FÚTBOL

La Superliga europea y la danesa se dan dos años para negociar el uso de la marca

Joan Laporta y Florentino Pérez se saludan antes del último Barcelona-Real Madrid disputado en el Camp Nou.

Joan Laporta y Florentino Pérez se saludan antes del último Barcelona-Real Madrid disputado en el Camp Nou. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos

El proyecto de Superliga europea que lideran Real Madrid, Barcelona y Juventus y la Superligaen danesa han acordado concederse un plazo de dos años para negociar el uso de la marca Superliga. Este acuerdo se ha producido apenas dos días antes de que expirara el plazo ordinario de dos meses para que ambas partes pudieran alcanzar un acuerdo que frenara el procedimiento de reclamación interpuesto por la liga de Dinamarca.

Como adelantó el 28 de octubre EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, la principal competición de clubes de Dinamarca se rebeló ante la pretensión del proyecto que encabeza Florentino Pérez de registrar la marca The Super League. Entendían los mandatarios del fútbol danés que ese término entraba en colisión con el de Superliga, denominación que utiliza la primera división del país escandinavo desde el año 2010.

Su reacción fue interponer un proceso de oposición ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europa (EUIPO), en la que la competición europea había iniciado los trámites para el registro de la marca The Super League, el pasado 16 de abril. Esgrimía Superligaen que la similitud semántica y visual de las dos marcas induce a la confusión de sus clientes y que la nueva competición podría aprovecharse de su marca o, al contrario, dañar su prestigio.

Cambio legal

Ante este movimiento que podía impedir el uso continental del término Superliga, Real Madrid, Barcelona y Juventus acordaron cambiar a sus representantes legales ante la EUIPO, pasando del despacho Clifford Chance a Isern Patentes y Marcas, especializado en litigios relativos a la propiedad intelectual.

Una vez admitida a trámite la oposición formulada por Superligaen, la EUIPO abrió durante dos meses el llamado periodo de "enfriamiento", un lapso de tiempo destinado a que las dos partes litigantes puedan ponerse de acuerdo y suspender así el procedimiento. Dicho periodo expiraba este domingo y tras él se abría automáticamente el proceso por el que EUIPO entraría al fondo de la cuestión para solventar la disputa.

22 meses más

Sin embargo, este viernes, The Super League y Superligaen enviaron a la EUIPO un documento firmado por los representantes legales de las dos partes en el que solicitaban la ampliación del plazo para alcanzar un acuerdo. Según determinan los procedimientos de la agencia europea, el envío de este documento implica la concesión automática de otros 22 meses para que las partes pacten un acuerdo definitivo, hasta el 7 de septiembre de 2023.

Ahora bien, cualquiera de las dos partes puede solicitar en cualquier momento y de manera unilateral el final anticipado de este periodo de tregua negociadora. Es decir, el proceso no tiene por qué alargarse hasta septiembre de 2023 y, de hecho, lo más probable es que no lo haga. Una vez rota la tregua, no podría volver a retomarse en el futuro y sería la EUIPO la que tendría que resolver la disputa.

Indemnización

¿Pero por qué se ha llegado a esta situación? Porque lo que la Superligaen danesa busca no es impedir que The Super League utilice la marca, sino obtener una recompensa o indemnización económica por no oponerse a que lo haga. En caso contrario, se habría sumergido de lleno en un litigio en el que, según expertos en la materia consultados por este diario, tenía las de ganar. Ahora la duda que resta por resolver es hasta dónde están dispuestos a llegar económicamente Real Madrid, Barcelona y Juventus para seguir llamando Superliga a su Superliga.

Noticias relacionadas