TRAS LA HUELGA DE REINO UNIDO

Exteriores intenta paliar la tensión de los trabajadores de las embajadas con un millón para aumentos en ocho países

Hay unos 5.500 trabajadores PLEX (personal laboral en el exterior) | Alegan tener congelado el sueldo desde 2009

Protestas del personal laboral en el exterior de la embajada de Reino Unido

Protestas del personal laboral en el exterior de la embajada de Reino Unido / Plataforma Abandonados

5
Se lee en minutos

Había un incendio laboral con el foco en Reino Unido que empezaba a extenderse a otros países. Personal laboral de embajadas y consulados irritados y protestando, entre otras cosas, por un sueldo congelado durante 13 años. Son administrativos, ordenanzas, chóferes, mayordomos, personal de servicio doméstico o cocineros… El Ministerio de Exteriores va a tratar de apagarlo con “hasta un millón” de euros para subidas de sueldo en “ocho países” anglosajones y nórdicos, según ha podido saber este diario de fuentes sindicales y del Gobierno. Se trataría del propio Reino Unido y, en principio, Australia, Canadá, Estados Unidos, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega, aunque la lista definitiva, que ahora tiene que gestionar el Ministerio de Hacienda, no es pública.

Los sindicatos valoran la decisión, pero la consideran un apaño temporal. Quieren retomar la revisión anual negociada que se venía haciendo desde 1990. “Se crea la ilusión óptica de que esto es una solución, pero es solo un parche tras 13 años sin subidas. Llega con mucho retraso y cuando la hoguera ya está encendida, aunque hay que reconocer que José Manuel Albares es el primer ministro que ha dado un paso adelante”, asegura  a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA Osmany Llanes, secretario general de la sección exterior de Comisiones Obreras. “Los salarios en esos países no son competitivos a nivel local, por lo que el Ministerio tiene problemas para cubrir los puestos”.

El caso más caliente ha sido el de Reino Unido, donde más de un centenar de trabajadores lanzó una huelga indefinida el 14 de marzo que duró 50 días y provocó enormes retrasos en la atención de los españoles en embajadas y consulados. Terminó hace unos días, cuando el ministerio prometió una subida salarial de entre el 8 y el 10% y la posibilidad de optar a la seguridad social española, ya que la británica es de mínimos tras el Brexit.

“Hoy por hoy aún no se nos ha concedido ninguno de los compromisos acordados”, explica a este periódico una portavoz de la plataforma Abandonados de personal laboral de la Embajada y los Consulados Generales de España en el Reino Unido. “Estamos a la espera de que el Ministerio nos confirme que lo prometido se aplica en nómina y en contrato”.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, trasladó a representantes de los sindicatos CCOO, CSIF y UGT una propuesta para una subida salarial de entre el 8 y el 10 por ciento para el personal laboral que trabaja en sus dependencias en ocho países, empezando por Reino Unido, sin especificar cuáles o el coste total. 

Esa propuesta ha sido aceptada por el Ministerio de Hacienda y Función Pública. Es ahora la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR) la que tendrá que tomar la decisión final. 

Hacienda no ha respondido al cierre de este artículo a la petición de información de este diario sobre el estado de la decisión. El Ministerio de Exteriores no ha querido hacer declaraciones.

Una congelación salarial peleada en los tribunales

Unas 8.500 personas trabajan en embajadas, consulados, oficinas comerciales, consejerías, agregadurías, según el censo realizado para las primeras elecciones sindicales, realizadas este año. De ellos, alrededor de 5.500 son contratados no funcionarios, según CC OO-

Su situación laboral es muy variada, explican los propios sindicatos. En los países en desarrollo, los trabajos los desempeñan parcialmente locales donde los estándares de vida son más bajos y los sueldos pagados por España son más competitivos. Pero en los más avanzados, con mayor coste de vida, y en el actual escenario de inflación, la situación se está volviendo insostenible.

“Compañeros de otras delegaciones han publicado manifiestos y en algunos casos han comenzado a hacer reivindicaciones en países como Australia, Países Bajos, Bélgica o Israel”, explican a este periódico desde la plataforma Abandonados.

En 2009, con el comienzo de la crisis económica, se suspendió la negociación con trabajadores y sindicatos en las que se creaban las tablas de revisión salarial del personal laboral en el exterior. Año a año, se sentaban a la mesa, de un lado, los sindicatos (CSIF, UGT, CC OO) y, del otro, Hacienda y los ministerios empleadores, sobre todo Exteriores, pero también otros como Educación (por ejemplo, para el Instituto Cervantes).

El personal funcionario (cancilleres o técnicos de las embajadas, por ejemplo) y los diplomáticos de carrera (embajadores o cónsules) sí han ido recuperando desde 2016 su poder adquisitivo atendiendo a la evolución del índice de precios al consumo, IPC. 

Además, para ellos todos los años se realizan unas encuestas del coste de vida en cada país y se tienen en cuenta los tipos de cambio para concretar su sueldo, en los llamados módulos de calidad de vida y módulo de equiparación salarial. 

En este sistema de módulos no se incluye al personal laboral (que suelen ser ciudadanos locales, no españoles). “La situación del personal laboral se agrava con la reciente crisis geopolítica en el este de Europa, que ha encarecido todos los bienes de primera necesidad (combustible, alimentos, energía, vivienda, etc)”, argumentan desde CC OO.

Los sindicatos reclaman que la Administración retome las negociaciones anuales con los representantes del personal laboral en el exterior, como se venía haciendo hasta la crisis económica para elaborar tablas de subidas. Dicen que se están incumpliendo los términos establecidos en el acuerdo Administración-Sindicatos de 1990, que obligaría a la Administración a “revisar anualmente los salarios del personal laboral contratado en el exterior, atendiendo a la evolución del IPC de los diferentes países”. 

La Abogacía del Estado afirma que esa forma de actualización había quedado obsoleta. Comisiones Obreras interpuso una demanda y un juzgado de Madrid determinó en 2020 que la Administración “vulneró el derecho a la negociación colectiva”, según la sentencia a la que ha tenido acceso este diario. En las próximas semanas se resolverá el recurso presentado por la Administración. Ahora, además, el personal laboral en el exterior quiere pelear por un convenio. El último es de 2008 y dicen que se ha quedado totalmente desactualizado.

Noticias relacionadas