LA VIDA CONTIGO

Casi 4 euros de diferencia por el mismo litro de aceite y otras brechas entre el 'súper' más caro y el más barato

  • El Sánchez Romero de Arturo Soria es el supermercado en el que la cesta de la compra cuesta más y el hipermercado Alcampo de Vallecas, el más económico de Madrid, según la OCU

  • Entre ambos hay una diferencia en la compra de hasta el 70%

6
Se lee en minutos

Al supermercado más caro y al más barato de Madrid sólo los separan ocho kilómetros. El primero se ubica en una zona de oficinas, en la calle Arturo Soria, en el estrecho distrito de Ciudad Lineal. El segundo se edificó entre el Cerro del Tío Pío y el estadio del Rayo Vallecano. La cesta de la compra entre ambos difiere en casi todos los productos, incluso si, en lugar de comparar uno de marca blanca con un bien premium, se evalúa el mismo artículo. Un paquete de seis rollos de papel higiénico Scotex Sensitive, presente en ambos súper, cuesta 85 céntimos más en el establecimiento de alta gama o cuatro yogures naturales de Danone, 19 céntimos más.

Entre los productos que ha analizado EL PERIÓDICO DE ESPAÑA en una visita a ambos establecimientos, la disparidad más importante se encuentra en el litro de aceite de oliva virgen extra de Hojiblanca. En Sánchez Romero lo venden a 8,44 euros el litro (la garrafa de tres litros vale 25,34 euros) y en el Alcampo, a 4,75 euros (23,75 euros por una botella de cinco litros).

A los barrios en los que se encuentran estos establecimientos también les aleja el poder adquisitivo de sus habitantes. La renta neta media por persona en la sección poblacional en la que se ubica el Hipermercado Alcampo de Monteleón asciende a 10.905,08 euros anuales, mientras que la de la zona en la que se instaló el Supermercado Sánchez Romero triplica esta cifra, con 31.670,39 euros al año, según el Atlas de Distribución de Renta de los Hogares de 2020.

La Organización de Consumidores y Usuarios elaboró recientemente el Estudio OCU de supermercados 2022, en el que analizaba una cesta de la compra compuesta por 239 alimentos frescos, de marcas líderes y de marca blanca, según el peso que estima el INE para cada categoría, entre 1.180 supermercados e hipermercados. El más caro, de Madrid y de toda España, era el citado Sánchez Romero. El más económico de la región, el Alcampo de Monteleón. Entre ellos, la diferencia de precios llegaba al 70%, y es aún más llamativa si se compara con el más barato de España, el Hipermercado Alcampo de Coia, Vigo, la desigualdad es de un 84%.

El Alcampo de Vallecas, el más antiguo de Madrid, que cumplió en julio 40 años abierto, no se presenta en absoluto como un lugar precario. Todos los estantes están llenos y perfectamente colocados. Durante las mañanas, el personal del hipermercado se reparte entre todos los pasillos de la superficie, las zonas de pescadería, carnicería, frutería, charcutería y panadería, así como en las cajas. La luz, blanca y brillante, sí que cambia entre el súper más caro y el más barato de la capital. En Sánchez Romero es cálida, con puntos de iluminación cuidadosamente seleccionados y rebota sobre los letreros de madera que orientan a los clientes.

Los asiduos de cada comercio también muestran variaciones. Cada mañana, el Alcampo de Monteleón recibe a parejas de jubilados, a ancianos acompañados por sus cuidadores, muchos de ellos con mascarilla aún en esta desescalada, y algún que otro joven que se deja caer por allí. En la zona central de Ciudad Lineal, quienes entran a Sánchez Romero por el acceso al centro comercial en el que se esconde suelen lucir melenas rubias platino. La afluencia en uno y en otro, de nuevo, es notable. Al sureste de la M-30, el ruido lo invade todo. Los carros, las conversaciones, los correteos de los pocos niños que esa mañana no han acudido al colegio y los pitidos de las cajas dan vida a ese espacio mayoritariamente blanco. En Arturo Soria, reinan el silencio, las voces calmadas y un hilo musical navideño suave.

Sección de Frutería del Supermercado Sánchez Romero de Arturo Soria.

/ SÁNCHEZ ROMERO

En Sánchez Romero, el personal incluso ayuda a los clientes a elegir las mejores frutas de las barquetas de madera y a introducirlas en las bolsas de papel. Desde que el grupo El Corte Inglés compró esta cadena de supermercados en julio de 2021, estos establecimientos "han perdido un poco la magia". "Los trabajadores están menos especializados. Antes sólo teníamos una función, ahora hacemos de todo", confiesa uno de los empleados. Este periódico ha intentado contactar con Sánchez Romero y El Corte Inglés para conseguir una valoración sin éxito.

"No miran el precio"

Pero la disparidad más notable son los comentarios. A pesar de que es posible que los vecinos de Vallecas no encuentren los productos que necesitan a menor coste en otro lugar y aunque la variedad de gamas del mismo tipo de artículos sea especialmente amplia -tanto como para elegir entre varias marcas caras y alguna blanca-, los parroquianos lanzan casi de forma automática: "Qué caro". En Sánchez Romero, el supermercado más caro en las cestas económica, de marca y de frescos de la OCU, los clientes "no miran el precio", desliza uno de los trabajadores de Arturo Soria.

El súper más barato de Madrid es un lugar de peregrinaje para quienes quieren recortar en los gastos más pequeños. Una de las compradoras de Alcampo revisa su cuenta al cruzar la caja. "Yo vengo aquí sabiendo que es el más barato. Si voy a otros, todo sube 10 o 20 céntimos más", señala. "Llevamos años siendo los más baratos. Es nuestra política comercial", expresan desde Alcampo.

En España hay un establecimiento de distribución alimentaria por cada 1.887 habitantes. Por ello, "la gran mayoría de los consumidores, vivan donde vivan, tiene muy cerca de sus casas varios establecimientos de alimentación donde hacer una compra completa y adaptada a sus necesidades en cuanto a surtido, precio o proximidad", lo que convierte al nuestro en un país altamente competitivo en este aspecto, explican fuentes de Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS).

No obstante, en nuestro país hay una menor concentración empresarial respecto a otros países del entorno. De esta manera, se pueden expandir distintos formatos de establecimientos, de hipermercados y supermercados a autoservicios y tiendas especializadas, con diferentes servicios y experiencias de compra, que, según ASEDAS, "pueden influir también en los precios que se ofrecen al consumidor".

La mayor subida de precios

El incremento de precios que ha detectado la OCU en su estudio de 2022 es el más alto desde que se empezaron a hacer estos informes, hace 34 años. Los productos que componen la cesta de la organización se han incrementado en un 15,2% y se trata de una subida generalizada, ya que afecta al 95% de los 239 artículos de este carro.

Noticias relacionadas

A pesar de que todas las cadenas de distribución de alimentos han encarecido sus productos, los establecimientos del Grupo Dia y Mercadona han mostrado los picos más altos de subida de precio: Dia & Go (17,1% de crecimiento) La plaza de Dia (16,2%), Dia (15,2%), así como el 16,2% de los supermercados de la cadena presidida por Juan Roig. Alimerka (8,4%) Carrefour Express (8,5%) y BM Urban (8,8%), en cambio, son los que menos suben.

No obstante, desde ASEDAS indican que los factores de alta competitividad y baja concentración contribuyen a mantener los precios generales de alimentación en España por debajo de la media europea.