Sin rastro desde el 22 de febrero de 2003

Una discusión con su pareja, una nota y una ausencia: la misteriosa desaparición de Juana Canal en Madrid

Su hijo mayor encontró un texto escrito por el novio de la mujer: "Hemos discutido, ha salido corriendo y no la he encontrado" | La Policía ha explorado todas las hipótesis estos años: homicidio, violencia de género, fuga...

5
Se lee en minutos

"Tu madre y yo hemos tenido una fuerte discusión y ha salido corriendo. He salido en su busca, pero no la he encontrado". La nota la encontró Sergio, el hijo mayor de Juana. La firmaba el novio de su madre, Jesús. Fue la última pista que tuvieron de ella, fue el último contacto que tuvieron con él. El 22 de febrero de 2003, domingo, Juana Canal desapareció en Madrid.

Tenía 38 años, dos hijos de un anterior matrimonio y una nueva ilusión: Jesús. "Llevaban cerca de un año juntos", recuerda Ana María, su hermana. Tras el divorcio con el padre de sus hijos, Juani empezó de cero. Se reconstruyó. Tardó unos años, pero lo logró. Encontró trabajo, dejó la casa de su madre y se mudó a otro distrito de la capital, Ciudad Lineal. El pequeño de los niños, Óscar, vivía con su padre en Valencia. El mayor, Sergio, lo hacía con ella en Madrid. En los últimos meses se sumó Jesús.

Aquella noche, el hijo de Juana no durmió en casa. "No volvimos a saber de ella, pero tampoco de él", lamenta su hermana Ana María. "Jesús se fue a casa de sus padres tras desaparecer mi hermana, no volvió a la casa, no nos ayudó a buscarla, nunca se interesó ni nos llamó". Han pasado 19 años.

"El único testigo de lo que sucedió aquella noche es la pareja de mi hermana"

Lunes, 23 de febrero de 2003. "Casualmente, esa noche mi sobrino no duerme con su madre", lamenta Ana. "Había pasado la noche con un tío por parte de su padre". La casa estaba vacía cuando, ya el lunes, Sergio regresó.

"Mi madre no está, y aquí hay una nota de Jesús", le dijo a su tía. Fueron de inmediato a denunciar. Tía y sobrino acudieron a la comisaria de Policía Nacional de Ventas. Tenían pocos datos y muchas preguntas: "el único testigo de lo que sucedió aquella noche fue Jesús", lamenta Ana María. La investigación tardó en arrancar. La policía les hizo esperar 24 horas para interponer la denuncia.

Pasado el plazo, se abrieron un sinfín de hipótesis: homicidio, violencia de género, marcha voluntaria… ¿Dónde estaba Juana Canal?

Cartel de alerta por la desaparición de Juani. / Foto compartida por la familia. /

"Dejó su DNI, tarjeta bancaria, tarjeta sanitaria, todo… y, según su pareja en aquel momento, salió corriendo con lo puesto. Se supone que lo dejó todo y nos dejó a todos". La nota se convirtió en punto de inicio de la investigación, que no descartaba nada.

Un pasado difícil

Policialmente se apuntó más a la posibilidad de la marcha voluntaria que al homicidio. "Ansiedad, depresión, problemas con el alcohol... Mi hermana había tenido episodios dolorosos. Los había superado, pero quizá se la juzgó. No era, digamos, una madre convencional, pero adoraba a sus hijos, adoraba a su familia, jamás se iría por propia voluntad".

Fotos del álbum familiar de Juana Canal. /

Se tomó declaración a su expareja por ser la última persona que la vio. No se halló nada contundente. "Hay gente que se va por voluntad propia", afirmó en más de una ocasión a la familia el inspector jefe de la investigación. Confiaron y esperaron, vivieron los primeros años pendientes del teléfono: "al principio, por ser positivos, piensas que te va a llamar, que realmente ha tenido un arrebato… que se ha ido", afirma su hermana. "Llegas a pensar que en cualquier momento te va a sonar el teléfono y te va a decir: oye, no puedo seguir sin ver a mis hijos, sin veros a vosotros…". La llamada no llegó. 

Bar de intercambio de parejas

Impotencia, dolor y dudas. Todas. La familia de Juani quiso trazar los pasos que, en caso de haber sido voluntarios, la mujer dio aquella noche. "No fue fácil. Por medio de algunos contactos, de lo poquito que se pudo reconstruir, alguien nos dijo que mi hermana a veces paraba por el barrio del Pilar (Madrid)". Allí acudieron, nadie la había visto. Nadie sabía nada.

No hubo movimientos bancarios, médicos ni legales. Juani no dio señales de vida. "Sergio intentó hablar con Jesús, pero nunca lo cogía. Su actitud nos sorprendió".

La familia de Juana lleva 19 años buscando respuestas. /

Según ha podido saber CASO ABIERTO, portal de sucesos e investigación de Prensa Ibérica, a oídos policiales llegó, que Juani podía haber acudido a un bar de intercambio de parejas con posterioridad a su desaparición. La policía dio credibilidad al testimonio y lo investigó, pero no consiguió probarlo. Perdió toda fuerza la idea del homicidio, se hizo fuerte que Juana habría desaparecido por propia voluntad.

Se dejó un espacio por si volvía. Juani, no regresó. Meses después, la Guardia Civil se sumó a las pesquisas, pues, alguien señaló que podía haber sido avistada en Torrevieja. Nada resultó certero. Nada llevó a Juana Canal.

Una pista en Calella

"Ya no sabemos por dónde tirar", anunció la policía a la familia. Y, sin respuestas, tuvieron que asumir, simplemente, que Juana no está. Las redes sociales se convirtieron en altavoz. Un medio de comunicación los escuchó, fueron a televisión, la respuesta fue rápida, el resultado, doloroso: "hemos visto a Juana en Calella (Barcelona)", afirmaron algunos espectadores. "Nos fuimos para allá". No era su hermana. "El dolor que sentí tras creer que la iba a ver y que no fuera ella no se me olvidará jamás".

La investigación se estanca. Las respuestas nunca llegan. "Cada día duele más", afirma Ana. "No puedes seguir adelante porque no hay nada sobre lo que trabajar, dónde ir, dónde buscar".

No hay reunión familiar en que no la nombren, Juani, siempre sale. Entre risas, lágrimas o acordes, siempre está. "Ella, como todos, aporreaba un poquito la guitarra cuando nos juntábamos". La música les cura y junta de nuevo, "le encantaba cualquier tipo, el musical de Grease y Jesucristo Superstar, Camilo Sexto... pero la que más del tipo Rolling Stones, Pink Floyd, Queen...", cuenta Ana. "Recuerdo que pasó un verano entero sacando con la guitarra la partitura de 'Starway to Heaven' de Led Zeppelin".

Han pasado 19 años y desde entonces nada es lo que era. Sergio, el hijo mayor de Juani, quedó marcado por la ausencia. Hace seis años falleció. Los cuatro hermanos de la mujer viven buscando respuestas. "No hay día que pase que no la tenga en mi cabeza", lamenta Ana, que pone voz a los cuatro: ¿Qué le ocurrió a mi hermana? ¿Dónde está?".

Noticias relacionadas