INVESTIGACIÓN

El Ayuntamiento comunicó "por error" un pago de 500.000 euros a la intermediaria de la segunda estafa vinculada al caso de las mascarillas

  • Aifos, empresa que medió en varios contratos sanitarios, entre ellos el de Sinclair & Wilde, donde el Consistorio vio esquilmados 2,5 millones por mascarillas no homologadas, pide una rectificación

  • Funeraria había informado al fiscal de que esta empresa había sido "proveedora" de un millón de mascarillas procedentes de Turquía por 500.000 euros cuando en verdad fue mediadora

Documento de Funeraria remitido a Anticorrupción donde se comunica que Aifos fue proveedora de material. 

Documento de Funeraria remitido a Anticorrupción donde se comunica que Aifos fue proveedora de material.  / EPE

5
Se lee en minutos

La Funeraria municipal, la empresa pública del Ayuntamiento de Madrid que centralizó los contratos de material sanitario durante la pandemia, incluyó "por error" un contrato de 500.000 euros en mascarillas a Aifos Servicios Legales y Consultoría entre la documentación que remitió a la Fiscalía Anticorrupción. 

Se da la circunstancia de que esta empresa hizo de intermediaria en numerosos contratos de material sanitario, entre ellos el de la segunda gran estafa que afectó al Consistorio, la de Sinclair & Wilde, donde el Ayuntamiento pagó 2,5 millones de euros a una empresa de EEUU por unas mascarillas que no se llagaron a usar nunca, ya que faltaban las certificaciones de calidad exigidas por las autoridades sanitarias.

Fuentes municipales admiten a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que Aifos, cuya administradora única es A.V., no fue "proveedora" de material sanitario, como recoge la información facilitada a Anticorrupción dentro de la investigación por la otra estafa, la de Alberto Luceño y Luis Medina, ahora instruida en el Juzgado de Instrucción número 47, sino que hizo de "mediadora" con una empresa "turca" que sí fue la que facilitó un millón de mascarillas al Consistorio.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se asegura que su inclusión como "proveedor" se produjo "por error", y se insiste en que ese documento remitido al fiscal "es un documento interno" de Funeraria "sin validez jurídica". Pese a ellos, desde Aifos habían pedido recientemente al Consistorio que rectificara esa anotación.  

Fuentes municipales añaden que al fiscal Anticorrupción "se le envió absolutamente todo documento interno" referente a cualquier contratación de material por parte de Funeraria, ya que se quiere dar la máxima transparencia a un asunto en el que, recuerdan, no hay nadie del Consistorio investigado.

Imagen de las mascarillas no homologadas que envió la empresa Sinclaire & Wilde.

/ ALBA VIGARAY

Ni un euro

En contacto con este periódico, la administradora de Aifos, A.V., asegura que no quiere hacer comentarios por recomendación de sus abogados, pero desde su entorno aseguran que no se llevó ni un euro por la intermediación, algo que desde el Consistorio también ratifican en lo que a las cuentas municipales atañe.   

Tal y como contó ayer este periódico, fue Borja Fanjul Fernández-Pita, concejal y segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, quien abrió las puertas municipales a Aifos, que según reconoció el Consistorio en su día a 'Infolibre', medió en una veintena de operaciones de material sanitario.

Su administradora tuvo acceso al concejal Fanjul a través de un familiar de este, Carlos María Fernández-Pita González, en circunstancias similares a las que rodearon la operación de Luis Medina y Alberto Luceño.

De acuerdo a la documentación del sumario del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, un intercambio de correos demuestra que Borja Fanjul, que es además el presidente del Pleno del Ayuntamiento madrileño, fue el enlace de la empresa, con sede física en una oficina compartida de la Calle Ferraz, con el Consistorio. 

En concreto, fue el 21 de marzo cuando Fanjul remitió a Inmaculada Sanz, presidenta de la Funeraria municipal, un correo electrónico que le había remitido a su vez su primo, con quien se había puesto en contacto la administradora de Aifos, A. V. Posteriormente Sanz envió el e-mail a Engracia Hidalgo, concejal de Hacienda.

Los Juzgados de Plaza de Castilla

/ EFE

En ese primer correo, A.V. explicaba que era "economista y abogada", que encabezaba un despacho en Madrid y que tenía "relaciones comerciales con fábricas en el extranjero". "Dado que estamos oyendo en la televisión que no hay material sanitario, estos últimos días hemos decidido volcar toda nuestra actividad en buscar la mejor oferta de suministros de entre las fábricas con las que solemos trabajar", relataba la economista. 

"No hay nada que deseemos más que ese material pueda ser usado en España. Las fábricas nos están dando prioridad por la relación que nos une", añadía en el correo la economista, que adjuntaba un dosier de urgencia denominado "relación de productos" además de sus datos de contacto.

Según el Consistorio, que la ayuda de A.V. llegara hasta el Consistorio se debió a "una periodista" de un canal de televisión -llamada Pepa- que fue quien puso en contacto a la administradora de Aifos y el primo del concejal, y que fue quien pidió a este familiar que mediara.

Más Madrid se persona

Entretanto, Más Madrid solicitó ayer que se reabra la causa por una presunta segunda estafa al Ayuntamiento de Madrid en la compra de mascarillas, que fue denunciada por la Policía Municipal y que cifró en 2,5 millones de euros -el Consistorio solo llegó a realizar un pago de 1,25 millones, que nunca fueron recuperados-.

La portavoz de este grupo municipal, Rita Maestre, acudió a los Juzgados de Plaza de Castilla para explicar la presentación de esta solicitud ante el Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid, al que también pide que el partido sea acusación popular en la causa.

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, en el pleno de este martes.

/ MÁS MADRID

Este juzgado archivó en julio de 2021 el procedimiento abierto tras una denuncia de la Policía Municipal de Madrid en el que se denunciaba esta segunda estafa.

El magistrado estaría sopesando reabrir el caso después de que recientemente la Policía Nacional haya informado al magistrado de que cree haber establecido una "nueva identidad" del presunto responsable de la estafa, Philippe Haim Solomon, que habría operado mediante la consultora Sinclair and Wilde, con sede en Nueva York. Precisamente este jueves el diario 'Infolibre' publicaba una entrevista en la que Salomon niega que esté escondido y defiende su gestión.

Más Madrid quiere que se reabra la causa "para investigar y hacer lo que no hace el Ayuntamiento: recuperar el dinero de los madrileños", ha dicho Maestre, que ha subrayado la necesidad de profundizar en "los desmanes que supuestamente se hicieron en el Ayuntamiento de Madrid en los peores meses de la pandemia".

"Volvemos a los juzgados para tratar de encontrar 2,5 millones de euros de impuestos de dinero público de los madrileños que ha ido a parar presuntamente a otra estafa", ha dicho.

Para esta formación, la causa debe reabrirse porque el dueño de la empresa presuntamente estafadora ha sido encontrado por la prensa "y está disponible", y porque ya en la causa que se sigue contra Medina y Luceño "hay un testimonio (el de Elena Collado, responsable de compras del Consistorio) en el que se describe que en esta otra causa alguien se lleva una comisión por mediar".

Entretanto, la Fiscalía rechazó que se investigue al gerente de la Empresa Funeraria de Madrid, Fernando Sánchez González, y a otros cargos del Consistorio por supuestas irregularidades en la documentación entregada a la Fiscalía en el caso de las mascarillas, ya que no se ha alterado ningún documento esencial. La Fiscalía responde así a la petición de Más Madrid.

Noticias relacionadas