PLAN CONTRA LA GUERRA

El PP asume que el Gobierno hará "una rebaja fiscal mínima" escudándose en Europa

Apuntan al “menor esfuerzo” posible si Sánchez consigue arrancar medidas compensatorias sobre el mercado energético en Europa

Reprochan la falta de concreción en la reunión y el único objetivo de asegurar el apoyo del PP a la postura de España

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra.

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra. / JESÚS HELLÍN

Paloma Esteban

Paloma Esteban

La reunión entre el Gobierno y la delegación del PP en el Congreso de los Diputados para consensuar las medidas económicas derivadas de la guerra terminó sin avances ni concreciones. El primer partido de la oposición insiste en que el Ejecutivo podría tomar decisiones en materia fiscal sin esperar al Consejo Europeo de finales de mes, insistiendo en que la urgencia del momento requiere, como mínimo, cerrar ya una bajada de impuestos en energía y carburantes. Pero la conclusión a la que llegaron los miembros del PP que estuvieron en el encuentro con las tres vicepresidentas y el ministro de la Presidencia es que Pedro Sánchez apurará al máximo los plazos para aplicar “una mínima rebaja fiscal”, según explican a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Por parte del PP acudieron la portavoz, Cuca Gamarra, y los diputados Elvira Rodríguez, Mario Garcés, Guillermo Mariscal e Isabel Borrego. Aseguran que los miembros del Ejecutivo no mencionaron en ningún momento la rebaja de impuestos y que tomaron la palabra uno a uno para hablar de sus competencias. La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, insistió en la necesidad de tomar "medidas para bajar el precio de la energía" y "estabilizar precios", pero en ningún momento concretó cuáles está estudiando el Gobierno. Mencionó también el pacto de rentas y la importancia de un gran acuerdo. 

Los populares no esconden su “sorpresa” ante la falta de detalles, pero terminaron la reunión con la seguridad de que el presidente no decidirá sobre las medidas que quiere aprobar el día 29 de abril hasta ver el éxito que tiene su propuesta energética en Europa. La convicción de los populares es que buscará una rebaja fiscal mínima, “que afecte lo menos posible” y que dependerá, entre otras cosas, de si consigue su objetivo de desacoplar el gas y la electricidad.

Bolaños: "El Gobierno va a bajar el precio de la gasolina, de la luz y del gas"

ATLAS / Foto: José Luis Roca

Precisamente, este miércoles comenzó su gira por algunos países europeos para tratar de ganar apoyos. Pero las posturas de países clave como Alemania están muy alejadas. Sánchez se verá con el canciller Olaf Sholz tras pasar por Roma el viernes.

La delegación que encabezaba Gamarra asegura que la “única preocupación” de las vicepresidentas y Félix Bolaños era trasladar la postura de España en el Consejo Europeo y tener la certeza de que el PP la respaldará. Los populares son reticentes a confirmar una posición “sin ver un papel o una medida concreta”, explican, pero al mismo tiempo fuentes de la dirección provisional del partido reconocen que el apoyo al Ejecutivo de Sánchez está prácticamente garantizado. Ya el acuerdo unánime de La Palma de todos los presidentes autonómicos marcó el camino. 

El PP es consciente de que el escenario abierto por la invasión de Ucrania tendrá consecuencias muy graves, especialmente humanitarias y económicas. Los presidentes autonómicos (entre los que está Alberto Núñez Feijóo) son especialmente sensibles con la gestión del desastre que dejará la guerra provocada por Rusia. Y, por eso, exigen a Sánchez aplicar medidas “que ya pide la sociedad en su conjunto”, refiriéndose a la bajada de impuestos en la luz, el gas, la gasolina y el diésel.

El malestar de los populares es por la falta de agilidad. Entienden que el Gobierno debía haber lanzado de manera preventiva un gesto, por pequeño que fuera, con una rebaja fiscal temporal en alguno de los ámbitos que más están sufriendo empresas y familias. “Para el día 29 de abril quedan aún muchos días. Y la gente lo que dice es que no puede asumir el coste hasta ese momento. Hay que dar una respuesta”, recalcan.

El propio presidente del Gobierno reconoció tras su reunión con el primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic, que la concreción en las medidas llegará después del consejo europeo, en línea con lo que viene pensando el PP, que además apunta al “menor esfuerzo” posible a nivel nacional si consiguen arrancar medidas compensatorias en Europa.

A pesar de que puedan haber decisiones más completas para sectores y familias en estado de especial vulnerabilidad, el primer partido de la oposición sigue apostando por rebajas fiscales generalizadas a toda la población por entender que las consecuencias de la guerra afectarán a todas las capas sociales y que muchas personas que hoy no se consideran vulnerables pueden serlo en poco tiempo por los efectos económicos del conflicto. 

El Gobierno se reunió ayer también con la delegación de Ciudadanos y el PNV. En los próximos días continuará su ronda de contactos con la excepción de Vox que ha declinado sentarse a hablar. El PP marca una distancia importante con su rival por la derecha en este sentido y cuenta con mantener un diálogo fluido y llegar a acuerdos con el Gobierno. El partido de Santiago Abascal no descarta dar su respaldo a algunas medidas (miran con buenos ojos el aumento en el gasto de defensa hasta llegar al 2% del PIB), pero rechaza reuniones en privado, fuera del hemiciclo, con miembros del Ejecutivo.