GALICIA

Las peluquerías buscan la forma de recortar el IVA para poner freno al cierre de negocios

  • “Iba a ser algo temporal y sector lo asumió, sin apenas repercutir este aumento en los precios, pero a día de hoy seguimos igual”, critican sobre la subida del impuesto que aplicó Rajoy en 2021

  • "Éramos esenciales durante la pandemia, pero ya no parece que lo seamos, ya no se acuerdan de nosotros", lamentan desde el sector

Un peluquero corta el pelo a una clienta. EFE/EPA/LUKAS BARTH-TUTTAS/Archivo

Un peluquero corta el pelo a una clienta. EFE/EPA/LUKAS BARTH-TUTTAS/Archivo

3
Se lee en minutos
Vanesa Vázquez

Con pequeñas empresas, micropymes que poco a poco se van achicando hasta desaparecer. Hace unos tres años el sector de la imagen personal en Vigo –con peluquerías, barberías y centros de estética–aglutinaba a unos 700 establecimientos y hoy en día no llegan a 500. Paralelamente, si entonces había 2.100 personas trabajando tijeras en mano, con una media de tres personas por negocio, hoy día no llegan a 750 en total, con la mitad de personal de media.

El origen de esta auténtica crisis del sector de la imagen personal hay que buscarlo en 2012 cuando el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó una subida en el IVA.

Hasta entonces las peluquerías tributaban con un tipo reducido del 8%, que luego subió al 10%, pero con la crisis de hace casi diez años se decidió subir al 21%, como una medida transitoria.

“Iba a ser algo temporal y sector lo asumió, sin apenas repercutir este aumento en los precios, pero a día de hoy seguimos igual”, lamenta Josefa Alonso, peluquera de Vigo y una de las coordinadoras locales de la plataforma nacional Creer en Nosotros.

Alonso explica que, pese al impacto, siguieron hacia adelante con mucho esfuerzo pero cuando estaban levantando cabeza llegó la pandemia y desde entonces la caída de la facturación ha sido brutal. “Fue la gota que colmó el vaso”, dice. Los primeros meses de pandemia, aún sin vacunas, las cifras de clientes cayeron en picado. Pero a día de hoy el sector no ha podido recuperar la carga de trabajo, con menos cenas, bodas y eventos en general que justifiquen más visitas a las peluquerías o centros de estética.

“Nosotros somos apolíticos. Me da igual qué partido nos lo devuelva, pero necesitamos que nos vuelvan a bajar el IVA”, reclama Josefa.

“Éramos esenciales durante la pandemia, pero ya no parece que lo seamos, ya no se acuerdan de nosotras”, lamenta Sonia Guisande, que también está al frente de la plataforma creada en Vigo.

Guisande alerta de que si no atienden sus demandas y siguen sin rebajar el tipo impositivo se va a disparar la economía sumergida, porque “tendremos que ir a las casas de los clientes a trabajar”.

Las peluqueras llevan ya tiempo con esta lucha, pero en el último año y medio las protestas se han intensificado. Ayer Vigo se unió a ciudades como Gijón, Lugo y Burgos y vivió un encierro nocturno en el Centro Rosa Figueiras de la calle Elduayen, adonde llegaron compañeras y compañeros de toda la provincia para respaldar la protesta. “El gobierno dice que ayuda a la mujer pero no lo está haciendo. Estamos indignada y cabreadas”, afirma la peluquera Sonia Guisande.

“El 30% de los establecimientos ha cerrado y la recaudación media pudo caer hasta un 45% en los últimos años. Somos un sector con una temporalidad muy baja, ya que el 85% de nuestro personal es fijo, pero cada vez somos menos”. Jesús Saiz, presidente de la Federación de Empresarios de Peluquería y Estética de Galicia alerta de que si no consiguen revertir esta situación, se verán abocado al cierre el 50% de los negocios que quedan abiertos.

“Le han bajado el IVA a los toros pero a nosotros no”, lamenta Saiz, que entre sus servicios ofrece prótesis capilares oncológicas y “no parece lógico que estos servicios no tengan un IVA reducido”. El peluquero, que forma parte de la Confederación Española de la Imagen, alerta de que el sector está “asfixiado” y ante la bajada de la actividad por el COVID-19 “mucha gente está bajando los precios, pero esa no es la solución” porque al final las cuentas siguen sin cuadrar. “La gente está muy cabreada y puedo asegurar que ningún peluquero de España va a votar al partido socialista si continúan con el veto”, asegura.

Apoyo político

Las protestas que están teniendo lugar por toda la geografía española estas últimas semanas tienen lugar en la recta final de las negociaciones parlamentarias de los Presupuestos Generales del Estado.

Según denuncia el sector, el Gobierno de coalición de PSOE y Podemos vetó las enmiendas parciales presentadas por PP, Ciudadanos, ERC, PNV, BNG, Más País y Compromís a los presupuestos en las que se pedía la restitución de su IVA reducido, del 21% actual al 10%. Ante este hecho y bajo el lema 'Rebelión de las tijeras rotas' comenzaron una serie de concentraciones y protestas incluidas protestas frente al Congreso de los Diputados coincidiendo con la votación de las enmiendas de los PGE.

Según los cálculos de la plataforma nacional, entre 2012 (cuando subió el IVA) y 2019 cerraron el 40% de las peluquerías, barberías y centros de estética de España.

Noticias relacionadas