UNA GIRA CONTROVERTIDA

Díaz-Canel llega a China tras pedir auxilio en Argelia, Rusia y Turquía

El presidente cubano fue a pedir ayuda en un momento de gravedad económica y social en la isla

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (der.) participa en una rueda de prensa con su homólogo cubano Miguel Diaz-Canel, hoy en Ankara, (Turquía).

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (der.) participa en una rueda de prensa con su homólogo cubano Miguel Diaz-Canel, hoy en Ankara, (Turquía).

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert

"Es un honor estar nuevamente en China, país al que nos unen tantos lazos entrañables. Nos esperan horas intensas, productivas y de seguro emocionantes". Después de obtener oxígeno económico en Argelia, Rusia y Turquía, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aterrizó en Beijing, la última y más importante escala de una gira realizada en un momento crítico de la isla. Díaz-Canel fue invitado por su homólogo, Xi Jinping y permanecerá en ese país hasta el sábado. "Entre Cuba y China, un universo de afectos", tituló Granma, el órgano oficial del Partido Comunista, y recordó que ambos países son en la actualidad "referentes", cada uno con "sus propias características" en "la construcción del socialismo".

"La historia de cooperación, admiración y respeto entre Cuba y China es, sin duda, un verdadero referente a nivel planetario. Muchos sucesos históricos y culturales han sido las piezas que han ido conformando una relación sólida", exaltó Granma. Cuba le debe al gigante asiático 4.643 millones de dólares. Ya en 2019, Beijing le había perdonado al Gobierno cubano una deuda de seis mil millones de dólares que databa de 2011. Antes de que se iniciara formalmente la visita de Díaz-Canel. el Ministerio de Comercio de China destacó que el intercambio comercial bilateral ha crecido 7,2% por ciento en 2021, mientras que en los tres primeros trimestres del presente año la subida ha sido del 18,1%. Beijing ha suministrado a su vez importantes donaciones a la Isla en medio de la pandemia.

El Gobierno cubano le ha asignado al periplo de Díaz-Canel un carácter tan urgente como estratégico, reflejado en la delegación de alto nivel que lo ha acompañado. El propio jefe de Estado reconoció que el viaje "responde a prioridades políticas y económicas" y, especialmente, a "los esfuerzos por aliviar los efectos de una crisis pospandemia" que, para La Habana, se ha agravado "por los efectos del bloqueo de los Estados Unidos".

Escasez generalizada

La situación en la isla es muy delicada por una combinación de factores, entre ellos la escasez de alimentos, medicinas y combustible, un proceso inflacionario superior al 100% y los constantes cortes de energía. Los problemas de generación eléctrica se han convertido en una fuente especial del malestar social, y una de las razones del viaje presidencial. Antes de partir a China, Díaz-Canel cerró en Ankara acuerdos con su homólogo Rceep Tayyip Erdogan, para aumentar el volumen comercial hasta los 200 millones de dólares. Buena parte de esa suma debe servir para mejorar el sistema energético. Días antes de que se iniciara la visita, había arribado a la bahía de La Habana la séptima central eléctrica flotante construida por la empresa turca Karadeniz Holding. Ese tipo de centrales cuenta con la capacidad de sumar al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) unos 110 megawatts (MW) de potencia. De acuerdo con las autoridades, se espera que el año venidero ese tipo de generación represente entre el 18 y el 20% de toda la energía producida en la isla.

Argelia constituyó la primera parada del presidente de la mayor de las Antillas. Viajó desde allí a Moscú, llevándose el compromiso de su colega Abdelmadjid Tebboune de cancelar todos los intereses pendientes de la deuda de Cuba. Argelia ofreció a su vez una central eléctrica solar mitigar los efectos de los constantes apagones.

En Rusia con Putin

Noticias relacionadas

Díaz-Canel se encontró en Moscú con Vladímir Putin. Juntos inauguraron una estatua de Fidel Castro en un distrito moscovita. Rusia es un aliado vital del régimen cubano. La presencia del presidente en ese país fue entendida de la única forma posible: como un respaldo a su política exterior, marcada desde febrero por la invasión a Ucrania. Díaz-Canel responsabilizó a Estados Unidos y a la OTAN del conflicto. En lo que respecta a las relaciones bilaterales, el visitante abogó por alcanzar un "desarrollo pleno" de las mismas.

"Cuba está dispuesta a respetar y cumplir con las obligaciones financieras que tiene con Rusia en cuanto la situación económica se alivie un poco y eso sea posible", dijo durante una reunión con la presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko. Entre 2006 y 2019 Rusia le otorgó a la isla créditos por unos e 2.300 millones de dólares para financiar proyectos en las esferas de la energía, la industria metalúrgica y el transporte. Desde el comienzo de la pandemia, Cuba frenó el pago de esos préstamos. El pasado febrero el Parlamento ruso ratificó aprobó una prórroga de los vencimientos hasta 2027.