CARRETERAS

Transportes licita un proyecto para terminar con los atascos de la A1 en Madrid

El proyecto de ampliación de la A1 se hará por fases. La primera entre el RACE y Guadalix de la sierra tiene un presupuesto estimado de 95 millones de euros

El Ministerio ha licitado también en los últimos 15 días la redacción de varios proyectos para la mejora de la A2, A4 y A42 por un importe total de 16 millones de euros.

El presupuesto global de todas las obras de mejora de las carreteras en Madrid ascenderá a 360 millones de euros

Operación salida de Madrid, junto al tramo que se va a ampliar en la A1

Operación salida de Madrid, junto al tramo que se va a ampliar en la A1 / EFE / J.J. Guillén

Festivos, puentes, fines de semana de verano. Son fechas clave en las que Madrid tiende a vaciarse de residentes aunque se llene de turistas. En el puente de diciembre de 2022, la Dirección General de Tráfico cifró en 13,5 millones los desplazamientos por carretera en todo el país, siendo el 25% de ellos en el centro peninsular, es decir, de salida y entrada a Madrid. Y lo que empieza como placer puede convertirse en un camino de tortura si no se elige bien la hora de salida, especialmente en el trayecto de regreso. La A1 es una de esas carreteras de salida de la capital en las que el tráfico se ralentiza o paraliza en el tramo más cercano a la capital, pero no solo en los puentes. Los atascos los sufren cada día los miles de madrileños que circulan por esta vía para ir a trabajar. El nuevo carril adicional que se va a construir en un tramo de esta arteria y que empieza a cobrar vida pretende aminorar los atascos hacia el norte de la meseta y el cantábrico.

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ha dado el primer paso para su construcción este mes de noviembre. El departamento que ahora lidera Óscar Puente ha licitado por valor de 4,3 millones de euros la redacción del proyecto para la ampliación a tres carriles de la autovía A-1 entre el enlace del RACE y el Norte de San Agustín de Guadalix (Madrid). Un trayecto de apenas 10 kilómetros -entre el 27 y el 37- que en circunstancias normales se puede recorrer en otros tantos minutos, pero que en días clave de operación salida o llegada se eternizan para quienes están al volante.

Aunque esta ha sido la primera licitación, el tramo que se va a ampliar y servirá para aliviar la congestión diaria de la A-1 alcanza desde el km 12 hasta el 42: un carril adicional se incorporará a estos 30 kilómetros en ambos sentidos. Aunque para eso aún queda tiempo. Explican en el Ministerio que no se puede actuar sobre todo el corredor completo a la vez porque provocaría aún más problemas en la circulación, así que se ha “priorizado” este tramo junto al RACE porque es una zona en la que se pasa de tres a dos carriles y se generan muchas retenciones.

Este es un proyecto que desde la Comunidad de Madrid llevan tiempo reclamando y en este inicio de la legislatura el Ministerio de Transportes empieza a ejecutar parte de los planes. El objetivo del actual contrato es, según explica el departamento de Puente, “desarrollar las actuaciones necesarias para resolver los problemas de la Autovía del Norte A-1 en este tramo madrileño”, es decir, “reducir o eliminar la congestión del tráfico” además de mejorar la seguridad vial.

El total de la obra tiene un presupuesto estimado de 95 millones de euros, que tendrá que afinarse una vez que el proyecto esté redactado. De momento, la licitación es para 24 meses, así que las obras no empezarán al menos hasta finales de 2026, es decir, la última parte de la legislatura.

Este es uno de los proyectos de mejora de la infraestructura viaria de la Comunidad de Madrid, pero son varias las arterias madrileñas en las que el Ministerio ha empezado a trabajar. En los últimos 15 días, el departamento de Transportes y Movilidad Sostenible ha licitado la redacción de distintos proyectos, por un importe total de 15,6 millones de euros, que servirán para reforzar la seguridad viaria y ampliar la capacidad de varias carreteras de la región junto con esta de la A1: son la A2, A4 y A42. En todas ellas se reordenarán los accesos, se adecuarán las conexiones o se construirán terceros carriles, como en el tramo entre Parla Norte y Casarrubuelos de la A-42, lo que permitirá reducir las retenciones en hora punta. La inversión total del Ministerio en estas actuaciones de las carreteras de Madrid ascenderá a 360 millones de euros al finalizar las obras.

La ampliación de la A1

El trayecto desde el Nudo de Manoteras, en el extremo norte de la capital, hasta San Agustín de Guadalix va poco a poco reduciendo su densidad de tráfico según se avanza hacia el norte. De los 244.205 coches diarios que pasan por el cruce de la A1 con la M40 hasta los 64.348 que se registran de media a la altura del tramo donde se va a realizar la ampliación del tercer carril.

En esencia, el proyecto de ampliación de la A-I recién licitado contempla la construcción de un tercer carril de 3,5 metros de ancho en todo el tramo y en cada sentido, salvo entre los enlaces del RACE y sur de Valdelagua, entre los que se diseña un cuarto carril de la misma anchura.

Además, se prevé la construcción de nuevas vías laterales en ambos sentidos que permitirán el acceso a la calzada central y que transcurrirán por debajo de las estructuras de los distintos enlaces, que también se modificarán. De esta forma se evitan los riesgos y dificultades que generaban los trenzados actuales para el tráfico. Con este planteamiento se consigue que la ampliación de las calzadas centrales y las nuevas vías laterales se alcance reduciendo la ocupación necesaria para ampliar la capacidad de la autovía, que es el objetivo perseguido. Además, se proyectarán también tres pasarelas peatonales para el tránsito peatonal entre ambos lados de la autovía.