CONFLICTO CON EL GOBIERNO

Ayuso no invitará al Gobierno a actos de Madrid tras denunciar que ha sido vetada en la inauguración del AVE a Asturias

Ayuso muestra su enfado con el Ministerio de Transportes de Óscar Puente

Ayuso en encuentro informativo del Círculo de Navarra

Ayuso en encuentro informativo del Círculo de Navarra / EFE / Javier Lizón

Este miércoles se inaugura el AVE Madrid-Asturias, una infraestructura que ha tardado casi 20 años en completarse y ha costado 4.000 millones de euros. Y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha hecho conocer su enfado por no haber sido invitada a la presentación de esta línea a la que acudirá el Rey Felipe VI como máximo representante del Estado por ser esta una obra que sirve para la cohesión territorial entre regiones y entre españoles. La respuesta de la dirigente madrileña, además, ha sido rotunda. Según ha trasladado su equipo de gabinete, "la Comunidad no invitará nunca al Gobierno en los actos de la Comunidad de Madrid, del mismo modo que el Gobierno de la nación no invita nunca a la Comunidad de Madrid. Golpe por golpe".

Aunque la línea completa hace el recorrido entre estas dos regiones, lo que se inagura esta semana es el tramo entre León y Pola de Lena, la primera parada que tendrá el tren de alta velocidad en tierra asturiana. El tren llegará también a Oviedo y Gijón aunque la geografía dificulta el trayecto en alta velocidad, de modo que el recorrido hasta las principales ciudades asturianas se hará compartiendo vía con los trenes de cercanías. La obra puede inaugurarse ahora por fin tras varios años de labores de ingeniería en la Variante de Pajares, donde el proyecto se ha modificado en varias ocasiones y la dificultad técnica se encuentra en que la mayor parte de este tramo transcurre entre túneles.

Precisamente este es el argumento que trasladan desde el Ministerio de Transportes que capitanea desde la semana pasada Óscar Puente para haber invitado solo a los presidentes autonómicos de las dos comunidades por donde transcurre este tramo de la infraestructura, Alfonso Fernández Mañueco y Adrián Barbón.

"A estas puestas en servicio se invita a los presidentes de las comunidades autónomas donde se inaugura" la infraestructura, explican desde este Ministerio, y recuerdan que en las últimas puestas de servicio de alta velocidad, aunque el origen de todas las líneas sea o vaya a ser la Comunidad de Madrid, el Gobierno madrileño tampoco estuvo presente. Ocurrió en el tren a Ourense en 2021 (tramo desde Zamora) y a Murcia en 2022 (desde Alicante), así como en el tramo interno en Extremadura también en 2022 (entre Cáceres y Badajoz). "El criterio es el mismo de siempre", añaden.

Malestar en Sol

En el Gobierno regional este argumento, sin embargo, no convence: "El Gobierno no invita a la presidenta de la Comunidad de Madrid a la inauguración del AVE Madrid-Asturias, presidido por SM el Rey, el miércoles, lo que la Comunidad considera un grave error del Gobierno que tendrá sus consecuencias. El señor Sánchez es quien, personalmente, veta a la presidenta Díaz Ayuso. Pero su muro es solo una tapia carcomida", denuncian desde el entorno de Díaz Ayuso. "La única que falta es la presidenta de la comunidad de Madrid, que es de donde sale el AVE". Y de ahí, su reacción y respuesta de devolver su ya célebre "golpe por golpe" y no invitar "nunca" más al Ejecutivo central a los actos regionales.

El equipo de la Comunidad se remonta a las inauguraciones de hace ya 15 años para insistir en que se deja de lado a la presidenta madrileña por voluntad política, como cuando llegó el tren a Valencia en 2010 o a Valladolid en 2007, actos en los que estuvo la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. En aquellos años, sin embargo, sí que la obra que se ponía en servicio comenzaba en Madrid.

Según ha podido saber este medio, los presidentes de Adif y ex ministros de Transportes de los últimos años, sean del PP o del PSOE, sí han sido invitados a la presentación aunque no todos hayan confirmado aún su asistencia.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha hecho conocer su enfado tras haber arremetido esta mañana contra el Gobierno y el ministro de Transportes por las reincidentes incidencias en las Cercanías de Madrid, que es un frente que se prevé largo, y tras haber anunciado la demanda que ha presentado su Gobierno contra el Plan Hidrográfico del Tajo, entrando así de lleno en la guerra del agua que hasta ahora ocupaba más a otras comunidades autónomas y que ha sido ya contestado desde el Ministerio de Transición Ecológica, que alega que el planteamiento del Gobierno regional es contrario a la normativa europea y la Ley de Aguas nacional.