TENDENCIA EN AUGE

'Dry January' o el reto de superar enero sin beber alcohol

El popular reto en Reino Unido que consiste en empezar el año sin ingerir alcohol se abre camino en España, donde choca con la vida social

'Dry January' o el reto de superar enero sin beber alcohol

PABLO GARCÍA

4
Se lee en minutos
Mariola Riera

"31 días sin alcohol, un descanso y un reset total para el cuerpo y la mente. Duerma mejor y tenga más energía, mejore su salud mental y concentración, luzca fabuloso y obtenga una piel más brillante, ahorre dinero y sienta una increíble sensación de logro". Así presenta la asociación británica Alcohol Change UK su reto para empezar el año: superar el primer mes sin beber alcohol. El movimiento lleva tiempo asentado en Reino Unido y ahora empieza a conocerse en España.

La cuestión es si aquí hay alguien dispuesto a afrontar un 'Dry January' ('enero seco' traducido del inglés) y, lo más importante, por qué y para qué. "La abstinencia de alcohol durante un mes no tiene ningún efecto depurativo si pasado este recuperamos el consumo perjudicial. Esta campaña sirve para que se tome conciencia de que no es necesaria la ingesta para llevar una vida normal. Y, sobre todo, para dar un impulso en el nuevo año de cambio de hábitos, porque la mayor parte del consumo de tóxicos tiene como base, además de una mayor o menor adicción, un hábito o costumbre", advierte rotundo el doctor José María Duque Alcorta, especialista en digestivo y vocal en la junta directiva del Colegio de Médicos de Asturias.

"Un mes de abstinencia no tiene efecto si se vuelve a consumir"

José M.ª Duque Alcorta

Enero es el mes de los propósitos. A partir del día 2 –el 1 no cuenta, pues es el de la resaca de Nochevieja– difícil es encontrar a alguien que no tenga planes vitales: empezar al gimnasio, bajar kilos, apuntarse a clases de chino o mejorar el inglés, dejar de fumar... Unos son más fáciles de asumir que otros y según pasan los días muchos propósitos caen en el olvido. Lo de cero alcohol hasta, al menos, el día 31 inclusive no es un reto fácil, asume la psicóloga ovetense Nela Osorio. Ve "positiva" tal motivación porque, por ejemplo, uno podrá descubrir su relación con el alcohol. No obstante, avisa de que los que sufren adicción deberán tener cuidado, pues frenar en seco es "peligroso e incluso letal", aunque sea solo un mes. La especialista ve "más complicado" dejar de consumir a más largo plazo o la abstinencia total. "Influye mucho la costumbre de los asturianos de asociarlo a la vida social, así que es difícil mantener la abstinencia por la presión de nuestro entorno. En consulta he tenido pacientes que reconocen no querer dejar de beber alcohol porque dejan de disfrutar en su vida social debido a que todo su entorno bebe".

Apoyo

Los impulsores del 'Dry January' británico no dejan "solos" a los voluntarios que aceptan el reto, ya que les proporcionan asistencia y contacto con otros participantes, lo que ayuda a mantenerse firme. La psicóloga opina que el problema surge cuando se bebe excesivamente –"desde la pandemia se ha incrementado el consumo asociado a problemas de depresión y ansiedad"– y defiende que un consumo "responsable y moderado" no tiene por qué tener consecuencias negativas en la salud.

¿Y cuál es el consumo responsable? El doctor Duque Alcorta explica que los menores de 20 años "no deben beber en absoluto", pero en adultos hay cierto desacuerdo entre si es aceptable un consumo moderado o no. "Lo más aconsejable, probablemente, es evitar el alcohol habitualmente y tomarlo de forma esporádica en ocasiones señaladas y cantidad moderada", reseña. En cuanto a las cantidades, todo depende de la graduación. Se considera un consumo moderado de alcohol en mujeres a menos de una unidad básica estándar (10 gramos de alcohol) al día y menos de 7 unidades a la semana, y en hombres, a menos de dos unidades diarias y menos de 14 semanales.

"En España es un reto difícil, pues el alcohol está muy asociado con disfrutar de la vida social"

Nela Osorio

Noticias relacionadas

Y por cierto, no hay bebidas mejores ni peores, sino que el daño lo provoca la cantidad de alcohol, "no en qué líquido va disuelto", apunta el doctor. Por ejemplo, "los estudios de que cantidades moderadas de vino podrían tener un efecto protector frente a la enfermedad coronaria no se han comprobado con estudios de calidad ni se han confirmado con otros posteriores".

No obstante, superado el ecuador del mes –de hecho, este lunes 16 es el denominado 'blue monday' o 'lunes azul', el día más triste del año, porque está comprobado que a partir de ahora empiezan a decaer los buenos y muchos propósitos tomados el día 1 y por delante nos queda aún la mitad de una dura cuesta de enero–, el 'Dry January' se antoja complicado. Habrá que esperar a febrero más bien.