segundo cuatrimestre con el lanzamiento de un concurso internacional de ideas para actuar en Belchite y, respetando siempre su esencia, convertirlo en lugar de memoria.

Este jueves, la directora general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Marisancho Menjón, se ha reunido en el departamento con el director general de agenda urbana y arquitectura del ministerio de Transportes, Iñaki Carnicero, y con el director general de Memoria Democrática del Ministerio de Presidencia, Diego Blázquez, para iniciar el proyecto que por primera vez en España une a varias instituciones para crear un lugar de memoria. A lo largo del día, visitarán Belchite y se reunirán con su alcalde y representantes comarcales.

"La recuperación y reconversión de Belchite en un lugar de memoria se va a poder hacer gracias a la actuación coordinada de dos ministerios, el de Presidencia y el de Movilidad y Transportes, y el Gobierno de Aragón, a través de la aportación de fondos del ministerio de Movilidad", ha indicado Menjón.

Carnicero ha añadido que la intención es lanzar un concurso de ideas, primero con un proceso participativo para "dar voz a la gente sobre cómo intervenir en Belchite y convertirlo en un lugar de memoria democrática". En los siguientes años, a partir de 2023, la voluntad es iniciar la actuación que salga elegida del proceso participativo.

Visita al Belchite viejo.

/

"Belchite se está desmoronando"

Aunque desde los ministerios han declinado poner algún ejemplo de referentes que podrían inspirar la actuación en Belchite, Carnicero sí ha concretado que la intervención incluirá, necesariamente, la "consolidación de lo existente".

"Ahora mismo Belchite se está desmoronando y tiene que parar ese proceso de degradación. Por otro lado, hay que dar voz a distintos profesionales, artistas, ingenieros, arquitectos, que sean capaces de ofrecer respuestas de cómo hacer nuevas lecturas sobre el lugar y subvertiendo el pasado negativo del lugar". Por ahora, no se ha concretado qué parte de los 7 millones presupuestados a nivel plurianual se destinará en 2022.

Tampoco se ha definido cuál será el modelo preferente para la transformación de Belchite. "No queremos imponer ningún tipo de decisión, sino confiar en el proceso participativo y contar con cuantas más voces mejor, y abrirlo incluso al panorama internacional fijándonos en ejemplos de otros municipios que también sufrieron la misma historia de Belchite", señaló Carnicero.

"Si queremos dar una lectura alternativa, tiene que tener el elemento básico de la democracia es la participación. El primer elemento es reflexionar entre todos en la necesaria conservación del patrimonio, la rehabilitación y la elaboración de un discurso que sirva para que Belchite sea un lugar de memoria democrática. Después del diálogo, se tomarán las decisiones", explicó el director general de Memoria Democrática, Diego Blázquez.

La intervención, ha subrayado Menjón, se hará "desde el máximo respeto a lo que significa y a lo que es Belchite para los aragoneses", aunque la intervención llevará aparejada la conversión en "un lugar de memoria más allá de lo que ha sido el discurso tradicional y convertirse en un lugar de paz".

"Un desafío de país"

"Es un desafío de país por la dimensión internacional que tiene en la profundización de la cultura de paz y de los derechos humanos y lo importante es que ya está en marcha", señaló Blázquez, que ensalzó que se escuchará a las entidades memorialistas y de protección del patrimonio. Todavía está por decidir cuál será la cuantía de los premios del concurso de ideas, pero la pretensión del Ejecutivo central es "atraer el máximo interés y prestigio y las mejores ideas para que sean unos premios interesantes".

Por ahora, han manifestado, no hay ninguna estructura del pueblo viejo en riesgo extremo. La directora general ha señalado que "siempre se actúa cuando hay un elemento que peligra para evitar que los más destacados vayan a desaparecer".

Noticias relacionadas