SEIS MESES DESAPARECIDO

¿Dónde abandonó Macarena a su hijo discapacitado? Las imágenes del último viaje de David

La madre del joven de 15 años de Morón de la Frontera (Sevilla) cruzó España con su hijo en la silla de ruedas. Ella insiste en que lo dejó, muerto, en un contenedor de basura cerca de Madrid

7
Se lee en minutos

Macarena Díaz, una madre con trastorno bipolar y esquizofrenia, salió de su casa de Morón de la Frontera (Sevilla) con su hijo Antonio David, de 15 años y que padece una discapacidad muy grave, la mañana del 12 de septiembre. Seis meses después, nada se sabe del destino del chaval, a quien la madre dijo haber tirado, ya muerto, a un contenedor de basura cerca de Madrid.

CASO ABIERTO, el canal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica, ha tenido acceso a las imágenes de ese viaje, en el que la mujer y su hijo en silla de ruedas circularon por las provincias de Sevilla, Cádiz, Cáceres y Madrid hasta que ella llegó, sola, a una gasolinera de la provincia de Segovia.

Macarena, de 40 años, está en libertad y ha vuelto a su pueblo, Morón de la Frontera. Es la única investigada por la desaparición de su hijo. Ha dado varias explicaciones diferentes a la policía: contó que su hijo se murió en casa, que ella lo mató inyectándole una jeringuilla con agua, que sus familiares políticos drogaban al crío, que David murió durante el viaje, que quería llevarlo a Santiago de Compostela para ver si se curaba y "resucitaba". Siguiendo su historia, la policía registró decenas de contenedores de basura y ha revisado los vertederos de Valdemingómez y Pinto (Madrid), sin éxito.

La madre sale de casa

La investigación ha permitido reconstruir con cámaras de seguridad y de tráfico gran parte del último viaje que Macarena hizo con su hijo dentro de su coche. El 12 de septiembre, a las 8:18 de la mañana, una cámara situada frente a la casa de Macarena la muestra saliendo sola de casa y tirando dos bolsas a un contenedor de basura. La misma cámara la graba haciendo lo mismo otras dos ocasiones más aquella mañana .

A las 9:36, una imagen registra a la mujer ya conduciendo el coche. Dentro va David, no se sabe si vivo o ya muerto. La madre ha declarado en casi todas las ocasiones que su hijo estaba muerto cuando lo metió en el coche adaptado para minusválidos y lo sentó en la silla de ruedas.

Macarena sale de su casa en Morón de la Frontera (Sevilla) y tira un par de bolsas a un contenedor. /

A las 10:30, una cámara de tráfico graba el coche donde van la madre y su hijo, a la altura de Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz. Entre las 11:05 y las 11:12, varias imágenes recogen cómo la mujer sigue su camino y pasa por la capital gaditana, cruza el puente de la Constitución de 1812.

Las siguientes imágenes muestran el coche circulando por la carretera CA-33 y la A4. A las 13:05 de la tarde, el coche, con la madre al volante y el hijo discapacitado atrás es grabado cuando pasaba por la avenida Principal de Cádiz. Las siguientes imágenes recuperadas por la policía muestran al coche en Sevilla y circulando por la S-30.

Parada en Extremadura

A las 17:25, Macarena y su hijo, vivo o muerto, llegan a la localidad de Miajadas, en la provincia de Cáceres. Las imágenes de una estación de servicio muestran solo a la mujer, que compra una garrafa de aceite y se dirige de regreso al coche.

La madre de David, en la estación de servicio de Miajadas (Cáceres). Su hijo estaba fuera, en el coche. /

Macarena declaró ante la policía que había tenido que comprar aceite porque el coche se recalentaba. De hecho, en una de las imágenes se ve como el coche tiene el capó abierto. No se ve al niño, que según la madre estaba, ya muerto, dentro del coche.

La policía sí recuperó unas imágenes de Macarena empujando la silla de ruedas de su hijo. Fueron grabadas por las cámaras del hotel Triana, en Miajadas, pero están borrosas y no se aprecia a David, solo se ve a su madre empujando la silla.

Dos horas más tarde, a las 19:42 de aquella tarde, el coche de Macarena es grabado por una cámara de control en la A5, a la altura de la localidad de Casas de Miravete, en la provincia de Cáceres.

La última imagen de David

A las 21:10 de aquella noche, una cámara de seguridad de una tienda cercana al hotel Perales, en Talavera de la Reina (Toledo) muestra la llegada de Macarena al hotel. Se ve a la mujer que empuja la silla de ruedas y se advierte también la silueta de su hijo, David. Un empleado del hotel declaró a la policía que vio a la madre y al niño, y que él pensó que el chaval estaba dormido. Macarena reservó allí una habitación donde, según sus declaraciones, durmió junto al cadáver de su hijo.

A las 00:35 de la noche, la misma cámara registra la salida del hotel de la madre empujando la silla de ruedas de su hijo. Es la última imagen, borrosa, de Antonio David que la policía ha conseguido recuperar.

Macarena, a la llegada y salida del Hotel “Perales”, en Talavera de la Reina (Toledo). Es la última imagen con su hijo, en la silla de ruedas. /

En Madrid

Ocho minutos después de las dos de la madrugada, el coche de Macarena es grabado ya en la provincia de Madrid. Circula por la A-5, en el kilómetro 7'8, junto a la Casa de Campo. Dieciséis minutos después, a las 2:24, el coche pasa por la M-30, a la altura de la avenida de Portugal. La mujer ha tardado 16 minutos en un trayecto que lleva apenas cinco o seis a esas horas, sin tráfico.

La policía sospechó que pudo deshacerse de su hijo y de la silla de ruedas en esa zona, pero sus rastreos no han dado resultado. Macarena declaró varias veces que tiró el cadáver de su hijo en un contenedor de basura cerca de Madrid, aunque en una ocasión afirmó que lo había lanzado "por un barranco".

Macarena llega sola y con una maleta al hotel Plaza de Riaza, en Riaza (Segovia). No hay rastro de su hijo /

La madre, sola

Una hora y media después, Macarena aparece sola en la localidad de Riaza (Segovia). Son las 4:05 de la mañana cuando las cámaras del Hotel Plaza de esa localidad la graban subiendo las escaleras de entrada. La mujer ya va sola, lleva puesta la mascarilla contra el covid y carga con una maleta. No hay rastro de su hijo. No hay habitaciones libres aquella noche y Macarena baja las escaleras. Un vecino del pueblo la ve diez minutos después tirando algunos objetos a un contenedor de basura en la calle, frente al hotel.

A las 7:05 de la misma mañana, Macarena entra en una estación de servicio de una gasolinera en Carabias (Segovia). Se ha cambiado de ropa. Va sola y le cuenta a la empleada que han "matado a su hijo". La mujer avisa a los servicios de emergencia, que llegan poco después y atienden a la madre. Ella cuenta que su familia política drogaba a su hijo, que es víctima de una conspiración… Es ingresada entonces en la unidad de psiquiatría, primero en el hospital de Segovia y posteriormente en el de Valme (Sevilla).

Macarena llega sola y vestida con otra ropa a una gasolinera de Carabias (Segovia) /

Que vaya el sacerdote

Los investigadores tratan de que la mujer cuente dónde dejó a su hijo. La mujer realiza un dibujo a mano del lugar donde supuestamente abandonó el cadáver del niño y los acompaña en dos intentos de reconstruir lo que ocurrió. En uno de ellos, sufre una crisis y la búsqueda se suspende. Un sacerdote de Morón al que la madre había pedido bendecir su casa acude también al hospital de Segovia para tratar de averiguar dónde está David, sin éxito.

La madre de David quedó en libertad, aunque es la única investigada por la desaparición de su hijo. Vive con su madre y su hija mayor, que la apoyan. Los investigadores sospechan que sabe lo que hizo con David y que ella es la única llave para llegar a encontrar al adolescente discapacitado.

El padre

El padre del chaval, Antonio Barroso, no se fía de la madre, de la que se había separado y con la que tenía ya pésima relación antes de este suceso. Su portavoz, Luis Núñez, explicó a CASO ABIERTO que "el padre mantiene una lucha diaria para intentar encontrar a su hijo, pero no tiene medios. No entiende por qué las trabajadores sociales del ayuntamiento no le avisaron de que el niño estaba en malas condiciones".

Noticias relacionadas

Núñez añade que "durante los dos primeros meses, pensamos que quizás el niño estuviera con otras personas; pero ahora resulta más complicado pensarlo. Ha pasado mucho tiempo y el niño necesita medicación".

Este domingo, 13 de marzo, el padre participará en una concentración en Morón de la Frontera para reclamar la verdad sobre lo que la madre hizo con David durante aquel último viaje y encontrar al niño, vivo o muerto.