TRIBUNALES

Arda Turan, acusado de destrozar un chalet de 18 millones en Barcelona: "Gritaba ¡Barça! ¡Barça!"

El caso, que está en los tribunales, incluye un informe pericial que demuestra que el exjugador dejó desperfectos por valor de más de 230.000 euros

Los amigos de otro exfutbolista 'culé' arrancaron de cuajo unas cortinas al intentar utilizarlas como "columpio sexual"

Arda Turan dejó desperfectos por valor de 230.000 euros en un chalet de lujo en Barcelona

Arda Turan dejó desperfectos por valor de 230.000 euros en un chalet de lujo en Barcelona / Nacho García

Alberto Muñoz

Alberto Muñoz

La tinta de la firma no se había secado aún en el contrato de alquiler cuando el propietario de un chalet en Barcelona valorado en unos 18 millones de euros recibió la primera pista de quién era Arda Turan, flamante fichaje del FC Barcelona y el que iba a ser su nuevo inquilino durante los próximos cinco años. "Termina de firmar y se pone a gritar como un loco: '¡Visca el Barça!, ¡Barça!, ¡Barça!'", recuerda ahora el casero en una conversación con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

La relación, que comenzó así, terminó tres años después con casi 230.000 euros en desperfectos tasados por un perito, varias cuotas impagadas y un litigio que, si bien se resolvió inicialmente a favor del propietario, sigue vivo a día de hoy en los tribunales catalanes, donde la Audiencia Provincial de Barcelona ha devuelto el caso al punto inicial por defectos en la notificación del proceso a Turan.

El coste de restaurar el 'casoplón'

La vivienda, valorada entonces en unos 18 millones de euros y ubicada en Esplugues de Llobregat, contaría, con siete dormitorios, nueve baños, un salón de 100 metros cuadrados, una sala de cine insonorizada, una habitación de golf virtual, un garaje con capacidad para ocho coches... Y, como broche, una piscina infinity con vistas a Barcelona.

Este periódico ha accedido al informe pericial que obra en el caso, en el que se pueden ver más de 500 fotografías de trozos de pared arrancados, muebles y electrodomésticos muy deteriorados o facturas de reparación de servicios exclusivos como el cine, la videovigilancia o el sistema de sonido de toda la casa, que dejaron de funcionar por no recibir el mantenimiento adecuado para una vivienda que la prensa encumbró como uno de los "casoplones" más codiciados de Cataluña.

Y eso que, según recuerda el dueño, Arda Turan era una persona que, en principio, estaba preocupada por la limpieza, pues lo primero que habría hecho antes de entrar a vivir en su chalet fue encargar una desinfección que eliminase los restos biológicos de los anteriores inquilinos "no musulmanes". Su forma de tratar la casa, a partir de ahí, no habría sido la misma.

"Cuando Arda y quienes le acompañaban estaban viendo el fútbol y se marcaba un gol, dependiendo de quién fuera, tiraban el mando de la televisión a la piscina. ¡Un mando de mil euros! Y creo que llegó a tirar como diez o quince. Es síntoma de no estar en el mundo. Está claro que no pueden levitar y que no haya un desgaste natural en la casa, pero es que dejaron quemaduras de cigarrillo por todas partes, incluso en los muebles. Y te puedes imaginar que en una casa tan especial como esta reparar o sustituir cualquier cosa no es sencillo ni tampoco barato".

En el desglose de lo que costó devolver la casa al estado original que tenía en 2015, se puede ver, por ejemplo, que hicieron falta 16.500 euros para restaurar las puertas, 23.000 para revitalizar un jardín en el que había incluso un árbol talado, 64.300 para la cocina o 24.500 euros para volver a poner en marcha la domótica y los sistemas electrónicos del chalet. Solo en luces, limpieza y desperfectos varios hay facturas por valor de 84.000 euros. Todo ese dinero tuvo que ser adelantado por el propietario hace cuatro años para poder seguir alquilando el inmueble.

Aun así, Turan no sería el único jugador del FC Barcelona que le habría dado problemas en su exclusiva vivienda, pues, justo después, los amigos de otro culé organizaron fiestas tan salvajes en la casa en ausencia del futbolista que en una de ellas llegaron a arrancar las vías del techo al intentar utilizar las cortinas del salón como columpio sexual.

Un ídolo con mucho temperamento

Para entender el contexto en el que se desenvolvía Arda Turan entonces, tanto en su tierra como en su círculo cercano en España, hay que saber que el ya exjugador es uno de los mejores futbolistas que ha dado Turquía en los últimos 20 años. Una leyenda del fútbol de su país, uno de los más fervorosas que existen, que contaba con una diestra privilegiada que, sin embargo, también iba acompañada de un temperamento explosivo que un día le calentó hasta el punto de lanzarle la bota a un linier cuando aún era jugador del Atlético de Madrid.

Pieza fundamental en el esquema del equipo que consiguió llevar al equipo del Cholo Simeone a ganar una liga y una Europa League, Arda fichó en 2015 por el FC Barcelona por unos 35 millones de euros. Su impacto, sin embargo, no fue el esperado sobre el césped, pues en cinco años de contrato apenas disputó 55 partidos y solo marcó 15 goles.

De vuelta en su país, Turan ha sido también más protagonista fuera que dentro de los terrenos de juego, donde según la prensa fue condenado por un delito de lesiones y por disparar una pistola en un hospital, pero también fue noticia porque le habrían estafado recientemente 13 millones de euros. Aquí, en España, fue condenado hace apenas un mes por el Juzgado de lo Penal número 13 de Barcelona a un año de prisión y a pagar una multa de más de 633.000 euros por defraudar a Hacienda en 2015 y 2016.